NOSOTROS

NOSOTROS

viernes, 19 de diciembre de 2014

To believe o no creer ( Merry Christmas )

-Dejé de creer en santa claus cuando mi madre me llevó a unos grandes almacenes a conocerlo y él me pidió un autógrafo.
( Shirley Temple )

Entramos en el periodo navideño y desde El Cajón De La Calavera Sinfónica queremos desearos unas felices fiestas rodeados de vuestros seres queridos y si no puede ser, pues con la familia..

Y como nos gusta darle a nuestro blog una pequeña vuelta de tuerca a las cosas, queremos replantear el origen y significado de estas celebraciones paganas.
Sí, paganas, porque se remontan a épocas anteriores a Jesucristo.

En la era precristiana, con el solsticio de invierno, cuando las plantas morían, los paganos metían plantas peremnes en sus hogares como acto de compasión y magia para guardar la esencia y la vida vegetal hasta la primavera.






Los Nórdicos se apropiaron más tarde de esta bella costumbre y acabó convirtiéndose en el Árbol de Navidad



El 25 de Diciembre es la fecha de adoración del gran Dios Sol el ''Deus Sol Invictus'', fecha que robaron los cristianos al pueblo pagano romano.




Con esto no estoy criticando ni condicionando la óptica que hoy día tenemos sobre la navidad tal y como la conocemos, aunque sí nos vendría bien conservar ese espíritu de bondad todo el año, no solamente ser buenas personas durante dos semanas y el resto del año, ni mirarse a la cara. Es como celebrar san calentín el 14 de Febrero, fechas inventadas por los centros comerciales para aumentar sus ganancias y tenernos un poco más aborregados.
No se ama al prójimo sólo una vez al año.

-campanas de AC/DC sobre campanas
-y sobre campanas, uvas
-asómate a la ventana
-que vengo como una cuba





Y nuestro villancico seleccionado con toda delicadeza, un tierno tema suave, casi baladístico, jeje..


Y como no va a ser todo en guiri, tambien tenemos nuestra versión en español. Hacía referencia a estas fiestas paganas..



Nacimos como blog un 5 de Junio de 2014, parece que llevamos aquí toda la vida, pero no es así, apenas hemos abierto los ojos en esta aventura maravillosa que es El Cajón De La Calavera Sinfónica, tenemos todo por andar, por ver y conocer.
Esto es lo que somos y lo que queremos ser, mejor o peor, pero somos nosotros, estamos aquí, estamos vivos y nos gusta lo que hacemos y si te gusta a tí tambien, el mejor regalo que podemos recibir es que nos leas y por un momento te puedas refugiar aquí, con nosotros.

Siempre tenemos las puertas abiertas, no tienes que llamar ni pedir cita, pasa y ponte cómod@

Y recordad:

Portaos mal! Ja ja ja ja ja!!




Felices fiestas!!

sábado, 13 de diciembre de 2014

CIUDAD



El agua corre por el asfalto
como sangre negra.
Las calles son heridas abiertas,
las alcantarillas bocas sedientas,
nunca se saciarán.
Bucle enfermo
esencia, mierda, alimento.

¡Sangra!
Maldito monstruo de cemento.
¡Sangra!
maldita cárcel de acero.
¡Sangra!
maldita jaula de cristal.

Somos tus pajarillos,
tus juguetes rotos.
Sólo somos los siguientes,
¿Somos?, 
Otro en la fila del matadero
Una letra más en el epitafio 
de este nomuerto
que se hace llamar ciudad.




martes, 9 de diciembre de 2014

Una gonita historia de Diciembre

...sonó la alarma de el móvil por tercera vez '' ...anda ta rá pachá pa pá, porquestoes Africaaa!! ''
cómo? la chakira sonando en mi móvil?
pero quien habrá sido el muy c***** que ha puesto esta mierda como tono de despertador? 
y no me he dao cuenta???

despues de conseguir no sin dificultad parar la alarma del telefonito mamón, me dí cuenta que el sol estaba iniciando su descenso. qué hora sería?
las 17' 44!!
esto no pinta bien..dios, qué dolor de cabeza! creo que voy a morir. nooo, por qué yo? y por qué no escarmiento?

conseguí sobrevivir inmaculado a la fiesta de la empresa el día 19 sin casi beber, unos sorbitos de vino de ese que ponen en los restaurantes modelnos para disimular entre compis demasiado alegres y un par de copas de champagne para poder llegar a casa de una pieza y hoy, 25 de diciembre fun, fun, fun, estoy hecho un cuerpoescombro. fíate de la familia!

