NOSOTROS

NOSOTROS

martes, 13 de mayo de 2014

VALOR



El sol se pone
y tu vida se derrama
como la cera del cirio
tras una noche de luz.
Tus cuencas llenas de dolor y vidrio.
 
Vuelves, de nuevo la cara a la luz.
Aquella, que no miras desde hade tanto tiempo,
como buscando una explicación
a este castigo
¿Porqué a ti
acaso lo merecí?.
 
Respiras cemento
y come humedad.
Ves los días acabar
y te aferras a ellos
como el viento a los cabellos.
 
En cada instante, te despides
de todo aquello que vistes.
 
Lloras en silencio,
lloras por tu esposa,
lloras por tu hija,
lloras por todo
menos por ti.
No puedes dejarlas aquí ,
sin ti.
 
Pero no te pueden acompañar
a ese lugar a donde vas.
Al oscuro hueco,
allí en el suelo.
Sólo puede ir la soledad.
 
Acabar pronto quieres,
este suplicio que temes,
que gota a gota
colma el vaso de tu mente.
Acabar de una vez
y besar a la muerte.
Cerrar los ojos y saltar.
 
Basta ya de lágrimas.
¡BASTA!.
Antes de que me encuentre
a ti me entrego
Muerte.
 
Sólo me falta el valor
de ser el péndulo quieto
de mi vida;
sólo me falta el valor
del banco tirar,
de mi cuerda tensar.