NOSOTROS

NOSOTROS

domingo, 28 de septiembre de 2014

Canelones con atún para alguien como tú

Que digo yo que habrá que comer para no desfallecer!

De nuevo por aquí para traeros un buen plato, muy popular entre todos los paladares y no es otro que los canelones. Pero los de hoy son un poco diferentes, poque estamos acostumbrados a comerlos con carne y estos llevan otro acompañante no menos popular: el atún.

Vamos a hacer una buena fuente de canelones con atún. Al ataque!

Ingredientes:
-12 unidades de pasta de canelones
-150gr. de atún en conserva
-1 taza de tomate frito(mejor, casero)
-3 huevos cocidos
-3 tazas de salsa bechamel
-queso rallado
-pimienta negra
-aceite, sal

* Se puede hacer una salsa de bechamel muy fácilmente.

Ingredientes:
-45 gr. de mantequilla
-45 gr. de harina de trigo
-1/2 litro de leche
-sal, pimienta 
-nuez moscada
( despues de la receta explico la salsa)


-En una olla ponemos abundante agua con sal y un chorreón de aceite. Cuando hierva, ponemos las láminas de canelones una a una y cocemos según indicaciones del fabricante.
-Una vez cocida, escurrimos y refrescamos con agua fría. A continuación, dejamos escurrir y secamos con un paño de cocina.
-Para el relleno, picamos los huevos y desmenuzamos bien con el atún, mezclándolo todo en un bol con la salsa de tomate, tres cucharadas de bechamel y un poco de pimienta molida.
-Rellenamos los canelones con la mezcla obtenida anteriormente y los enrollamos.
-Los colocamos en una fuente de horno (donde previamente hemos puesto en el fondo una fina capa de tomate frito) los cubrimos con la salsa bechamel y espolvoreamos con el queso.
-Metemos al horno precalentado a 200º y gratinamos hasta que esté dorado.






* Salsa bechamel:
-ponemos un cazo al fuego con la mantequilla
-una vez derretida, hechamos la harina y removemos bien, que no quede crudo
-hechamos la leche caliente de una vez y movemos enérgicamente con las varillas
-le ponemos sal, pimienta y nuez moscada y la dejamos al fuego hasta obtener la consistencia deseada.
( truco: tambien se le puede poner a la bechamel una cucharada o dos de queso rallado)

A comer, que se enfría!


sábado, 27 de septiembre de 2014

Un homenaje al Rock Andaluz ( II )

Como dije que hablar de rock andaluz daba para varios capítulos, aquí estoy de nuevo, ya con mis ejercicios hechos de estiramientos mentales para este lifting espiritual que supone retrodecer varias décadas para sumirnos en  este maravilloso mundo que es el rock de raíces, la música como unión de culturas, mezcla de corazones y tierras, quejíos hechos arte  y anhelos de libertad..

Uno de los grupos básicos para entender el nacimiento y desarrollo del rock andaluz fueron Smash, grupo sevillano con dos cantantes. Uno, un danés (???) que cantaba blues y el otro, Manuel Molina, el príncipe gitano, que poco después se desmarcó y creó el famoso dúo flamenco '' Lole Y Manuel''.
A finales de los 60's pusieron patas arriba la escena rockera regional, con esa mezcla tan peculiar de blues danés y flamenco.
Sacaron un single, el famoso ''garrotín'', pero no es ese tema el que quiero destacar


La verdadera semilla del rock andaluz la plantó, Sabicas, como dije anteriormente, pero Smash le dió una vuelta de tuerca al estilo. LO hicieron más cercano, más ''de la calle''.

Tambien quiero resaltar el tremendo mérito que tenían los músicos al poder grabar sus obras dado el tremendo retraso en infraestructuras y el escaso conocimiento sobre grabaciones, aparatos, sonorización etc. que eso conllevaba, por lo que si tenemos orejas modernas nos va a costar acostumbrarlas a estas grabaciones tan básicas, pero eso no quiere decir bajo ningún concepto que no guarden toneladas de creatividad, de inconformismo, rebeldía, sueños, amores, pasión!
Arte, por los cuatro costaos, arte, en los poros de la piel..aire, que mi niño se ha acostao, aire , que nadie lo moleste a él...

De las filas de Smash salió uno de lo mejores guitarristas que oído en mi vida, D. Luís Cobo, más conocido como ''Manglis'' y el que fué a la postre una de mis máximas influencias a la hora de dar mis primeros pasitos en el maravilloso mundo de la guitarra.
Este señor está a la altura del mejor Carlos Santana de la época de ''jingo'', ''europa'' o ''samba pa tí'', por lo que no tardó en dar un salto (más que merecido)  y montó con otros músicos esta vez madrileños, el que fuera uno de los mejores grupos de rock andaluz de la historia:

Guadalquivir


La discográfica Emi les firmó un contrato y grabaron tres discos:
-Guadalquivir 1978
-Camino del concierto 1980
-Después del silencio 1983 ( dedicado a Jesús de la Rosa)


El manglis siguió su propio camino tras dejar a Guadalquivir y grabó dos discos en solitario con el nombre artístico de Manglis: ''escalera al cielo'' y ''dandy'' y acompañó a Triana desde 1981 a 1983 grabando quizá para mi gusto, sus mejores solos de guitarra y acoplando su sonido como miembro estable en los directos de La Banda


''..corre y avísale al tiempo que no pase tan pronto por mí...''

En tus ojos vi correr
como el torrente de un río
que me canta al amanecer
lo mucho que te he querido.
Brindo al cielo este amor
brindo por el corazón mío
que cambiando las luces
por estrellas va
en el espacio dormido
viviendo su sueño.
Suenan las campañas
y echan a volar
los sentimientos que ya están
en flor
que sueltan su aroma fresco
en esta mañana de amor. **



Una pequeña muestra del trabajo que hacía Manglis en Triana

 Una sombra que el tiempo no borró
una lluvia que no cosechó
por sí sola.


Se marchó del campo sólo
a vivir en la ciudad.
Oyó voces decir
que maravilla y tal.
Oyó voces cantar
ya estoy en la ciudad

Ya no importaba más el Sol al amanecer
ya no quería más al campo volver
aunque aquí sea un extraño más.


Pasó el tiempo y su otoño llegó
con la piel marcada de dolor
de estar sólo.


Ya no importaba más el Sol al amanecer
ya no quería más al campo volver
aunque aquí sea un extraño más

Luía Cobo trabajó en los 80's con artistas de renombre tales como  Alameda, Miguel Ríos, Enrique Morente, Camarón, Manzanita, Enrique de Melchor , Serranito , Manolo Sanlucar , Pata Negra, Veneno..

 En 1989 Manglis hace dos conciertos invitado por Diego Carrasco, uno en el Festival de la la Guitarra de Córdoba, junto a Ketama, y otro en Cita en Sevilla, con Camarón de la Isla. Son invitados a participar en la banda de Diego Carrasco, animados por Ricardo Pachón, Raimundo Amador, Manglis y Tino di Geraldo. Fue entonces cuando Raimundo y Manglis empienzan a tocar por locales en Sevilla y a ser inseparables, trasladándose Manglis de Madrid de nuevo a Sevilla, donde monta su estudio de grabacion.

 A raíz de esta unión, nace el grupo ARRAJATABLA, premio de oro del  Festival Yamaha Band Explotion, en Tokyo, Japón. El premio incluía la grabación de un disco, que patrocinó la SGAE y se llamó "Sevilla Blues", editado en 1991 por Fonomusic.

Con un jovencito Raimundo Amador:)


En 1995 creó la banda de World Músic  MANTECA , con la que edita dos trabajos "Pa Darte Gloria" (1996) y "Bailando con Cabras" (1998), con colaboraciones de músicos de la talla de Jorge Pardo, Jesús Arispont, Tito Duarte, Eva Durán, Raimundo Amador, entre otros muchos. Son trabajos de alta calidad que salen de los cánones comerciales habituales del mercado, y que tuvieron repercusión internacional, ya que se editaron y distribuyeron en Alemania, Austria, Francia, Turquía, Japón, Estados Unidos, y en Suroeste Asiatico

Los buenos siempre acaban juntos y Carlos Santana no podía desaprovechar la ocasión de fotografiarse con el Manglis :)

Y esto es todo de momento amig@s ahora voy a ponerme un buen calzado, porque la próxima entrega la haremos '' paseando....''




Mantengo humildes mis orejas.



jueves, 25 de septiembre de 2014

AGUA (COMPLETO)


La puerta de la habitación del lujoso hotel de Estocolmo se abrió. Un hombrecillo de hombros hundidos entró arrastrando los pies, iba impecablemente vestido con un chaqué. Parecía abatido, como si llevara una carga tan pesada que estuviera a punto de aplastarlo

Las luces de la suite presidencial se iluminaron a modo de bienvenida. Miró sin ver el magnifico apartamento de 150 metros cuadrados que se abría ante él . Dejó caer el abrigo de cachemir sobre una butaca del hall. La lana resbaló sobre la seda de la tapicería y el abrigo terminó en el suelo. De su bolsillo salió un pequeño estuche y de él, una medalla dorada que cual moneda gigante, comenzó a rodar hasta que después de bailotear unos segundos cayó sobre el mármol blanco del suelo. En su cara se podía ver el relieve de un hombre barbudo junto a unas fechas en caracteres romanos y unas iniciales:
 AF. NOBEL.