las cenas de empresa pueden terminar siendo cualquier cosa menos una cena, pero la empresa, su estructura, sigue siendo la misma: desde esa compañera que está cañón, (pero a la que nunca te acercarías porque tiene halitosis y una voz de pitoflauta que te hace sangrar los oídos, pero con la que muy probablemente termines bailando la lambarda sobre la mesa de tu jefe de sección antes de los postres si no os controlais con el alpiste) hasta el compañero friki que no levanta la vista de su tablet en toda la cena, pasando por el jefe que es todo compostura y saber estar ( un extreñido reprimío de tó la vida) cual maniquí y es el único que viene acompañado de su esposa petarrrda, hasta el recién ''ascendido'' jefe que le viene grande el cargo, se harta de ''coleguear'' con los antiguos compañeros a base de brindis, fantasmeos y golpes cómplices de codo (creo recordar que conspiramos para partirle los dos brazos, pero tengo serias lagunas) y cuando llega a la mesa de jefes, ya lleva la corbata en la frente.

una de las ventajas de las tecnologías modelnas es que puedes grabar cualquier cosa, cualquier cosa, ojo! e ''informar'' o dar novedades al resto de la plantilla y parte del extranjero. no sería la primera vez que algún empleado acaba siendo despedido tras ser poseido por esa fuerza maligna y cachonda llamada alcohol. los caminos de satanás son divertidos.
y tampoco sería la primera vez que un jefe sufre una posesión maligna y en los días sucesivos se tiene que exorcizar a base de ''incentivos'' extras a alguna empleada o empleado, a cambio de obviar ciertas situaciones excepcionales.



esta canción viene muy a cuento, jejeje..

pero esta no era del todo la cuestión, quería daros a conocer algunas experiencias vividas en carne propia y ajena sobre las cenas de empresa, para que podais tener una pequeña orientación de a lo que estamos expuestos si no nos andamos con cuidado.
por mucha fiesta que sea, los jefes siempre serán jefes y las feas, feas.

como iba diciendo, estaba en la cama, con un dolor de cabeza terrible, una melodía más horrible aún en mi tlf. ya sabía la hora que era y de pronto me entró la prisa! una urgencia inigualable, a vida o muerte!
- ''aquí el vuelo jumbo-dumbo-salvaorillo-26-12-7 procedente de mi cama, solicita aterrizaje de emergencia en pista, se avisa de daños colaterales, repito, daños colaterales!!''

el baño está a escasos siete pasos del dormitorio, pero en situaciones delicadas y de extrema urgencia, puede ser la travesía de moisés por el desierto! sobretodo, cuando intentas ponerte en pié y es tal el pelotazo que aún conservas y el dolor de cabeza te impide coordinar cualquier movimiento, que entre que consigues levantarte del suelo (porque te has caido enredado con las sábanas cual pincho de tocineta con dátiles, eso es así quieras o no) recordar donde estaba el repentinamente añorado váter, llegas y te acomodas, han podido pasar tranquilamente, 40 o 50 segundos terribles, donde lo más probable es que en el camino, necesites echar mano de aquel paraguero horrible de feo que te regaló tu suegra, porque no llega tu vuelo a la pista, pero en un esfuerzo sobrehumano ( co**, es que estás a punto de morir!!) consigues ''aterrizar'' en la pista indicada, pero no exento de ciertos riesgos:  una minúscula parte de la carga de bodega se despeñó en el filo de la rampa, sin causar daños materiales, sólo el estruendo del golpe y un pequeño susto sin apenas consecuencias para la salud pública.

todo esto viene dado, porque en un alarde de veteranía en cenas de nochebuena familiares multitudinaria y recordando ''graduaciones culinarias'' anteriores, pensé que lo más apropiado sería cambiar drásticamente mi dieta, para así tener todo el aparato digestivo en perfecto estado de revista, todo limpito y reluciente.

así que tres días antes, basé mi dieta en frutas y verduras, necesitaba limpiarme todo lo posible con espárragos, tortillas de acelgas, frutas de cualquier clase, etc.
necesitaba cosas suaves, alimentos que no hicieran noche, como la gente bien educada: llegan, están un ratito y se marchan con suavidad, sin hacer aspavientos ni esfuerzos excesivos.. 

estas cenas de nochebuena tienen todos los requisitos para rodar la segunda parte de '' el camarote de los hermanos Marx'', o sea, una locura de gente entrando y saliendo de la cocina al salón, como el metro de pekín en hora punta, tres mesas que tus cuñados se han empeñado en ensamblar nosesabecómo, pero que las han juntao y ahora no se ve ni el fondo de los manteles de tanto plato con entremeses ibéricos y la anfitriona de la casa, que en un arranque a lo ágata ruiz de la prada, no se le ha ocurrido otra cosa que poner unos botafumeiros en las mesas porque dice que ''se le antojaba que se quedaban muy vacías ( joder, si no veo al de enfrente! si sé que es mi sobrino por la voz!) el abuelo viendo ''el parte'' en La1 ajeno al desmadre que se está creando por momentos y yo ya estoy empachao antes de empezar.
-pues tómatelo con calma, que de primero hay ensaladilla rusa y luego, chuletas de cordero y gambones!
sentenció una voz por ahí, creo que de algún cuñao.

