NOSOTROS

NOSOTROS

jueves, 22 de mayo de 2014

Nada me puede curar

No importa ..... y se le cayó una lágrima.

Hay veces que el amor todo lo puede, aunque tambien muere. Por eso dicen que es eterno.
Hay amor que te quita las penas, hay amor que derriba fronteras...que cantaba Víctor Manuel

“El amor es una locura que solo la cura el cura… y cuando la cura el cura comete otra gran locura”,
 “El amor es un mal que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado”: Groucho Marx


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/02/13/1679418/y-ahi-va-la-pregunta-que-es-el.html#storylink=cpy
 “Yo amo, tu amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese una mera conjugación sino una realidad: Mario Moreno “Cantinflas”

Yo no sabría explicar bien con palabras qué es el amor, simplemente he aprendido a sentirlo. Lo vivo cada segundo de mi vida, lo disfruto, lo saboreo en cada respiración, me lo bebo, me agoto de disfrutarlo, me empacho y me emborracho y estoy feliz con su resaca.

Cuenta una leyenda hindú que había una pareja recién casada que se amaban desde niños. Tal era su amor y tan puro, que las familias no pudieron impedir el enlace y llegada la edad autorizada por  su tradición, tuvieron que consentir el enlace.
Ambos eran pobres, muy pobres, a penas contaban con una choza hecha con barro y ramas, pero para ellos eran los jardines de Tal Mahal.
El tenía que levantarse muy temprano, recolectar lo que la naturaleza le ofrecía cada mañana, cargar el carro que él mismo tenía que empujar 11 kms. hasta el pueblo más cercano y vender lo que tenía durante todo el día. Eran largas horas, expuesto a las inclemencias del tiempo. Horas en las que pensaba en ella, así era feliz, recordándola. Pensando en el día anterior, en lo que le había ofrecido, se entregaron sin reservas, sin condiciones, con pureza. Recordaba su boca, esa que tanto le gustaba besar y hacer sonreir. Eso le daba fuerzas para pelear otro día para poder tener una mejor calidad de vida. Y pensaba en su pelo. Una melena larga, hasta su estrecha cintura. Una melena azabache, viva por sí misma, salvaje como una catarata. Quería ahorrar unas monedas para hacerle un regalo. Haría cualquier esfuerzo por hacerla feliz. Llevaba varios días pensando en regalarle un cepillo para que se peinara el cabello tanto como ella quisiera, mientras esperaba en casa la llegada de su amado..

Ella cantaba sus ragas según la posición del sol, elevaba las manos hacia el astro rey y daba gracias por su luz. Tambien pensaba en él, en su amor, en esa persona que siempre la cuidaba, que había renunciado a la dote familiar por casarse con quien él amaba y no con quien quería su familia. Y tambien quería hacerle un regalo, algo que le hiciera estar contento. Sabía que a él le gustaba fumar con su padre un tabaco de ligero olor a vainilla y esencias florales, pero lo perdió todo por irse con ella. Así que tras varios días pensando cómo hacer para conseguir dinero y comprarle ese tabaco que a él tanto le gustaba, ese día, tras preparar algo de cena , se fué al río dispuesta a hacerlo. Lo había pensado bien y estaba determinada a dar el paso. No le importaba. Para ella, la palabra ''sacrifio'' no tenía ningún significado...

En el mercado, el día de venta no se había dado tan mal. había vendido casi toda la fruta que llevaba y había ganado unas monedas. Del bolsillo casi roto por el trabajo y las largas caminatas, sacó un trapo viejo bien liado a modo de monedero y contó por enésima vez el contenido. Agregó las pocas monedas que había ganado ese día, volvió a contarlo todo de nuevo y su cara se iluminó! Tenía el dinero suficiente para el regalo que estaba deseando hacerle al amor de su vida. Fué al puesto de venta de una señora muy mayor, la cual tenía varios utensilios de cocina, avaalorios de cuerdas y flores, algún espejo y lo que é andaba buscando. No sirvió el regateo, sabía el precio porque lo había preguntado otras veces y se apiadaba de la buena señora. Esa tarde, hizo el camino de vuelta a casa más contento que nunca, feliz e ilusionado porque sabía que su amada se volvería loca de contenta. El camino se hizo corto, casi la mitad menos, le pareció. Dejó el carro detrás del lugar donde vivía, con la intención de darle una sorpresa a su esposa, pero no la vió. En la puerta, envuelto en un papel de brillo, había dos objetos. Los reconoció al instante, era una pipa de fumar y una caja de tabaco, el tabaco que a él siempre le gustaba fumar al atardecer en la puerta de la casa con su padre. Lágrimas de emoción y felicidad ante esa muestra de amor nacieron de sus ojos. Entró en la casa y vió a su amada sentada, esperándolo, pero no podía ver su cara, estaba cubierta por un manto de seda rosa y collares de flores adornaban su pecho....

Mientras él estaba vendiendo lo que había recolectado, ella fué al río, allí lavó su pelo con mimo, lo secó bien durante unas horas y se lo cortó entero. En el pueblo le dieron unas monedas, era el pelo más bonito y más largo que había en más de 100 kms. a la redonda. Y con ese dinero compró el tabaco para él, su amor.
En su vocabulario, la palabra '' sacrificio'' no tenía ningún valor, ningún significado.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/02/13/1679418/y-ahi-va-la-pregunta-que-es-el.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/02/13/1679418/y-ahi-va-la-pregunta-que-es-el.html#storylink=cpy