El hombrecillo avanzó por la suite de la  misma forma que un autómata con las baterías apunto de agotarse; por fin, consiguió llegar al despacho. Se desplomó sobre un sillón giratorio y apoyando los codos en la mesa se tapó la cara y comenzó a llorar. Su llanto fue silencioso, amargo y profundo. Era viva imagen del fracaso.

Después de unos minutos recobró la compostura y enjugó sus lagrimas con un pañuelo que sacó de algún bolsillo. Se incorporó, fue hasta un armario de caoba con detalles de marquetería y lo abrió girando una pequeña manilla labrada en oro. Dentro junto a carpetas y archivadores estaba un portafolios de piel negra, lo tomó y se dirigió de nuevo a la mesa.

220702 Jamás olvidaría la combinación, era la fecha en que la conoció. Una lágrima solitaria y espesa se precipitó desde su ojo derecho al vacío. Sorbió los mocos y pulsó el botón que desbloqueaba la cerradura.

La jeringuilla estaba en su sitio y el vial también.

La aguja hipodérmica atravesó su piel y localizó una artería guiada por una mano experta y decidida. El contenido empujado por el émbolo se introdujo en el torrente sanguíneo, en pocos segundos sería repartido por todo su organismo.

No había tiempo que perder, tomó unos pocos folios y una estilográfica que halló en un cajoncito de la mesa de despacho y comenzó a escribir :




                                                                                       Estocolmo, 10 de Diciembre de 2032


Doctor, Profesor Víctor Alvargonzlez Tabarca.

Cuando lean estas letras ya estaré muerto.

 Lo primero que quiero decir que he tomado esta decisión de quitarme la vida libremente, por lo que nadie ha tenido ninguna implicación y/o responsabilidad . Por favor no pierdan el tiempo buscando culpables de esto. Yo y sólo yo, soy el responsable de mis actos.

El motivo de esta carta no es otro que, el poder dar la explicación que no he sido capaz de dar en vida y el de pedir perdón por el mal que he causado a la humanidad y de el cual aún no es consciente.

Ruego acepten mi sacrificio, como prueba de mi arremetimiento.
En este portafolios encontraran toda la información. Espero les sirva de ayuda, para poder enmendar mis errores, pero sobretodo para poder combatirlos y exterminarlos, antes que ellos lo hagan con nosotros

No estamos solos

El agua fue la portadora de la vida y será la portadora de la muerte

Todo comenzó hace 25 años...
_______________________________________________________________________________

 Verano de 2007


El cáncer se la comió por dentro, igual que la carcoma, la desmenuzó. Le arrancó de cuajo sus veinticinco años. El maldito cáncer la consumió.

 El pensamiento me martirizaba asociándose con su recuerdo, El recuerdo de su melena dorada y de sus labios rosados, de su mirada azul...
Estaba sentado en la arena de la playa en esa misma arena donde habíamos reído tantas veces y hecho el amor por primera vez. Aquella era nuestra playa, pero ahora faltaba ella; me faltaba Elena.

El sol, una naranja gigante en llamas se hundía en el mar, pintando el horizonte con todos los tonos posibles entre el azul y el purpura.

Me levanté y me dirigí hacia la orilla. La olas me mesaron los pies. El frescor alivió por unos instantes el dolor. Siempre que podía escaparme del laboratorio venia a contemplar el atardecer pues de algún modo la sentía cerca. Sus cenizas ahora de alguna forma eran parte de aquella cala.

Avancé un poco más adentrándome en el mar calmo, hasta que el agua me alcanzó las rodillas. Metí las manos y me mojé el rostro dejando que le agua salada me impregnara y se mezclara con la sal de mis lagrimas.

Algo pasó rozándome un tobillo sacándome de mis pensamientos. Escudriñé la espuma de la resaca pero no pude ver nada. Cambie de posición dando un paso hacia la derecha. Algún pececillo, pensé.

Otro roce, esta vez fue algo más "orgánico", como si algo vivo se enredara alrededor de mi pie y luego lo soltara suavemente. Con la piel de gallina decidí salir del agua.

La tercera vez que lo sentí, la amabilidad desapareció. Una fuerza descomunal me arrastró con una violencia bestial. No pude hacer nada por evitarlo y en un santiamén me encontré debajo de las olas, siendo arrastrado mar adentro. Apenas si tuve tiempo de tomar aire. Instintivamente cerré los ojos. Pensé que iba a morir, ojalá lo hubiera hecho.

Fuera lo que fuera lo que me arrastraba lo hacia a una velocidad terrible, alguna bestia marina me iba a devorar o quizás ya lo estuviera haciendo y era la adrenalina lo que me  impedía sentir dolor. En realidad daba igual de una forma u otra, el oxigeno de mis pulmones se acababa.

El pecho quemaba, necesitaba aire imperiosamente. No podía aguantar y mi boca se abrió en lo que con toda seguridad seria su último acto reflejo. En ese mismo instante o puede que unos milisegundos antes, algo se me pegó a la cara, algo blando y pesado al tiempo. La oscuridad en la que me encontraba se hizo aún más profunda, debí perder el conocimiento...
_________________________________________________________________________________

....

Como alfileres al rojo, los rayos de sol me atravesaron los parpados. Una arcada me devolvió a la vida, mientras mi cuerpo regurgitó todo el mar que había tragado.

No sé cuanto tiempo estuve sin sentido, aunque sólo supe que lo había estado, y no muerto, cuando desperté. ¿Qué había pasado?. Mí mente estaba hecha un lio, sólo recordada que algo tiró de mi..poco más.

Empapado, aturdido e ileso, me senté un rato hasta que reuní las suficientes fuerzas como para levantarme y marcharme. Antes de salir de la cala eché una ultima mirada. Desde allí arriba se podía contemplar toda la bahía. Allí en algún lugar estaban esparcidos los restos de mi amor y también en algún lugar, bajo el azul del mar estaba también alguna criatura a la cual, afortunadamente no le gusto mi sabor.

Las siguientes semanas sinceramente no las recuerdo con claridad, lo único que por alguna extraña razón, sentía la necesidad de tomar largos y frecuentes baños, pasando en la bañera todo el tiempo posible.

El incidente de la playa parecía diluirse poco a poco en la rutina del día a día de mi trabajo en el laboratorio de la facultad de medicina. Intenté reconstruir el incidente pero siempre que llegaba al momento en que sentía el tirón, mi mente chocaba con un vacío de nada. Curiosamente no sentía ningún tipo de miedo al intentar evocarlo; era más bien el recuerdo de una pesadilla, que una vez racionalizada pierde su capacidad de asustar. Hasta una noche.

Estaba tomando uno de esos largos baños a los que tan repentinamente me había aficionado, cuando oí a alguien decir mi nombre. Relajado como estaba con el agua tibia hasta la barbilla, respingué sobresaltado. Alguien me está llamando, pensé mientras chapoteaba intentado incorporarme ...pero un momento.... vivo solo.
-¡Víctor!
Era una voz agradable, ni alta ni baja, ni de mujer ni de hombre. Una voz que no te importaría escuchar durante horas sin importar muy bien que cosas dijera, sólo por el mero placer de oírla.
- ¡Víctor!
-¿ Quién eres? pregunté al cuarto de baño vacío.
- No tengas miedo, somos amigos.
¿Miedo?. ¿Cómo no iba a tener miedo?. Oía voces dentro de la cabeza, indudablemente la falta de oxigeno al final me estaba pasando factura.

Salté de la bañera con la necesidad de mirarme al espejo. Allí estaba yo un joven y prometedor científico, desnudo. empapado y mirándose al espejo del baño preguntándose, si era cierto que oía voces dentro de su cabeza.

-Víctor. Sí, las voces que oyes en tu cabeza son reales y no, no están provocadas por ninguna falta de oxigeno somos nos. Nos somos quien te metimos en el mar. Nos te pedimos disculpas , pero teníamos una buenas razones.

Definitivamente había perdido la chaveta , ahora la voz leía mis pensamientos. Pero eso no era lo mejor, decía ser lo que fuera que me arrastró en la playa. En un acto descarado, casi de burla conmigo mismo pregunté en voz alta haciendo una mueca al espejo :

- ¿Y qué se supone qué eres, una especie de alien submarino que puede leerme la mente por algún tipo de telepatía?,
- Si, Víctor, Nos, lo somos.
__________________________________________________________________________________

¿Víctor?, la voz sonó alta y clara en mi cabeza. ¿Víctor?. Estaba paralizado, en el sentido más literal de el termino igual que si mi cerebro fuera un conejo y aquella voz, fueran las luces de un coche a punto de atropellarme. Se me agolpaban millones de preguntas en la lengua que no podían salir

  Víctor, llevamos mucho observando a tu pueblo. Nos estamos en este planeta mucho tiempo.En este minúsculo punto azul del infinito. Para Nos fue una esperanza .Ustedes tienen algo de sobra pero que no abunda en el universo y que Nos necesita; Agua.