sí, me lo tomé con calma. tras los postres. postres tambien! empezaron las copas, los jiji jajas, mira el bigotillo que le sale ya a este, abre otra botella de guisqui, cuñao, que de esta noche no pasa!
-yo me voy a poner cómodo, que empieza lo gueno ahora. niña, trae la cubitera!
-acostamos al abuelo, o que se joda?
-oye, no le habreis puesto viagra machacada a las virutas de coco!
-salva, saca la guitarra, que vamos a cantar la de me subí a la reja con la cosa tiesa..
-espera que me acabe el cati sar!

y así hasta ......no sé cuando, la verdad.
sólo sé que me acabo de despertar con la chakira esta sonando en mi tlf. tengo un dolor de cabeza horrible y no escarmiento.
el año que viene no me pillan.
-eso dijiste el año pasao y te tuvo que buscar protección civil!!
joder, no grites, te lo suplico
-pues anoche bien que tocabas y decías que no nos oías! y usa la escobilla, que no voy a ir detrás limpiándolo tó, que me tienes mu harta!!
-sí mamá, lo que quieras, pero no grites










domingo, 7 de diciembre de 2014

LA CASA#14











 Aunque estaba dormida, no lo estaba tan profundamente como para no notar el agradable frescor de la sábana de algodón sobre su piel. Una sensación parecida a las cosquillas le hizo estremecerse. Solía dormir del costado derecho, en el mismo borde del colchón, pero ahora, después de girarse lo hacía bocarriba. Extendió los brazos y las piernas formando una equis, desperezando los miembros entumecidos. Enseguida los volvió a encoger, adoptando de nuevo una posición fetal, pero esta vez vuelta hacia el lado izquierdo. A la parte del cerebro que no dormía, llegaron unos estímulos electroquímicos provenientes de las puntas de los dedos de su mano izquierda, rápidamente fueron procesados. Habían rozado algo. Era algo cálido, de consistencia blanda…, todos los estímulos fueron relacionados y cada centro neuronal aportó sus conclusiones; era algo orgánico. En otro lugar del cerebro esa conclusión fue nuevamente procesada; era el cuerpo de su marido que descansaba junto a ella. El cerebro podía desechar esa información, no era útil, tenía otros millones de estímulos que analizar. Con un retaso de un picosegundo, desde otro centro de asociación neuronal, llegó un mensaje. No podía ser Carlos ..habían discutido y le había dejado fuera, no podía estar en la casa. Entonces, ¿quién/qué era lo que estaba en su cama?. Había que despertarse, el sistema podía correr peligro. En el subconsciente de Laura las luces pasaron a rojo y una sirena comenzó a sonar, habían entrado en DEFCON 2.

La certeza de que había algo a su vera la despertó, pero mantuvo los ojos cerrados, mientras agudizaba el resto de sus sentidos intentando recabar información desde una posición segura, como si por alguna extraña razón si ella no podía ver aquello, aquello  tampoco podría verla a ella. Percibió un ligero tufillo a amoniaco. El ritmo cardíaco se aceleraba y con él la demanda de oxigeno, sus músculos también se tensaron. Tenía que abrir los ojos, pero un miedo infantil la paralizaba; qué era eso que estaba allí agazapado. Su imaginación ya le había sugerido un par de huéspedes con camisetas de tirantes sudadas y entrepiernas abultadas. ¡Dios mío!¿Y si Carlos tenía razón y si un demente andaba por allí y si se había colado en su habitación aprovechado su ausencia, y si estaba allí, en su propia cama, observándola?  Reunió todo el valor que pudo encontrar y despegó unos milímetros los parpados del ojo izquierdo, lo justo para poder entrever a través de sus pestañas. Sólo puedo ver una forma oscura que la luz de la luna pálida le silueteaba a contraluz. Pero aquello no le aclaró nada, ni siquiera podía calcular su tamaño, estaba demasiado cerca. Tendría que abrir más los ojos. Podía sentir como los latidos de su propio corazón retumbaban en sus odios cuando cayó en una terrible cuenta, ¡PAULA!.

