NOSOTROS

NOSOTROS

lunes, 27 de abril de 2015

Dr. Jeckyll & Mr. Rock:La sensibilidad cósmica de Prudence Farrow


La llegada de los años sesenta y la irrupción del arte popular creó una ''atmósfera'' muy ''ácida'' en el estilo de vida de la mayoría de artistas de cualquier doctrina.
Tan ácida como esos chicles que cuando los tienes en la boca rodean de saliva todo tu cuerpo, te convierten en una burbuja de colores gigante y te hacen volar por arcoiris de caramelo, a lomos de un unicornio rosa con crines de oro de hadas muertas..
Aún quedan ''supervivientes'' de la época que cuentan un sinfín de historias dignas de todo un Harry Potter después de comerse un yogú caducao.

Sopecho que todavía no se han podido bajar del unicornio..

Los Beatles no iban a ser menos y siguiendo esta nueva corriente inspiradora, en febrero del '68 viajaron (en el sentido literal, jeje) hasta la India para aprender las enseñanzas del gurú Maharishi Mahesh Yogi.

Pero no fueron unas jornadas de convivencias exclusivas con el maestro de la meditación, fué un curso adaptado a un grupo de sesenta alumnos,, entre los que se encontraban músicos, periodistas y actores y entre estos actores se estaba Prudence Farrow, hermana de la más popular Mía.

Según cuentan los entendidos en el universo Beatle, el gurú les mostró su gran preocupación por Prudence, ya que llevaba tres semanas sin querer salir de su cabaña.
Al parecer, estaba tan ''impresionada'' con el nivel de conciencia que estaba experimentando gracias a las enseñanzas del maestro, que las horas libres que tenían (y eran muchas) en vez de salir a pasear, relacionarse con otras personas o realizar cualquier otra actividad, ella se encerraba en su cabaña y continuaba con la meditación.

Lennon y Harrison tras conocer la situación personal que estaba atravesando Prudence, fueron a visitarla con la intención de darle un poco de ánimo y le dijeron que le habían escrito una canción.



                                                     ''THE WIND IS LOW
                                                      THE BIRDS WILL SING
                                                      THAT YOU ARE PART
                                                      OF EVERYTHING
                                                      DEAR PRUDENCE''

Esta maravilla de canción fué grabada entre el 28 y el 30 de agosto de ese mismo año entre un ambiente un poco triste para Ringo, ya que resultaban muy dolorosas las declaraciones de Paul (en las que estoy de acuerdo sólo por esta vez) sobre la capacidad técnica del batería y se estaba planteando muy seriamente la posibilidad de abandonar la banda

Dear Prudence aparece en el décimo disco de The Beatles, el ''white album'', un disco que es cabecera para miles de personas.





En la grabación usaron varios instrumentos ''inusuales'' ya que tenían más avances electrónicos y capacidad de grabación, lo que les permitió jugar con otros sonidos y experimentar con pistas dobladas e improvisar en muchas de las partes de varias canciones





Quizá no sea la canción más popular o la más radiada, me da igual, me parece una joya digna de rendirle pleitesía por la armonía, por la belleza y sensibilidad del mensaje, por la generosidad de los compositores y porque como guitarrista que soy, debería ser enseñada en los conservatorios.







Según me dejó anoche apuntado en un tippex Mr. Rock, dice muy escuetamente:
''la versión más pulcra la hace Alanis. no admito propuestas''.

Cuánta soberbia, caballero!
Y no me contesta al teléfono, creo que aún le pica lo de El Martillo de los Dioses

Alanis Morisette es una cantante y compositora canadiense (de Ottawa, pero desconozco el gentilicio. otawense seguro que no es) que con tan sólo dieciseis años grabó su primer larga duración, pero no fué conocida mundialmente hasta  1995 que lanzó ''Jagged Little Pill'' con canciones tan populares como ''You Oughta Know'', ''Hand In My Pocket'', ''Ironic'' o ''You Learn''.




Las canciones giran en torno a mujeres decididas a abrirse camino en solitario por ellas mismas intentando dejar atrás infancias tristes relaciones tormentosas y las propias inseguridades personales.

Y como todo artista que ha empezado desde los bares más diminutos noche tras noche y ha tenido que hacer propias versiones ajenas que le han granjeado unos pocos aplausos más, Alanis ha sentido esa especial atracción que provocan algunas canciones de los Beatles, que resultan tan hipnóticas que provocan al intérprete y al escuchante una cierta sensación de paz y armonía.