Pero el Hombre la está destruyendo. Nos no lo puede permitir, pero no podemos intervenir. Sería peligroso reaccionaríais con violencia, los humanos siempre respondéis con violencia a todo lo extraño y con Nos no se haría una excepción. Por esto Nos buscamos una forma para comunicarnos, un helardo que os prepare y que nos anuncie; Víctor necesitamos tu ayuda. ¿Ayudarás a Nos?, ¿ayudarás a Nos antes que sea demasiado tarde? ¿Antes de que la tierra desaparezca?.
-Yo ¿ayudar?..pero ¿quién soy yo?.No soy nadie, dije sin despegar los labios.
+ Nos sabe. Nos tiene un regalo para ti y para tu pueblo. Tú sabrás que hacer con él. Tú prepararás a tu pueblo para Nos.
- Yo un embajador extraterrestre, jajaja nadie me creerá me tomaran por un loco
+Nos sabe, por eso tu primero ganarás ese respeto con nuestro regalo
- ¿Un regalo?, ¿qué clase de regalo?.
+ Por eso Nos te llevo con Nos, ya tienes nuestro regalo. Lo tienes en ti, en tu código genético, en tu ADN.
¡Yo no tengo nada, esto sólo es una alucinación! Simplemente estoy como una regadera. Clavé mis ojos el los ojos de mi otro yo del espejo como buscando la locura en ellos. La voz desapareció.
¡Qué equivocado estaba!

Esa noche no pude dormir, ni las siguientes, de hecho no he vuelto a dormir normalmente desde entonces, por así decirlo. Todas las noches es como si muriera. .Primero el recuerdo de mi amada Elena, como siempre, desde que la conocí, penetra en el cerebro cual punzón al rojo dentro de mantequilla; derritiéndolo, licuándolo. Luego comenzaba a llorar, el dolor acumulado como un niño asustado, perdido, presa de la mayor de las angustias. Entonces es cuando la sal del llanto lo llama y siento a esa bestia de otro mundo, como ese algo me atrapaba y me empujaba adentro del mar, como me arrastra y me ahoga una y otra vez, todas las noches con los pulmones en llamas, y con aquel tentáculo frío y oscuro sobre la cara.

 La obsesión me consumía.¿Qué me habían hecho?. Empecé a empaparme toda la información que podía conseguir sobre ovnis, abducciones y cosas así. Por supuesto también me hice un estudio genético en busca de ese regalo que se suponía que se encontraba en mi ADN. Me estaba convirtiendo en un friky.

Mis padrinos no volvieron a comunicarse y yo, por si acaso, no me volví a acercar a ninguna extensión de agua mayor que una piscina en dos años. Así y todo mi manía de tomar largos y frecuentes baños no desaparecía. 

No me atreví a comentar con nadie aquellos episodios. No, aquello debía de ser un secreto, tenía miedo de arruinar mi carrera de investigador. ¿Además quién me iba a creer?

La ausencia de “voces” y el paso del tiempo, cubría con su manto de irrealidad. Así y todo, diariamente, al llegar en casa, volvía a repasar mis pruebas genéticas una y otra vez en busca de algo; algún indicio de que todo esto había sucedido, pero no acertaba a descubrir nada fuera de lo común. Hasta una mañana.

_________________________________________________________________________________

...Allí estaba mi regalo, y en verdad era maravilloso.

.En ese tiempo estaba trabajando en un proyecto piloto el cual intentaba encontrar relaciones simbióticas con microorganismos que ayudaran al cuerpo humano a luchar contra enfermedades.

Una mañana durante mi rutina, accidentalmente confundí una de mis muestras con las del proyecto. .Pensé que era una de las placas de Petri donde cultivaba esas bacterias que debían ayudar a los tejidos enfermos. Varios días antes puse en contacto una de ellas con una enferma y ocurrió algo maravilloso.

De forma espontanea se había producido una reacción sorprendente.
Como en toda infección vírica, los microorganismos patógenos de la muestra enferma empezaron a utilizar las células sanas para replicar su ADN y así poder multiplicarse e iniciar su invasión. Hasta ahí todo era normal. pero muy al contrario de lo esperado los virus de la nueva generación se volvieron contra sus "padres" y los exterminaron, luego "reinfectaron" el tejido enfermo primario, creando nuevos virus que repararon los daños en el tejido contaminando de origen,

Aquello fue...fue como ver un milagro, Algo en mi material genético había reprogramado los virus convirtiéndolos en beneficiosos, los hizo cambiar de bando. Aquello era la panacea, un arma definitiva contra la infección. Mi regalo, el regalo de Nos salvaría miles, millones de vidas. Prácticamente nos habían regalado la inmortalidad.

Ahora tantos años después comprendo que fue el comienzo del Apocalipsis.

Pensé en salir corriendo y pregonarlo a los cuatro vientos, pero había un problema: ¿Cómo iba ha explicar aquel descubrimiento?. ¿Cómo iba a contar que unos aliens buenos habían manipulado algo en mi organismo haciendo que los virus se reprogramasen no sólo perdiendo su capacidad patógena, si no que a partir de entonces serían aliados beneficiosos?.
Repetí el experimento durante semanas en secreto  y siempre conseguí los mismos resultados. Los virus al entrar en contacto con mi ADN revertían su comportamiento, desertando de su causa.

Necesitaba alguna guía de como canalizar aquel descubrimiento tan fantástico. Intenté contactar con ellos, volví a la cala en repetidas ocasiones, me zambullí en el mar, grité llamándolos, pero nada, por más que lo intenté, no fui capaz de establecer un nuevo contacto con Nos. Reflexioné mucho y al fin decidí que tenia que descubrir por mis propios medios aquello que hacia mi ADN tan especial. Si debía consagrar mi vida a ello, lo haría. El esfuerzo lo merecía, además ellos me lo dijeron, que debía ganarme el respeto del mundo, para que mi palabra fuera escuchada, para ser embajador de Nos.

Este esfuerzo como ahora saben, me ha llevado media vida.

Nos no volvió a dar señales de vida, hasta hace unas pocas semanas. Justo el mismo día en que se me comunicó que me iban a otorgar un premio más por mis descubrimientos médicos. Justo cuando se me comunicó que el nobel de Medicina iba ser otra vez mío.
__________________________________________________________________________________

Como bien saben mis estudios no tardaron en dar frutos, sólo tenía que desandar el camino del que conocía su fin. Representé una pantomima de experimentos y teorías que al principio mis superiores contemplaron con ojos escépticos, pero que poco a poco fueron convenciéndolos de ese era el cabo del que había que seguir tirando. Fue una gran actuación por mi parte, lo reconozco.

Tras los primeros aciertos mi carrera sufrió el empujón que necesitaba. Luego vinieron las ofertas para financiar mis proyectos y justo después la apoteosis; los premios y el reconocimiento internacional. Sin saberlo había plantado la semilla del desastre.

Fue imposible contener la euforia de la comunidad científica que una vez desbordada no tardo en contaminar su entusiasmo a la opinión pública.

Mi primer logro fue la recodificación de determinadas proteínas que afectaban al comportamiento vírico y bacteriano.

Luego se investigó en el uso de priones que introdujeran cambios en el código genético humano para que nuestro organismo pudiera sinterizar estas proteínas dándole la posibilidad de tener esta nueva arma que desactivaba a los patógenos.

Este descubrimiento, como bien sabéis ahora, haría que unos años más tarde tuviéramos la posibilidad de controlar virus como el Ébola o el VIH y que dejaran de ser una amenaza para la raza humana. Pronto los gobiernos se interesaron por mis estudios y el dinero empezó a llover literalmente sobre mí y mi equipo. El primer premio Nobel no tardó en llegar.

El mundo se postraba ante mis pies y me llamaron salvador. La correcta aplicación de estos conocimientos haría que el índice de mortalidad decreciera radicalmente, sobre todo en los países más subdesarrollados.

Sinceramente fui feliz y lo he sido hasta hace pocas fechas, hasta que he descubierto la amarga verdad.

Oculté a todos el verdadero origen de mis conocimientos y como ellos me recomendaron he intentado ganarme el respeto de la humanidad para que oyeran una verdad para lo cual los preparaba. La verdad de que los conocimientos que libraría a la humanidad de la primera causa de mortalidad mundial fuera erradicada, me habían sido proporcionados por unos seres extraterrestres bondadosos que vivían en nuestros mares y que me habían abducido ofreciéndomelos como un presente de buena voluntad para que prepara un primer contacto real con los humanos.

¡Qué bonita mentira!

Aún descansaba sobre la mesa de mi despacho personal la comunicación que acaba de recibir;  me informaba de que se me había vuelto a conceder el Premio Nobel de Medicina, por conseguir la una “vacuna” que causaría una alteración genética y que libraría a toda la humanidad de las enfermedades infecto-contagiosas para siempre,  cuando la voz retumbó en mi cabeza.

- Hola Víctor. Ha llegado el momento, el momento de Nos.

Me quede petrificado cuando oí después de tantos años a mis padrinos. No puede intercambiar ningún pensamiento o palabras, no fue una conversación simplemente era un comunicado.