Su niña, había olvidado a su niña. Su hija estaba en la habitación de al lado, y si ...no, no podía pensar en aquello. El miedo se transformó instantáneamente en pánico. La adrenalina comenzó a manar de su páncreas, había que armarse. Las manos se transformaron en garras, y las uñas se hincaron en el sábanas amenazando con hacerlo en el colchón, fuera lo que fuera que hubiera en su cama se iba a enfrentar a ello. De un solo movimiento, casi felino salto fuera de la cama por el lado derecho y agarró la lámpara de la mesita de noche esgrimiéndola como un garrote, al tiempo de su garganta nació una especie de gruñirdo/chillido feroz y primitivo.
El corazón parecía que se le iba a salir por la boca, las uñas de la mano que sujetaban del pie de la lámpara se había clavado la palma y los ojos se habían abierto de par en par llenándole la cara, donde la boca también lo había hecho enseñando los dientes en una mueca desafiante. Ahora pudo ver a aquello que estaba sobre su lecho y por unos instantes creyó ver el cuerpo de un hombre grande y peludo en ropa interior pero evidentemente la adrenalina y su imaginación la habían confundido, pues lo que allí yacía no era ningún maníaco, si no el cuerpecito de su hija hecho un ovillo que dormía plácidamente. Cuando Laura fue plenamente consciente de ello dejó caer la lámpara y se arrojó sobre la cama para abrazar a la niña, mientras las lágrimas y la risa brotaban al unísono. La pequeña murmuró algo y también se abrazó aun dormida a su madre. Laura la achuchó en su pecho y le beso el rostro acunándola entre sus brazos, intentando que no se desvelara.
Ella no podría volverse  a dormir. No sólo se lo impediría la adrenalina que todavía fluía por su torrente sanguíneo, si no también dos detalles. El primero fue descubrir que el tufillo a amoniaco que había olido provenía del pijama empandado en orines de la niña, cosa que no hacía desde  que tenía dos añitos y el segundo fueron las palabras que acababa de escuchar de sus labios infantiles: “Abuelita, abuelita Paula, ayúdame”. 

Continuará.. 

LA CASA#13 
LA CASA#1 

miércoles, 3 de diciembre de 2014









Miro tus manos
miro tus ojos 
miro, y sigo mirando.
Pues así vivo yo;
esperando.
Aguardando con sigilo
el momento en que no miras para observarte,
para volver una y otra vez a desearte.
Cada curva,
cada palmo de tu piel,
cada arruga de tu camisa
cada cabello
cada lunar. 

Así me alimento,
de pensamientos, de sueños...
Eso me mantiene vivo,
el anhelo, el deseo
de respirar tu aliento.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Introvertido. Su mundo estaba dentro.

Liverpool, 24-2-1943
Los Angeles, 29-11-2001

Silencioso, serio, místico y más apodos recibió en su día el beatle George Harrison, aunque yo le llamaría el envidiado.
El dueto artístico-dictador Lennon-Mc Cartney dieron con su filón de alternar melodías a dos voces y no quisieron ver el potencial compositivo de George, que pretendía ir un paso más allá en la música de la banda.
Ellos eran plenamente conscientes de la calidad de las canciones de Harrison, puesto que las mostraba y las tocaba delante de ellos cada vez que se juntaban en el estudio y les pedía incluirlas en los discos, de hecho, lo tenían por contrato: canciones de Paul y John, la mayoría para el disco, más una de él y otra de Ringo.

Nunca fuí un gran fan de esta banda, me gustan muchas canciones de ellos, pero no me enamoran, soy de gustos más viscerales, pero fué cuando empecé a dar mis primeros pasos con la guitarra cuando tuve que rendirme a la evidencia de que había un montón de cosas que aprender de ellos: armonías, melodías, acordes..
Y varios años después, cuando ya tenís mi propio criterio de lo que quería tocar, fué cuando empezó a llamarme la atención George Harrison.
Harrison participó en la primera formación de los Beatles, con quienes trabajó durante años en clubes de Liverpool y Hamburgo (Alemania). La historia emprendió el vuelo cuando, en 1962, el mánager Brian Epstein les consiguió un contrato con EMI y grabaron, con George Martin de productor, Love me do. Durante esa sesión fue expulsado el batería Pete Best. Su sustituto, Ringo Starr, se convertiría en uno de los mejores amigos de George hasta el final de sus días.

 La primera canción de George que apareció en un disco de los Beatles fue Don’t bother me, del segundo álbum, Meet the Beatles, pero sus composiciones no tuvieron apenas salida hasta años más tarde. Su contribución como guitarra solista al sonido de la banda fue, sin embargo, decisiva. Sus punteos afilados y melódicos, herederos de Chet Atkins y Carl Perkins, y su acompañamiento vocal a las armonías de Lennon y McCartney fueron sus señas de identidad más características.





 En 1966 se casó con la modelo y actriz Patti Boyd. Ese mismo año, los Beatles abandonaron los escenarios para consagrarse al trabajo en estudio, y Harrison entró en su fase más productiva en la banda. Aportó tres temas al clásico Revolver, entre ellos Taxman, y experimentó con instrumentos inéditos en el mundo del pop, como el sitar indio (él fue el introductor de Ravi Shankar en Gran Bretaña). Enamorado de la música y la religión hindúes.



 En 1968 arrastró a los otros tres beatles y sus respectivas esposas a unas jornadas de meditación en la India con el Maharishi Mahesh Yogi, un gurú espiritual que había conocido a través de Patti. La idea de George no llegó muy lejos, y en lugar de unir más al grupo tras la muerte del mánager Epstein, acentuó las discrepancias entre los cuatro. Aquel año publicó la banda sonora de la película Wonderwall music, el primer disco en solitario de un beatle, y compuso While my guitar gently weeps, una de las canciones más bellas del álbum conocido como «doble blanco».


 Para Abbey Road (1969) aportó dos de sus mejores composiciones: Here comes the sun y Something, el primer single de los Beatles no firmado por Lennon-McCartney, que fue número uno en ventas en Estados Unidos. Poco después de la separación oficial de la banda, publicó el triple All things must pass (1970), con material acumulado durante años. Fue saludado como una obra maestra y contenía el éxito My sweet lord, una oda al Hare Krishna que fue el primer número uno en ventas logrado por un beatle en solitario.


 A mediados de los años setenta se separó de Patti, que lo abandonó por su amigo Eric Clapton (un hecho muy publicitado por la prensa, aunque ambos nunca abandonarían su amistad).
Clapton y Harrison siempre fueron amigos, los dos se admiraban y se respetaban, eran dos almas gemelas, llegando el primero a grabar la guitarra solista en el tema '' while my guitar gently wheeps''.
De el divorcio de Patti y el posterior enlace de ésta con Clapton, nació una de las canciones más populares de mano lenta: Layla.


Esa segunda parte de la canción donde marca la melodía el piano, aún me mata de emoción.

Poco después se casó con su segunda y última esposa, Olivia Arias, que le dio su único hijo, Dhani, nacido en 1978. Ese mismo año impulsó la productora cinematográfica Handmade Films, nacida para sacar adelante la película La vida de Brian, de los Monthy Python. La compañía se convirtió en una importante referencia del cine alternativo británico en la década de los ochenta




 Harrison se alejó de la vida pública tras el asesinato de Lennon en 1980, y publicó la autobiografía I me mine en 1982. Volvió a la actualidad musical con el gozoso Cloud nine (1987), uno de sus mejores discos, que contenía el éxito Got my mind set on you. A continuación se sumó al curioso proyecto The Traveling Wilburys, un supergrupo junto a Bob Dylan, Tom Petty, Jeff Lynne y Roy Orbison, con los que publicó tres discos.



En 1999, un desequilibrado irrumpió en su mansión en Oxfordshire, en el sur de Inglaterra, y lo apuñaló en el pecho. Pudo escapar a la muerte gracias a que su mujer redujo al desconocido con una lámpara. En sus últimos días, George no dejó de crear música. Grabó su última canción un mes antes de su muerte, A horse to water, coescrita con su hijo Dhani, y que fue publicada la misma semana en que se despidió del mundo con el mensaje: ''Amaos los unos a los otros''.



El 29 de noviembre de 2001, George Harrison murió rodeado de su mujer y su hijo en casa de un amigo en Los Ángeles, California. 
La reina Isabel II, el presidente George W. Bush y los primeros ministros británico y francés, Tony Blair y Lionel Jospin, entre otros, expresaron sus condolencias.




I'snt it a pity
No es una pena?

Así se llama La Canción que me atrapo de George Harrison, donde una vez más, confirmo mi teoría de que el binomio compositivo Lennon-McCartney era puramente comercial. Ellos no tenían esa alma tan limpia y tan en paz consigo misma como la tenía y cultivaba Harrison. Por eso dije antes lo de ''envidiado''. 
Su música iba más allá de los tres minutos y estribillos comerciales. Él desarrolló su propio estilo guitarrístico, muy influenciado por Carl Perkins y el slide que quiere rememorar las ragas hindúes.

I'snt it a pity va más lejos que cualquier canción de los Beatles, nos muestra un Harrison más maduro creativamente hablando y con muchas cosas que decir. Es una canción muy especial, con ''pellizco'' uno de esos relámpagos casi imperceptibles en el cielo, pero que hacen brillar más a las estrellas.