-Has obrado exactamente como Nos había previsto. Tu vanidad y ego sin límite te ha hecho trabajar sin descanso durante más de veinte años de tu insignificante vida. Has tenido miedo al fracaso y al descredito de los tuyos y por ello has ocultado la verdad durante tantos años. Si no lo hubieras hecho posiblemente toda la humanidad en su conjunto podría haber descubierto nuestras intenciones y ahora las cosas serían muy diferentes para Nos. Pero Nos te había observado y sabía. Estáis condenados pero Nos te ofrece una nueva oportunidad.


+Me quedé estupefacto ¿Qué decía aquella voz, qué decía de fracasos miedos y condenaciones?. Intenté pedir una explicación pero no podía comunicarme con el/ellos Nos fuera lo que fuera, no admitió interrupciones.

-Tus congéneres, los que han sido engañados por ti, te ofrecen, en su inocencia un nuevo premio por su destrucción.

Esa vacuna como llamáis, introducirá como bien sabes una alteración en vuestro código genético que hará que las infecciones no os afecten. Esta vacuna se va a inocular obligatoriamente a todas vuestras crías. Pues bien esa mutación tan beneficiosa, también hará que la próxima generación de tu especie sea estéril y por lo tanto acabe extinguiéndose. Sal al mundo y cuéntaselo si te atreves jajajajajajajaJAJAJAJA intenta evitarlo si puedes.

¿Cómo pensaste que Nos iba a compartir vuestra Agua? ¿Cómo crees que tu especie iba a compartir vuestra agua con Nos? Vosotros sois el virus de este planeta al que estáis destruyendo. Piénsalo a la larga es lo mejor para ella. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Aún siento esa risa en la cabeza, que no era una risa sino más bien un gorgoteo como el del agua al cocer y que me estaba derritiendo las meninges desde entonces. Maldita bestia, maldito ser. Nos va a destruir sin ni siquiera mover un dedo.

Por eso escribo esta carta, no sé exactamente cuánto tiempo me queda; siento como se me acelera el pulso y se me seca la garganta. He vivido en la mentira y muero como un cobarde. Esta noche cuando recibí el galardón estuve a punto de contar al mundo la Verdad pero no he sido capaz, lo siento, lo único que espero que aún no sea tarde y que por favor no pinchéis a ninguna criatura esa maldita vacuna. Espero que sepáis perdonarme…

 

                                                                                       FIN

miércoles, 24 de septiembre de 2014

LA CASA #7


    
          
- No me vas a preguntar, ¿cómo me ha ido esta mañana en el pueblo?

 Carlos hizo la pregunta mientras se recolocaba buscando una posición más cómoda en la butaca de plástico blanco en la que estaba sentado .Una posición que no encontraría a pesar del mullido cojín que recubría la tumbona. La duda llevaba encallada todo el día, molestándole, como un resto de carne que se le hubiera quedado entre los dientes, inflamándole las encías, además ahora se le había añadido la cena; un filete de merluza con ensalada que habían decidido que la noche era joven y se revolvían bailando poseídos por el rock ácido del estómago.

Laura estaba en otra, un par de metros más a su derecha, sumida en la lectura de un libro que había seleccionado de entre los de la biblioteca. Era una novela gruesa, una edición de calidad con tapas duras, El Resplandor se titulaba. Una manta de viaje de cuadros rojos sobre el regazo la resguardaba del fresco nocturno.

- Laura cariño, ¿no me has oído?.

- Un segundo. Dijo sin levantar los ojos de las letras. Los treinta que tardó en buscar un punto donde dejar la lectura se hicieron espesos, lentos como si Dios hubiera pulsado el avance fotograma a fotograma en la moviola de sus vidas.

- ¿Qué decías?

- ¿Qué si no me vas a preguntar cómo me ha ido esta mañana?. Repitió

- Lo había olvidado. Pero supongo que bien, ¿no?. Te habrán dicho que no te preocupes. No creo que vayan a hacer o puedan hacer nada más. En realidad sólo era un minino muerto. 

Si hubiera sido un concurso de esos de: “¿Conoce usted a su Pareja?” Hubieran ganado el premio gordo. Laura dijo prácticamente palabra por palabra lo que había previsto que iba a decir. En su cabeza se oyó un click. No sabría explicarlo mejor, fue como un crujido, el chasquido de una articulación. Un pestillo se había soltado.
-Laura, tengo que contarte algo:

Esta mañana cuando he ido a enseñar la foto. El gato había desaparecido. Carlos hizo una pausa para escrutar el rostro de su mujer en busca de algún signo de sorpresa, no lo halló. Otro click sonó en el fondo de su cabeza. No me refiero a que la foto se hubiera borrado; no, me refiero a que el gato, no era el gato que encontró Paula y que yo fotografié. No; era un gato muerto normal y corriente y no uno mutilado y crucificado. Sí Laura, un gato grotescamente torturado. El producto de alguna mente enferma que se deleita con el sufrimiento. Es por eso que me he preocupado, porque no me gusta la idea de que mi familia estuviera cerca de monstruo como ese. Pero la maldita foto no estaba. Luego llegué a casa y desenterré el cadáver y tampoco había rastro del gato mutilado. En la fosa sólo está el cadáver de un gato muerto de viejo.

Cuando acabó su pecho subía y bajaba como si acabara de correr los 100 mts. lisos. Durante el relato se había levantado acercándose hasta donde estaba su mujer, arrodillándose se a su lado observándola y dando énfasis a sus palabras al mismo tiempo. Esperó. 

- Carlos, ¿qué quieres que te diga? Sinceramente creo que sólo era un gato muerto y que tú…. sólo has visto lo que querías ver. Apostilló Laura. Las últimas palabras las pronunció con sumo cuidado, casi las susurró, quizás con la esperanza de que su marido no las oyera o quizás simplemente fueron un pensamiento que se escapó. Fuera lo que fuese era la verdad, su verdad. Se pasó las manos por el cabello que tenía recogido en una cola de caballo.

- Bueno se hace tarde y tengo sueño, será mejor irse a descansar. Continuó diciendo, a la vez que hablaba desvió la mirada intentando no cruzarla con la de su marido que no la apartaba de ella mientras seguía arrodillado a su vera. Apartó la manta y cogió la novela de su regazo e hizo el ademán de levantarse para irse a la cama. Para reforzar el mensaje sentenció a modo de colofón.

 - Todos estamos cansados, mañana será otro día y verás las cosas con más claridad.

Sabía que se movía por arenas movedizas por eso lo más prudente era zanjar el tema y desaparecer. 

¡Click! El último pestillo había cedido. Sintió como una ola de ira calida le ascendía desde el vientre y como calcinaba todo a su paso.   

Carlos apoyó la mano derecha en el muslo izquierdo de su mujer. Los dedos estaban curvados, formando una garra que la obligó a permanecer sentada.

- ¿Qué estás insinuando?, ¿QUÉ ESTOY LOCO? ¡¿QUÉ NO SÉ LO QUE VI?!

El tono de voz se alzó hasta convertirse en un grito.

- Carlos, por favor vas a despertar a la niña, suéltame, me haces daño.

- Eso la niña. Tú crees que la niña gritaría como lo hizo, por un gato que parecía dormido, o acaso ESO TAMBIÉN ME LO HE INVENTADO.

- Carlos, no he dicho que te lo hayas inventado, sólo que estás cansado. Ha sido un año duro para todos,  además.. Laura prefirió no acabar la frase pero era demasiado tarde. El hombre no necesitó oír más.

- ADEMÁS ¿QUÉ?....ADEMÁS ¿SOY UN HISTERICO? Declamó como dirigiéndose a un público ficticio

- Carlos. ¡Para ya!, por favor, la niña.

La presa que la mano hacia sobre el muslo aflojó por un instante la presión. Laura aprovechó para zafarse de ella poniéndose de pie y haciendo que Carlos perdiera el equilibrio y cayera quedando sentado sobre el piso de madera del porche en una postura un tanto ridícula.

- Es mejor que no subas al dormitorio. Dijo.

- TÚ SABES LO QUE HA PASADO ¿VERDAD?, TÚ PUSISITES ALLÍ ESE GATO, TÚ BORRASTES LA FOTO Y TÚ CAMBIASTES EL GATO….TÚ QUIERES QUE ME VUELVA LOCO, TODOS ESTOS AÑOS LO HAS INTENTADO; TUUÚ!! Mordía las palabras a la vez que las pronunciaba.

- No sabes lo que dices, estas mal, muy mal de la cabeza. Me y estás asustando. No sé como has podido llegar a pensar esa tontería. Será mejor que descanses. Diciendo esto entró en la casa y cerró la puerta tras de sí. Ahora el click que Carlos pudo oír fue el de la cerradura de la puerta principal y del cerrojo de seguridad que hacía inútil la llave. Aquella noche dormiría en el coche.
Continuará....