Quizá no muy conocida para el gran público, pero de obligado conocimiento si quieres tocar entre los selectos del club. La han versioneado artistas tan grandes como el propio Clapton o Derek Trucks, otro genio de la guitarra, hijo del  guitarrista de los Allman Brothers




 Aquí hemos visto al hijo de George, se le reconoce fácilmente.

Hay que ponerse en pie ante tanta genialidad y dar gracias cada día de poder disfrutar de estos pequeños momentos de gloria que genios así nos dejan poder degustar y hacercarnos un poco más a lo divino, al cielo.
Canciones que quizá nos hagan ser un poco mejor personas.


Canciones de ''sólo'' tres acordes, pero con magia de sobra para consolar un corazón triste, para iluminar toda una vida..

Y como aportación personal, dejo los acordes de la canción para que cuando estés un poco perdido y quieras recobrar tu paz interior para poder ver un poco más lejos, te pueda ayudar.
No se pierde nada por probar y se puede ganar mucha felicidad, te puede ayudar a ser mejor músico, siendo mejor persona.

Hay que crecer primero por dentro para poder expresar más hacia fuera, compartir y ayudar.
Quizá eso sea amar.





El 29 de Noviembre está muy cerca, R.I.P. Mr. Harrison, I miss you so much

Quizá por eso tambien mantengo humildes mis orejas.

PD:
( G. H.)
Con tu permiso, esta vez G. H. significa George Harrison.                 Gracias:)


sábado, 22 de noviembre de 2014

LA CASA#13









Caminar por la oscuridad del bosque dilataba el tiempo como si fuera un trozo de mantequilla dejado al sol. Sólo llevaba 15 minutos caminando pero parecía que llevara haciéndolo horas. Había apretado el paso, quería llegar a la casa y…bueno. Quería llegar, esa era la primera meta volante. Una vez allí esperaría a que amaneciera para hablar con Laura. Sí, eso sería lo más conveniente.

No le quedaba otra alternativa, sólo podía pedir ayuda a su mujer. Ella siempre le había sobrellevado, aun sin entender completamente sus “cosas”, había sido la persona en la que se había podido apoyar, con la que se había sincerado, con la que había compartido sus miedos…Y ahora sus miedos se habían hecho realidad y se la iban a quitar. Le iban a quitar lo que más quería, su familia, por eso tenía que enfrentarse a aquello; había que luchar. Tendría que contarle lo de la gasolinera, tendría que preparase para escuchar su respuesta. 

-No Carlos, no hay ninguna gasolinera,…estas como unas maracas, o sí Carlos, hay una gasolinera con un gordo desagradable, pero no hay ningún bar de carretera, estás como unas maracas.
En cualquiera de los casos el fin parecía el mismo. Pero él sabía que había algo raro en aquella casa, que era una trampa, que algo quería convencerle de que estaba loco. No le quedaba más remedio que demostrar a Laura, que no lo estaba; tenía que hacerlo o al menos convencerla de que debían salir de aquel lugar. 

Parecía más fácil de decir que de hacer. Y si se negaba abandonar la casa y si simplemente decía que no… El silencio se hizo en su mente como haciéndose eco de el del bosque. No, aquello no podía suceder..Laura le apoyaría, una cosa era que hubieran discutido que él hubiera perdido el control por un momento , pero ahora la cosa era muy distinta …se suponía que le quería, tenía que escucharle , tenía que comprender que algo raro sucedía, que no era bueno estar allí y si no lo hacía por él, al menos que pensara en Paula.

¡Estúpido! .Se dijo, actúas como un niño asustado que corre al amparo de las faldas de su madre.
 ¿Su madre? …ojalá estuviera aquí…Ojalá pudiera, pero no estaba, hacía demasiado tiempo que no estaba….también se llamaba Paula; mejor dicho, Paula, su hija, se llamaba así por su abuela. No obstante, no había sido su verdadera madre, lo adoptó, no lo supo hasta muchos años después,  jamás sabría el de su madre biológica, pero le daba igual, Paula, era la madre que había conocido, la mejor madre del mundo y fue la suya. 

Fue la única persona en el mundo que comprendió lo que él era capaz de sentir, y le enseñó a ocultarlo y a que no se desarrollara, a que “eso” no le causará problemas. ¿Cuánto la necesitaba ahora...Cuánto?. 

Pero algo le susurró al oído, algo la engañó. Fue en una mañana de primavera, muy temprano con las primeras luces del día. Algo la confundió y la hizo cruzar la calle, justo en aquel preciso momento que el autobús echaba a andar. Ese mismo autobús donde él había montado hacía tan sólo unos minutos, para iniciar su viaje de fin de 8º curso de la EGB. Luego dirían que fue un accidente, que el chofer puso la marcha atrás por error, que todo fue un conjunto de fatalidades, el colmo de la mala suerte, pero en lo más profundo de su mente de preadolescente Carlos siempre supo que no lo fue. Aún recodaba el frenazo, aún como saltó sobre el asiento gris, aún podía sentir el vaivén y como las ruedas, con todo enorme peso del autobús sobre ellas, machacaban el cuerpo de su madre. No la volvió a ver. Se le quedó clavada su imagen; despidiéndole, su mano agitándose en el aire y como todavía podía leer el adiós en sus labios, ver su melena rubia recogida en un discreto moño, y sus preciosos ojos verdes …casi igual de preciosos que los de su mujer, y que los de su hija. 

Otra vez notó del miedo subiéndole por la espalda como una enorme araña que va tanteándole con sus patas peludas, buscando, seleccionando  el mejor lugar donde hincar sus colmillos cargados de terror. Aquel recuerdo había sido como una pedrada en el terrario de la alimaña. El recuerdo de su madre la había liberado, ahora su veneno infectaría su cuerpo, no con un miedo nuevo, si no con un miedo antiguo y diferente, con un pánico helador que espesa la sangre y a la vez hierve los tuétanos, con un terror viejo y rancio, olvidado, que creías sepultado bajo capas y horas de consulta de psicólogo, un miedo primitivo a que te susurren en el oído: Cruza la calle.

Los pasos apresurados de Carlos se transformaron en zancadas. Estaba corriendo, debía salir del bosque, las ramas más bajas le azotaban al pasar, igual que si fuera un reo camino del patíbulo al que una masa expectante le tira basura y escupitajos, pero no importaba, ni la dentellada de dolor que sintió en el tobillo al pisar un socavón en el suelo, ni siquiera que a los pocos minutos jadeara como un animal herido, perseguido por una jauría de perros, eso tampoco importaba. Lo único importante era que debía llegar a la casa y debía hacerlo rápido. No había tiempo que perder, el hombre del saco se había vuelto a despertar y nada bueno podía pasar.

Continuará...

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Yo, sí lo sé.

3:23 minutos
-eso suelen durar de media los temas roqueros: cortos, directos y al cuello.
-una buena canción que se pueda tocar con sencillez, casi sin complicaciones y una voz con la actitud correcta. estamos hablando de Rock, no del concierto de año nuevo en Viena.
-una letra que exprese lo que se quiere decir con relativa claridad, pero que dé juego a varias interpretaciones, que incite a ''sacarle punta'' al mensaje.
-y una vez tengamos los acordes y la melodía con su letra, hay que ''vestir'' la canción.

En la sencillez está la genialidad. Son incontables afortunadamente la cantidad de canciones sencillas (y no tan sencillas) que existen en la música popular desde el siglo pasado hasta nuestros días.
Incluso en algunos conservatorios se han rendido a la evidencia y no sólo enseñan largas obras de piano(en varios casos infumables. es mi opinión) y piezas de Paganini para virtuosos, sino que saben bien del poder de una melodía sencilla que el oyente capata y asimila casi al instante, pudiendo repetirla sin ningún problema  en los siguientes compases.

Os propongo un pequeño reto: cantar mentalmente algo de los Beatles. Fácil, verdad?
Ahora, intentad hacer lo mismo con alguna pieza de Schubert o Chopin, por ejemplo...
No hay que explicar más.

Cuando tocas en una banda de Rock (como en mi caso) y se ha compuesto una canción sencilla, directa y sabes que tiene ''gancho'', no basta con hacer los cuatro acordes que lleva y cantar la melodía.
Sonaría light, soso y aburrido y moriría al siguiente ensayo.
A la composición hay que buscarle su sitio, crear coros, melodías paralelas, hacerla vivir, tiene que respirar y tiene que ser como el vaivén de un barco mecido por la marea, tiene que moverse, hacerte sentir el ritmo, la cadencia y bailar..

Normalmente, la batería hace un ritmo de 4x4, el más sencillo y bailable y el bajo se incorpora casi al unísono en corcheas, o lo que es lo mismo: dos notas/golpes por cada tiempo del compás.
A continuación entra la voz con la melodía y el mensaje. Suelen ser grupos de 8, 16, 32 compases y de ahí al estribillo, donde se confirma todo lo que se estaba insinuando en las estrofas anteriores, pero de forma más clara y directa. Para eso es el estribillo. La parte de la canción que el oyente/escuchante percibe con mayor facilida y le va a hacer recordar y reconocer fácilmente en futuras escuchas.

Y vamos con la guitarra, que es lo que yo intento controlar aún todavía!