LA CASA#8

martes, 23 de septiembre de 2014

una imagen no es justicia ni recuerdo



a menudo me pregunto, qué pasará mañana? esta noche dormiré para siempre? seré plenamente consciente de mi marcha? habrá algo allí donde quiera que sea que llegue, me esperará alguien?
pero lo más terrible, lo único que me podría hacer temblar todo el cuerpo: será sólo un punto y final?

cuantas veces me habrán preguntado en diferentes circunstancias: cómo esperas que sea tu recuerdo? te gustaría ser recordado? qué pondrías en tu lápida, qué frase resumiría tu recuerdo?

no hay nada en el mundo que pueda sustituir la existencia de una persona, ni libros, ni recuerdos, ni hechos, ni logros, ni ningún tipo de legado cultural, ni social, ni de ningún tipo.

tan sólo quiero ser, estar, sentir, sonreir...vivir
pero si tuviera que elegir un recuerdo, un resumen de mi vida por injusto que fuera, quizá y sólo quizá





el recuerdo es un pellizco robado a la eternidad


“La vida sería imposible si todo se recordase. El secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse.”
 Roger Martin du Gard

pero sobretodo, mantengo humildes las orejas:)
 





lunes, 22 de septiembre de 2014

Entre Sabicas y Manglis (un homenaje al rock andaluz)

Dicen que la primera vez es especial para todo. Y sobretodo es especial si eres un mocoso de nueve años y te encuentras con algo especial, que te llama mucho la atención, te gusta y no sabes explicar el por qué.
Alguien muy especial en mi vida me llevó de visita a un colegio privado a ver a otro alguien muy especial. Como yo no tenía muy claro a qué íbamos allí y andaba siempre en mis nubes, aproveché los trámites del protocolo de recibimiento para entrar en una sala de profesores. La entrada a la sala estaba cerca del hall y tenía la puerta abierta.
En otras circunstancias no me habría acercado, pero estaba sonando una música extraña a veces y muy familiar a continuación. Era una mezcla rarísima, pero no menos atrayente. Tenía pasajes que me resultaban muy familiares, era puro flamenco. Había una guitarra flamenca en medio de ese ''ruido'' de golpes rítmicos en unos compases que tambien me resultaban muy familiares y un señor cantando altísimo en español, pero diciendo unas cosas extrañísimas.
No obstante, presté atención, ignoré todo a mi alrededor, porque aquel malévolo tocadiscos emitía unos ruidos que me hacían sentir bien, estaba cómodo escuchando esos golpes con esos quejíos  que no entendía, pero que  me hacían revivir sentimientos que conocía muy bien, como cantarle al amor,a la muerte y la vida, etc.
Había gente con barba por allí, con cara de circunstancias, como pensando: con lo agustico que estamos escuchando este disco y ahora viene el pequeño macario autóctono a jodernos la escucha, suponía yo que pensarían eso, porque yo a mis nueve años ya me pillaba mis buenos cabreos si me quitaban la radio. Pero no, no les fastidié nada, me quedé allí de pie, quieto, escuchando esa música que me tuvo hipnotizado un buen rato hasta que vinieron los mayores y nos jodieron el invento.
Años despues ya tenía en mi poder la discografía entera, había copiado con mi puño y letra todas y cada una de las canciones de sus discos. Las llevaba en una carpeta siempre entre mis libros y las leía una y otra vez...quería entender ese verso que escondía ansias de decir sin callar, de gritar, de hablarle al amor y a la vida sin tapujos, pero con elegancia, como se expresa el amor puro.
El grupo era TRIANA y el disco que me hace llorar de emoción aún todavía, cuarenta años despues, es el mal llamado '' El Patio'' como referencia a la imagen de la portada, porque el disco en sí mismo, no tiene nombre. Es homónimo.



1975 España, con todo lo que conllevaba consigo la fecha y el país. Significa mucho que a una banda de rock que lo mezcla con flamenco en esa época le concedan la posibilidad de grabar un disco, teniendo en cuenta, repito, la realidad política que se vivía, donde aún la censura tenía mucho que decir. Tenía mucho que cortar, mejor dicho.
De ahí que las letras de las canciones tenga ese aire tan ''místico'' que las hace tan especiales.

-Abre la puerta
-Sé de un lugar
-Todo es de color
-Luminosa mañana
-Diálogo
-En el lago
-Recuerdos de una noche

Siete canciones como siete perlas guardadas en el cofre del tesoro son las que conforman uno de los discos más impactantes, importantes e imprescindibles de toda mi vida.

Los creadores de esta obra de arte, eran Jesús de la Rosa, voz, piano Eduardo Rodríguez Rodway guitarra flamenca, voces y J. J. Palacios ''tele''. La Santísima Trinidad para mí de esta maravillosa conjunción de genios que quiso hacer coincidir en el espacio/tiempo el universo.
Siempre que sale el tema, digo lo mismo: para mí, TRIANA son los Pink Floyd españoles y a lo mejor me quedo corto. Tan sólo habla mi pasión y no quiero, ni puedo ni debo ser objetivo.
La música no se crea para tener que explicarla, se hace para vivirla, para amarla y cuidarla. Es una necesidad igual que otra..


Los orígenes del Rock Andaluz habría que buscarlos por el año 1966, cuando el guitarrista Sabicas grabó un disco con Joe Beck, un colega suyo americano, guitarrista de Jazz. El disco se llamaba Rock Encounter.
Bandas tan destacables del rock sinfónico como los propios Floyd tenían en aquella época sus buenos seguidores entre estudiantes y músicos de la época en tierras andaluzas, gente empapada de su cultura, pero que querían emular a sus artistas favoritos, esos de los que sólo conicían el disco que tenían en las manos.
Esto tuvo una eclosión de bandas entre finales de los '60 y principios de los '70 qué dió como fruto a una cantidad considerable de grupos y solistas que tuvieron la oprotunidad en llas dos décadas venideras de dejar impreso un legado, un estilo, una forma de interpretar el rock en español como sólo se podía hacer aquí en andalucía: con flamenco. Mezcla de estilos, choque de culturas. Creatividad

Goma, Smash, Fragua, Alameda, Cai, Guadalquivir, Imán Califato Independiente, Mezquita, Formas, Azahar, Flamenco, Taranto's o Tartessos, son algunas de las bandas pioneras en los '70 que conformaron lo que se bautizó en su día como Rock Andaluz

Como la oferta afortunadamente es muy extensa, sólo voy a compartir lo que a mi entender pudiera ser más representativo de este género musical. Aún así, creo que lo voy a realizar en varias entregas, tengo mucho que compartir.

Imán Califato Independiente fué una banda creada por el guitarrista sevillano Manuel Rodriguez, el bajista Iñaki Egaña y el batería gaditano Kiko Guerreo. Para poder llevar a cabo sus inquietudes artísticas, se reunieron en un lugar llamado '' camino del águila'', cerca del Puerto de Santa María y Teddy Bautista les produce en 1978 esta inmensa obra del mismo del mismo nombre.
Sobran las palabras cuando la música habla..

Y sin ánimo de caer en la pesadez, el próximo día, seguiremos '' entre Sabicas y Manglis''
Esto ha sido un ''pellizco'' de Rock Andaluz


Mantengo humildes mis orejas:)

jueves, 18 de septiembre de 2014

LA CASA #6








Los árboles parecían borrones verdes y el asfalto una alfombra gris que zigzagueaba cada vez más estrecha.  El velocímetro digital marcaba 105 Km/h y no paraba de subir. Carlos conducía lo más rápido que se atrevía por la  carretera comarcal. Estaba confundido, nervioso. Las manos le sudaban y el volante resbaló, casi perdió el control del coche que invadió el carril contrario peligrosamente. Intentó secárselas pasándoselas por los hombros usando su camiseta a modo de toalla pero el sudor volvía a aparecer a los pocos segundos, así que lo apretó hasta que sus nudillos se pusieron blancos. Mientras, en su cabeza la imagen del gato muerto se repetía una y otra vez. Él había desclavado a ese animal del tronco del pino, él le había hecho la foto y él lo había enterrado. Todo esto era para volverse loco, debía desenterrarlo era la única posibilidad que tenía para demostrarse a si mismo  que no lo había soñado.

Dio un fuerte tirón del freno de mano y el monovolumen se detuvo violentamente clavando las ruedas en la grava junto al porche de la casa. Un momento, Tenia que actuar con frialdad, necesitaba unos segundos para serenarse tomó aire y lo respiró manteniéndolo en los pulmones todo lo que pudo, luego lo exhaló en una bocanada larga. No podía llegar de esa forma, sería mejor ocultar aquel episodio, luego con más calma iría a revisar la tumba de aquel bichejo.
Por suerte ni Laura ni la niña le vieron. Debían estar dentro. Tocó el claxon, se bajó del coche y se dispuso a sacar la compra del maletero.

-¡Papi, Papi! Ya has vuelto.

Paula le abrazó como si hiciera un mes que no lo viera. Carlos la cogió en brazos y le besó la cara. La niña seguía parloteando.

- ¿Ya has hecho la compra?, ¿me has traído algo?, ¿has comprado galletas de chocolate?, ¿y el jabalí?

Laura asomó la cabeza por la puerta y volvió a desaparecer sonriendo por el comentario de su hija. Si pensaba que iría a ayudarle iba listo.

Carlos captó el mensaje.

- Sí cariño te he comprado galletas de chocolate, unas muy ricas. Espera un momento, toma aquí las tienes.
Dijo tendiéndole un estuche con tres paquetes de galletas rellenas, de ésas que vienen en cilindros de cartón con un principito dibujado. Las sacó de una de las bolsas de plástico del maletero, que habían esparcido parte de su contenido debido al traqueteo del viaje.

La niña saltó de sus brazos y salió corriendo hacia la casa enarbolando su trofeo.