Igual que muchos, soy autodidacta, no sé leer partituras, no entiendo apenas nada de solfeo, pero soy todo orejas:)

Una canción de Rock no puede limitarse a tocar con la guitarra los acordes con distorsión y mucho volúmen, tiene que tener todas sus partes bien diferenciadas. Hay que buscar un riff o arreglo de inicio, una forma más o menos ''discreta'' de sonar en las partes cantadas, ya que la voz siempre manda, pero siempre debe sonar presente la guitarra, al igual que el resto de instrumentos.
Tambien tiene que ir dictando o indicando qué parte de la canción viene a continuación, anticipándose en medida de lo que permita la composición, por medio de arreglos, que pueden ser desde un acorde y cambio de tono, hasta otro riff o una progresión armónica.

Si la canción ''lo permite'', si es adecuado, lleva un solo de guitarra, aunque esto no es una ley inamovible, pero en el Rock lo que mola es que la guitarra dé su punto de vista sobre la canción, es decir, poner la guinda sobre la melodía vocal, un momento de respiro para el que canta y un momento de travesura para el guitarrista.

El solo de guitarra debe ir más o menos en consecuencia con el resto de la canción, aunque para eso son los solos, momentos de libertad de expresión.
Aquí entra en juego la pericia del ejecutante y su buen gusto a la hora de expresar lo que quiere decir con la guitarra. Puede ser otra melodía parecida o diferente a la de la voz, puede ser un arreglo en forma de dobles notas o cualquier otra cosa que necesite la canción, pero lo que nunca puede, es sonar aburrido, soso, para eso, mejor no hacer nada y limitarse a acompañar la canción hasta la siguiente parte.

Hay canciones que te permiten ritmear en el solo y otras, que te diviertas y te vuelvas un poco loco. A mí me gusta ser de estos últimos. El Rock debe ser ante todo, divertido, enérgico y los solos de guitarra tienen que ir por el mismo camino.

La canción que os comparto, la compuse en poco más de una hora. Las musas fueron muy complacientes conmigo aquel día y no se hicieron de rogar.
Cuando llegué al ensayo, todo fué positividad y enstusiasmo cuando la escucharon. Unos arreglos de voz por aquí, unos arpegios por allí, ahora unos armónicos a lo Steve Vai, medio solo a lo Estevie Ray Vaughan y unas diablurillas a lo Van Halen y ya tenemos temazo rockero!

Por cierto, los guitarristas que acabo de mencionar son dioses. Ni por casualidad me acerco, los he citado como referencia, como un ejemplo para que os situeis, repito que soy músico a tiempo parcial y no sé solfeo.

La canción se llama ''Rock&Roll Mama'' y va de cuando eres jovenzuelo, mozalbete, de los primeros brotes de rebeldía que son ley de vida, de los amiguetes y de cuando los papis preguntaban:
-tanta música, tanto guitarreo!
-Rock&Roll, mama
-...y no sé pa qué..


video

Esto es todo, espero que os guste, el video pertenece a un concierto en un bar de la playa. Las olas rompían a escasos diez metros de allí, pero se puede subir el volúmen:)

Cuatro años después de esto, sigo manteniendo humildes mis orejas.

(G. H. ) ya sabes que me refiero a tí:)

sábado, 15 de noviembre de 2014

Craddle of Souls


Sus garras de tigresa, sus ojos de coral;
cenizas en su lengua sin nada de bondad.



 

Que el viento te bese
que yo ni me acerco
que el agua te arrastre
y te lleve al infierno. 


Extiendo mis brazos buscando consuelo
abrazos al aire, a brazo partido
Locuras de muerte y de sangre en vinilos
Te busco en las sombras y sé que te has ido





Habitas mi mente
-no soy tu castillo 
Te acercas y bebes
-del cáliz divino



Aunque vivieras en mí
no albergo la esperanza
de que intentes salir
Tengo la coraza
bien forjada en esperanzas
Me libero de tu alma
Te maldigo por Caín






Antes de salir de aquí
es bueno reflexionar
olvidar lo que aprendí
y disponerme a luchar.



Mi alma no dejará de sufrir
deseando la llegada del invierno.
Tengo que seguir sangrando
Tengo que dejar lo eterno.






La cabeza seccionada
por el filo del acero
pudo más mi ardor guerreo
que el veneno de tu daga.



Sangre, fuego y muerte.

Resurrección...


No es una pesadilla, no ha sido un mal viaje.
Sólo son unos fantasmas que habitan en los rincones más oscuros de las profundidades del alma.
Quizá mi otro yo, o el yo que no suelo mostrar?
quien sabe, sin embargo, los escucho a ellos tambien, porque

mantengo humildes mis orejas






See you in Hell