- ¡Mami! , mira mami, mira lo que me ha comprado papá.

Carlos siguió con la vista a la niña hasta que desapareció por la puerta de la casa y se volvió para ocuparse del resto de la compra. Al hacerlo vio el pino a cuyos pies estaba enterrado el gato. Las manos le volvieron a sudar. Trago saliva y volvió a respirar hondo. Todo a su debido tiempo, ahora tocaba meter la compra en casa. 

La pala estaba en el mismo sitio en que la dejó. La pintura verde que la recubría presentaba unos arañazos. Las suelas de goma de las zapatillas deportivas aplastaron unos granos de arena sobre el suelo de cemento del garaje a modo de venganza. Casi no había cruzado una palabra con Laura y por supuesto ni una palabra sobre el incidente. No quería hablar de ello, no antes de desenterrar al gato.

Hincó la herramienta en la tierra. Esta vez el trabajo fue mucho más rápido. La tierra estaba suelta y no le costó mucho esfuerzo.  La fosa no era profunda, de hecho cuando retiro dos cargas de tierra se agachó y continuó con las manos enguantadas, parecía un niño desenvolviendo un regalo, un regalo que esperaba pero que temía que no fuera lo que él había pedido. Efectivamente allí seguía el gato. Lo primero que vio fue una masa peluda y blanda. Lo sacó del agujero con manos temblorosas y lo miró. Sólo era un felino muerto, nada más.

Una furia malsana le emponzoñó el alma. ¿Se estaba volviendo loco?. Arrojó el cadáver de nuevo a su agujero con violencia y volvió a cubrirlo de tierra echada a puñados. Tenia el rostro rojo de ira, apretaba los dientes. Alguien se estaba burlando de él, no había otra explicación. Pero un momento, iba a descubrir el truco. Una mueca torcida se le colgó de la cara haciéndole levantar la ceja izquierda; él había desclavado al bicho del árbol, debería de quedar alguna marca, alguna señal de que aquello era una trampa. Por un instante el nombre de su mujer pasó como una centella por el pensamiento,¿Laura..?.
Dejó lo que estaba haciendo y se arrodilló junto al pino para observar su corteza. Nada, maldita sea, nada, pero claro, era muy fácil disimular unos orificios tan pequeños en una superficie tan irregular, podría llevarle horas encontrarlos. Si eso era una broma hacia mucho tiempo que había dejado de tener gracia. 


Continuará... 


LA CASA#7

martes, 16 de septiembre de 2014

Holy Land, el misterio de Angra

Gospel, soul, blues, funky, rock, rock andaluz, metal, ópera, clásico...son algunas muestras de mis preferencias e influencias musicales, tanto en lo personal y afectivo, como en lo instrumental y compositivo.
sería por el '97 aprox. cuando, buscando nuevas experiencias sónicas, orejibles, alimenticias, en la tienda de discos de mi colega Jose (muy a mi pesar, ya no existe esa bendita tienda) le dije que necesitaba algo especial, distinto, algo que me aclarara y ne diera otra visión de cómo fusionar el flamenco con el rock, ya que por aquel entonces, yo disfrutaba de mis mejores días como músico, compositor y arreglista con Khayr, una banda de rock andaluz de la que orgullosamente formé parte durante mucho tiempo(pero esto es otra historia que ya contaré)
No preguntó nada más, me conocía muy bien y sabía que era exigente en mis compras. Creo que se perdió en el almacenillo que había dentro de la tienda unos minutos y cuando salió llevaba un disco color ocre y una especie de rosa de los vientos pintada. Quería poner cara de póquer, pero él tambien estaba chalao con la música y una sonrisilla lo delató.
Ni me consultó ni me comentó nada. Como un niño travieso que no quiere compartir lo que tiene en las manos, sacó el disco, puso la aguja en el primer surco y lo dejó sonar...
Escuchamos la primera cara de un tirón, sin mediar palabra. Igual entraron dos o tres clientes, no lo sé, ni los miramos. Entre nosotros tampoco hubo miradas, había miedo de ver en el otro alguna señal de aprobación, escepticismo o rechazo, pero esa cara del disco acabó y había que decidir.
Tras unos segundos de silencio, creo que atiné a decirle algo como '' lo puedes guardar ya, que me lo llevo''.
Cuando me recuperé, le pagué, por supuesto, somos colegas, pero no primos, a cada uno, lo suyo.

El disco en cuestión es '' Holy Land'' de la banda de metal progresivo/roots, Angra.
Por qué me impactó tanto este disco y no cualquier otro? Quizá por que aglutina dentro casi todas las variantes que me gustan: rock potente, música de raices, instrumentos étnicos, buenas voces, maestría instrumentista de todos sus componentes, arreglos muy bien cuidados, creatividad a flor de piel..
Angra es una banda de power metal, con perdón. Y digo con perdón, porque para mí es injusto etiquetarlos en ese género. Estos van un poco más allá, fusionan muy bien su rock con los instrumentos tribales de su continente, ofrecen algo distinto, no son los típicos imitadores de Helloween ni Edguy ni nada parecido. Aquí hay un paso más al frente, a la vanguardia metálica y merecen un punto y aparte.

El disco salió en el '96 y sus componentes son:

Andre Matos: Voz y teclados
Kiko Loureiro: Guitarra
Rafael Bittencourt: Guitarra
Luís Mariutti: Bajo
Ricardo Confessori: Batería

Y la lista de canciones es la que sigue:
 1. Crossing
2. Nothing to Say
3. Silence and Distance
4. Carolina IV
5. Holy Land
6. The Shaman
7. Make Believe
8. Z.I.T.O.
9. Deep Blue
10. Lullaby for Lucifer

No voy a poner el disco entero, sólo una muestra para que os podais hacer una idea de las maravillas que contiene el disco y si os gusta, se puede conseguir fácilmente.
A pesar de los años que hace que se editó, sigue sonando muy bien, la producción es exquisita a mi modo de ver y no ha caido en absoluto, sino todo lo contrario, aguanta muy bien el paso del tiempo


Quizá la pieza más representativa del universo Angra de toda su discografía. Carolina IV podría definirse como una ópera-rock, por el desarrollo musical y la duración, pero es tan variada dicha obra, que se hace divertida de escuchar y parece que pase en un suspiro.

Y vamos con Holy Land. La Canción! La que me cautivó y la que llevo tatuada en el corazón desde el primer día, porque me enamoró.
Empieza sonando unas suaves percusiones tribales, rememorando quizá el Amazonas y acto seguido un muy elegante piano al más puro estilo Felipe Campuzano o cualquier intro que se os ocurra en plan Supertramp, que llevará la canción desde la suavidad inicial a los momentos más bailables( sí, es pura fusión y se mueven los pies e incitan a bailar..)
Tras los primeros compases de piano, entra una flauta muy Jethro Tull, lo cual ya me pone casi de rodillas, pero no da tiempo, porque entra la voz. Una voz suave, delicada, con una melodía perfecta. De nuevo, no hace falta saber inglés para entender lo que transmite esa melodía vocal con el resto de instrumentos. Es sencillamente evocadora de historias de otros tiempos, es elegancia y pasión contando epopeyas pasadas.
Se me ponen los pelos de punta y me quedo sin palabras.


No puedo comentar más acerca de esta obra magnífica, mi intelecto no está a la altura de mis sentimientos hacia ella.
Sólo me queda dar las gracias una vez más a Jose, mi colega, el de la tienda. Un abrazo, amigo!

No pido nada, me conformo con mantener humildes mis orejas:)

lunes, 15 de septiembre de 2014

Dr. Jeckyll y Mr, Rock Ian K. de roadie a líder de una banda de Rock...

Hola a tod@s, ya estoy de vuelta aquí con todos vds. para mostraros mis '' empadronamientos'' mentales y culturales.
Antes de nada, creo que debo disculparme por mi ausencia estival, soy músico y en verano tenemos muchos compromisos y para eso invertimos trabajo en invierno, para poder compartir con la gente nuestras inquietudes artísticas.

Y sin más calamares, voy a lo que me ocupa: un Dr. Jeckyll y Mr. Rock que le debo a un amigo de verdad, de los que ya no se encuentran fácilmente. No es cualquier amigo. Es una Persona que es un ejemplo para mí, ''una mente privilegiada'' igual que el título de aquella película. Un lujo, que la vida me ha concedido, todo un regalo que tengo que conservar como el primer día: limpio, brillante, a relucir como la patena y a conservar en mi interior. Porque el alma no pesa, pero te da la vida.

Va por tí, '' Horchato querido !!!''

Ian Kilmister, nacido en Blackpool, Inglaterra, 1945 llamado Lemmy por su famoso grito de guerra: lem me a fiver (choca esos cinco) entre finales de los 60's y en los 70's, trabajó como roadie(técnico personal)  para varios artistas, entre ellos, Jimi Hendrix.
En el 72 empezó a tocar el bajo en Hawkwind y poco despues em pezó a cantar y componer, montando su primera banda, la superconocida en el mundo del Rock, Motorhead, nombre sugerido por su mánager, Doug Smith ( en la jerga americana, motorhead es como decir: esclavo de las anfetaminas)
El trio formado en torno a él, debutó el 20-7-1975 obteniendo un discreto éxito y ''catalogados'' a la ligera como Punks. Aún no había nacido la categoría de ''Thrash Metal''

Tras unos cambios en la formación inicial, entraron como músicos estables Phil ''philty animal'' Taylor procedente de la Motown y el Reggae en la batería y el guitarrista ''Fast'' Eddie Clark que ya tenía experiencia por colaborar con Curtis Knight (banda donde dió Hendrix sus primeros pasos como guitarrista)

Motorhead tienen editados que yo sepa, un total de 25 discos, desde el homónimo Motorhead del '77 hasta The world of yours del 2010
Es rock crudo, recio, fuente de bandas nacidas de su estilo, consecuentes con su historia hasta límites casi ilegales, pero con actitud y peligro, peligro auditivo y de escenario. Algo de lo que muchas bandas actuales adolecen hoy día.

Orgasmatron es el séptimo álbum de la banda, lanzado el 12-8-1986 y la canción en cuestión es la última del disco. Quizá no la mejor ni la más emblemática(cuestión de gustos) pero da nombre al disco. Disco que contiene canciones más ''relevantes'' como: Deaf Forever o Ain't my Crime.


Rock'n'Roll!!

Considero seriamente que Lemmy fué tambien precursor en el estilo de cantar p'adentro:) o hacer gárgaras con arena del río, según le pille el día.


Es fácil hacer Death Metal en  Sudamérica? En absoluto. Y mucho menos en Brasil y en los años ochenta.

Sepultura son una de esas bandas que se inclinaron por hacer una música brutal, extrema y no apta para cuerpecillos con almas de cántaro. Así de claro lo pienso y lo digo. Esto no es música para un paladar ''light'', esto es un chuletón poco hecho y a la brasa, con el condimento justo y bebido con vino del pueblo, sin manipulaciones. Aspero, pesado. De digestión lenta..
A base de mucho esfuerzo y sacrificio, pudieron traspasar las fronteras y llegar con su estilo a otros paises y otros continentes. Discos como: Morbid Visions 1986,  Schizofrenia 1987, Beneath the Remains 1988 o Chaos A.D. del '93 o Roots del '96 llegaron a tocar el olimpo musical de los dioses del metal.

Pero como todo son aprendizajes y experiencias y se aprende imitando, Sepultura tocaba tambien Orgasmatron, de Motorhead


Para muestra un botón.

Esto ha sido lo que quería compartir en este nuevo capítulo de Dr. Jeckyll y Mr. Rock

A pesar de la gira veraniega, aún conservo humildes mis orejas:)

domingo, 14 de septiembre de 2014

TOMA MI MANO (COMPLETO)


-Julia, julia.....

No estaba soñando. No, aquello no era un sueño, estaba segura. Era más vívido, más real. El dolor era la prueba. Un dolor lacerante, profundo, primigenio; un dolor que desgarraba la carne de los huesos, hasta el punto de estar arrancándole la conciencia, la noción del espacio y del tiempo.

- Julia, soy mamá. Julia cariño, por favor no... no me dejes sola.

¡¿MAMÁ?!, pensó.
La voz de su madre llegó como salida de un transistor monofónico con el altavoz cascado. las palabras llegaban envueltas de estática de otras señales que competían por entregar su mensaje cacofónico.

-¡MAMÁ!, ¡ESTOY AQUÍ, MAMÁ....!
El dolor le metió en la garganta un calcetín empapado en ácido de batería. Las palabras se quedaron en poco más que un pensamiento: la imposibilidad de expresarse en un idioma cruel que comprendía pero que no podía pronunciar.

Miedo.

Pero, ¿dónde era aquí?. Intentó gritar por pura frustración. Le dolía tanto y todo estaba tan oscuro. Aterrada, creyó tener los ojos abiertos, pero daba igual aquella negrura viscosa atravesaba los parpados y se metía por las pupilas igual que si un calamar te estuviera inyectando su negra savia.

- Hola Julia.

Blanco, azul...luz.

La sinfonía de dolor bajo su intensidad una octava.

Aquella voz no era la de su madre.

- Hola julia, no tengas miedo, no pasa nada.

Su mente confundida rebuscó tanteando entre los recuerdos; conocía aquella voz.
Era una voz masculina, suave, delicada, calma; como un oasis en aquel desierto de sufrimiento.

-He venido a buscarte. Él me ha enviado. Ahora todo es diferente. Todo ha cambiado, es.. MARAVILLOSO.

El oasis se desvaneció en medio de una tormenta de dolores y miedos más viejos, casi olvidados. Aquella voz no encajaba con sus recuerdos, pero era...estaba segura.

- ¿..Luís?..
- Sí, Julia soy yo.

El tsunami de pánico antiguo llegó desde su propio ser, desde ella. Ahora era su mente la fuente que emanaba dolor y la que gritaba aterrada. No podía ser, no podía ser él. Él no estaba, ya no estaba. Luis, su  marido estaba muerto, ella misma lo mató con sus propias manos.

 

 

- No temas, Julia. He venido a acompañarte. He cambiado, todo ha cambiado. Dame la oportunidad del perdón. Acompáñame y lo comprenderás. Aquí todo es ...MARAVILLOSO

La realidad cayó sobre ella. Estaba muriéndose. Fue como si de pronto recordara algo importante, que había olvidado completamente.
Recordó que llovía, recordó un golpe y como el coche comenzó a girar sin control. Recordó el sabor de la sangre y luego el brillo las luces y el estruendo de las sirenas y el repiqueteo de las gotas de lluvia sobre la chapa del coche y el olor a hierba mojada...
. El dolor subió de intensidad azuzado por los recuerdos.

Sobre la luz azul que veía sin ojos estaba siluetada la figura de un hombre, su marido muerto; eso era lo que debían de ver los moribundos. Luis, ese maldito hijo de puta que la había maltratado durante años. Aquel monstruo que le había partido la nariz tantas veces que se la dejó chata como la de un boxeador. Ése que la azotaba con su cinturón porque la comida no era de su agrado o porque el café estaba frio o simplemente por que eran las 11 de la noche. Aquel animal rabioso que la violaba noche tras noche. Ese mismo hombre que la amenazó mil veces con degollarla, hasta esa madrugada en que le abrió la cabeza con un cenicero de cristal.

-Cariño, tienes que vivir, vamos mi niña, tú eres muy fuerte, no te rindas. La voz de la mujer llegó débil y lejana.

-¡Mamaaá, tengo miedo!. ¡Mamaaaaaaaá!

- No puede oírte Julia. No temas, no voy a hacerte ningún daño. Sé que te hice mucho. Pero he pagado mi culpa y ahora vengo para compensarte. ¿Recuerdas?, no siempre fue...

Era cierto. Luís no siempre había sido un monstruo. Cuando lo conoció era el joven y apuesto batería de una banda de heavy metal y ella una chica de poco más de 18 años que se enamoró perdidamente. Fueron felices hasta que aquello entró en sus vidas. Nuevos amigos y nuevos hobbies, todo era parte de un juego. Había que probar cosas nuevas, había que experimentar. Drogas, música extrema y sexo. Un coctel que al final les terminó por explotar entre las manos.

- Julia, es cierto, la muerte sólo es un paso, no es el fin. Si tomaras mi mano... Déjame enmendar todos mis errores. Tenemos una eternidad por delante para que tu alma se reponga de todo el mal que le he hecho padecer. No confíes en mí, confía en Él.

¿Él?, evidentemente debía de referirse a Dios.

Con cada palabra que llegaba de Luis el dolor se mitigaba , actuaban de la misma forma que lo haría un bálsamo. Al mismo tiempo una sensación desconocida la invadía, mezcla de paz, de tranquilidad y aunque pareciera mentira y vergonzante cierto hormigueo parecido al deseo sexual.

- Julia, por favor no me dejes sola...

Los sollozos de su madre captaron su atención de nuevo. El dolor volvió a subir como espoleado por las lagrimas. Haciéndose aún más insoportable.. masticar cristales, respirar fuego, vomitar lava.

Sin poder remediarlo "pensó" en su vida. Esa vida que perecía estar llegando sus últimos instantes justo a esa delgada frontera que la separa de la muerte.

 

¿Su vida? ¿luchar?. Sólo había sido una colección de fracasos.
La única persona que siempre había estado ahí seguía estando allí junto a los pies de su cama de hospital, suplicándole que no se fuera, que tuviera fuerzas, que no se rindiera que luchara por sobrevivir. Su madre.

Dolor y frío, un frío que cortaba. que helaba una sangre que ya no fluía de un corazón que no latía. Sólo oír las palabras de su marido lo aliviaban. El camino de la vida era tortuoso y negro. Sin embargo la luz prometía el fin de ese sufrimiento. El azul era la paz, la muerte.
No podía describir aquello, ninguna palabra podría hacerlo. Los limites de lo humano no podían abarcarlo.

-Julia, ¿aún no le has provocado suficiente dolor a tu pobre madre?. Déjate morir, déjala descansar y toma mi mano.
- ¿Tu mano?
- Sí, mi mano. Julia Él todo lo puede y purgó mi alma y me llenó con su gracia. Él es el reposo y el goce, como no puedes llegar a entender. Mereces una recompensa por todo el dolor que te hice sufrir en vida, Además mírate. Tu existencia es miserable, estás llena de dolor y resentimiento; de miedo que proyectas a tu alrededor haciendo desgraciados a los que te rodean, a tu madre.. Ella también será recompensada a su tiempo. es muy mayor ya no tardará....tu padre la espera. Sí él también está aquí, con nosotros. Julia toma mi mano, confía..

-¿Mi padre...?.
- Claro Julia, aquí estamos todos...y te esperamos.

Su padre, ese hombrecillo que no pudo soportar que su única hija, una díscola drogadicta abandonara el hogar para ir a caer en brazos de aquel niñato. Siempre se había culpado del infarto que segó su vida prematuramente.

Las palabras calaban poco a poco en su mente moribunda....pero ¿confiar en aquel hombre?, que tanto sufrimiento le había causado; que tantas veces después de golpearla, le había suplicado perdón con lágrimas en los ojos y había premiado su confianza con correazos y mechones de pelo arrancados de cuajo a los pocos días.

- Julia.¿Qué temes?....

La silueta del hombre dio un paso hacia adelante. El rostro era el de un hombre sereno ni joven ni viejo como si se acabara de levantar de un placido y largo sueño. Desprendía felicidad, sonreía.

- Julia, toma mi mano.

No era una orden, no era un ruego; era una llamada, una invitación, un regalo.

Oyó un sollozo largo y lejano.... cada vez se hacia más débil . Ella no lo sabia pero había fallecido. Las máquinas a las que estaba conectada se encargaron de comunicárselo por ella a la anciana.

Tomó la mano de Luis, el fondo de su corazón necesitaba la paz. Quería creer lo que le había dicho, quería creer que Dios les amaba.

El azul subió de hasta el blanco puro de una caldera donde se derrite roca . Entonces miles, millones de alaridos,  de gritos, de voces desgarradas llegaron a ella. Licuándole un cerebro que ya no existía. Un calor abrasador le fundió la piel y le he hizo hervir las médulas dentro de unos huesos que tampoco existían. Y detrás de todo aquel maremágnum de dolor, donde esa palabra sólo era una anécdota desde el mas profundo de los infiernos, la carajada enloquecida de una bestia en medio de un éxtasis insano, de un orgasmo demoníaco....

- ¡¡¡¡¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJA TE HE VUELTO A ENGAÑAR JULIA, TE HE VUELTO A ENGAÑAR!!!! .


Fin

 

sábado, 13 de septiembre de 2014

LA CASA #5






El tarro de cristal resbaló de sus dedos, antes de caer osciló sobre la balda metálica intentando aferrarse a ella, igual que un suicida arrepentido en el último momento. Cayó al suelo destramando todo su contenido y rompiendo también la quietud del pequeño supermercado de pueblo.

- ¡Mierda!

Carlos se quedó allí como un pasmarote, observando los cristales y los espárragos esparcidos por el suelo como si fueran restos de dedos blanquecinos y deformes que hubieran estado metidos en un frasco de formol de una morgue, mirándose las zapatillas de deporte empapadas con el caldo de la conserva de espárragos al natural de marca barata. Antes de que pudiera reaccionar apareció una empleada.

- Eso tendrá que pagarlo.

- Lo siento...

Empezó a disculparse, pero la empleada desapareció antes de que pudiera terminar la frase en busca de una fregona farfullando algo sobre forasteros descuidados.

Tomó otro bote de espárragos como el que había roto, lo metió en el carro y se dispuso a terminar la compra lo antes posible con la esperanza de no romper nada más. Había comprobado el don de gentes que gastaban allí, no tenía ganas de perder el tiempo discutiendo con una cajera de supermercado de pueblo malhumorada. Él tampoco estaba de humor, además había cosas más importantes que debía hacer antes de regresar a la casa. 

Cargó la compra en el coche, lo cerró y se encaminó para buscar a la persona que les había facilitado las llaves. No vivía lejos. En realidad el concepto lejos estaba carente de sentido en aquel pueblo. Era una pequeña localidad ubicada en un apartado valle del Sistema Ibérico, poco más que una cagada de mosca en el mapa. Anduvo por sus calles empinadas, estrechas y empedradas; flanqueadas de casas a dos alturas con vigas de madera y fachadas enfoscadas en tonos ocres.

 El sol calentaba ya, pero aún no estaba lo suficientemente alto como para borrar todas las sombras, donde los tres o cuatro grados menos de temperatura recordaban que las montañas no quedaban lejos. El pueblo estaba en silencio, desierto, no se cruzó con nadie, aunque pensándolo bien era lo mejor, sobretodo si los paisanos eran tan acogedores como la cajera, maldita paleta. Sólo el moviendo de los visillos de alguna ventana indiscreta advertía de que al otro lado de las paredes habitaban personas. La imagen de un tronco podrido se coló entre sus pensamientos. Un tronco de aspecto fuerte y robusto que sin embargo ocultaba a miles, millones de termitas silenciosas y ciegas que lo roían desmenuzándolo inexorablemente hasta dejarlo hueco listo para que lo quebrara la próxima tormenta.

En ésas estaba cuando llegó. Era una casa como las demás, ni más alta ni más grande. Pulsó el timbre que anunció su llegada con una chicharra aguda y molesta. Estuvo tentado llamar usando el aldabón que lucia en el portón de madera oscura, pero suponía que estaba allí más como una decoración reminiscencia del pasado que por una función practica. Se pudo escuchar como un cerrojo se descorría y acto seguido apareció la misma mujer que les había dado las llaves de la casa.

-Hola, buenos días. Saludó Carlos.

- Hola, ¿en qué puedo ayudarle?

Era una mujer joven, no más de treinta años morena y guapa. De ese tipo de guapo que no te haría gírate para mirarla por la calle, pero era guapa.

-Perdone que me presente así de sorpresa, no se si me recuerda somos los que hemos alquilado la casa de las afueras quería comentar con usted un detalle.

- Ah sí, no le había reconocido. Pero pase, cuénteme, ¿hay algún problema? Dijo la mujer haciéndose a un lado invitándole a pasar dentro.

- Gracias, sólo será un momento.

La mujer le condujo después del recibidor a un saloncito donde le ofreció asiento en un sofá de polipiel marrón algo pasado de moda pero que estaba en perfecto estado como el resto de los muebles.

Carlos no quería abordar el tema de forma directa, sin irse por las ramas.

- Perdone pero no recuerdo su nombre. Comenzó

- María, me llamo Maria y usted era.. Carlos, ¿Verdad?.

- Sí Maria, soy Carlos.

- Bueno pues usted dirá.

- Bien pues el tema es que cuando llegamos a la casa todo estaba correcto pero mi hija descubrió esto en el jardín. Y la verdad me preocupa bastante que pueda haber por la zona algún desequilibrado capaz de hacer algo así. Comprenderá que no es plato de gusto.

 A la misma vez que hablaba se sacó el móvil del bolsillo del pantalón y buscó la fotografía. Era la última que había hecho así que sólo tuvo que pulsar el icono de galería y sin mirar se la mostró a la mujer y se dispuso a esperar su reacción. La verdad no sabía muy bien que iba a conseguir. Pero en aquellos pueblos tan pequeños todos se conocían y si había algún torturador de animales podía de alguna forma mandarle un mensaje, “ Eh! Tú deja de hacer eso aquí, al menos mientras yo y mi familia estamos en la casa”.

- Perdone pero no sé que me quiere decir con esta fotografía. Sí hay un gato muerto junto a un árbol, pero es una casa de campo y los gatos mueren.

La respuesta de la mujer lo cogió completamente descolocado, fue como si le hubieran echado un jarro de agua fría por la espalda

- ¡¿Cómo, que qué quiero decir?! Eso ha sido obra de un sádico, de un enfermo mental.. No salía de su asombro. ¿Cómo podía tener esa cara tan dura?

Al rostro de la mujer se le sonrojaron los carrillos y se le abrieron los ojos llenándole la cara. Iba a decir algo pero prudentemente se calló y le giró el móvil para que él mismo pudiera ver la fotografía.

Efectivamente allí estaba el gato y efectivamente también estaba muerto. Pero sólo parecía muerto y no dormido porque yacía como desinflado, como si fuera un muñeco de peluche al que le hubieran sacado el relleno. El animal estaba echado al pie del pino de costado, pero no había rastro de ensañamiento, ni de tripas, ni de gusanos, ni de crucifixiones. No podía ser él lo había visto, Paula lo había visto…él mismo había tomado la foto y lo había enterrado con sus propias manos.

Ahora el rostro que se puso rojo fue el suyo. No sabía qué decir o qué hacer. Era una situación tan surrealista.

- Perdón, no sé que ha podido pasar. Lamento mucho haberla molestado.

¡Qué tontería! Se arrepentía de sus palabras la misma vez que iban saliendo de su boca. Era mejor no decir nada más.



Se levantó como un resorte intentando no perder aún más la poca dignidad que le quedaba. La joven le acompañó hasta la puerta en silencio, en sus ojos había una expresión que no supo interpretar, una mezcla entre desconfianza y temor. Con seguridad pensaría que no estaba bien de la chaveta. No podía culparla.


CONTINUARÁ....


LA CASA#6