                                               
                                                           ''THE SUN IS UP
                                                             THE SKY IS BLUE
                                                             IT'S BEAUTIFUL
                                                            AND SO ARE YOU
                                                             DEAR PRUDENCE''







No es necesario añadir más después de esto, tan sólo quería contaros la relación cósmica presente en las almas sensibles de los creadores de canciones.
Hay Blogs y miles de páginas de internet con biografías muy bien detalladas con todo lujo de detalles más que recomendables para quien desee empaparse de datos fechas, anécdotas y un sin fín de curiosidades, pero yo hablo de emociones, de las sensaciones que percibo cuando oigo música.
Entonces ese arcoiris de caramelo vuelve a hacerse visible sólo para mí y lo recorro entero mientras suena la canción.


Mantengo humildes mis orejas.

                                                      

domingo, 26 de abril de 2015

AZUL #13





 

Los huesos sintieron la humedad salada que atravesó, el abrigo de lana azul y la camisa de popelín. Las mandíbulas del invierno le rodeaban, como el gato que juguetea con su presa antes de devorarla. Las suelas de cuero de sus zapatos rechinaron sobre el hormigón despostillado del suelo. Las piedrecitas sueltas se hincaban azuzando a sus durezas a morder cual perros rabiosos, haciendo de cada paso un calvario.
Pasó el dedo por la pantalla de su teléfono que le mostró unos dígitos plateados 07:06 am /28-12-12 sobre un fondo negro. Desplegó el menú y accedió al correo electrónico para consultar la última entrada.
Tenía que presentarse a las 7:30 del día 28 en la aduana del puerto de Buélgar. Un barco había arribado llevando en sus bodegas inmigrantes ilegales subsaharianos, que rescataron a la deriva en alta mar; su barcaza había naufragado cuando se e dirigían a la costa. Más de treinta, entre ellos dos niños.
Alzó la mirada y allí estaban las rejas que cerraban el paso a la zona franca del puerto. Detrás de ellas se veía el buque de casco negro y bandera de conveniencia, amarrado. De sus tripas salían varias pasarelas como arpones que lo hubieran varado. Por una de ellas bajaban varias figuras arrebujadas en mantas que en la distancia le recordaron a los Jawas de Stars Wars. En tierra les esperaban las autoridades portuarias acompañadas por la Guardia Civil y un hospital de campaña de la Cruz Roja. Lamentablemente no era una inocentada.  
De nuevo una ráfaga de viento le arañó la cara con sus dedos helados. Volvió a sentir como el aire gélido atravesaba sus ropas. Sintió vergüenza de si mismo. Hacia unos instantes se hubiera quejado, pero viendo como llegaban aquellos hombres mujeres y niños comprendió que él no podía saber lo que era el frio.
Algunos, los más afortunados, lo hacían apoyados en los hombros del personal sanitario, los menos pesados, como los niños, en brazos, otros que ni si quiera podían mantenerse en pie ,en camillas que subieron a buscarlos y después estaban los que nunca verían el final de su particular odisea, también en camillas pero bajo lo que parecía papel de aluminio. Como sobras de un menú.
Luis no llegaba a entender que locura les empujaba a meterse en el mar, en una cascara de nuez, en pleno mes de diciembre. Sin duda tenían que estar desesperados. Pero por suerte el estaba allí y al menos alguno de ellos vería cumplidos sus deseos.
Se encaminó al puesto de control de aduanas. Allí había un funcionario del puerto y un guardia civil. El funcionario debía lindar la edad de jubilación, estaba sentado a una mesa consultando unos papeles y ni si quiera se percató de su llegada. En cambio en guardia era un chaval que debía haber salido de la academia ese mismo año. En su cara el acné todavía campaba a sus anchas. Cuando se acercó llevo su mano extendida a la sien y saludo de forma marcial.
- Buenos días.
- Buenos días agente. Saludo Luis. Por favor preguntaba por el teniente Alarcón.
- Lo siento el teniente Alarcón está en estos momentos ocupado. Comento haciendo un gesto con la cabeza indicando el desembarco. Si le quiere dejar nota o le puedo ayudar yo.
-Si ya veo, pero creo que me está esperando. No podría comunicarse con él. Dígale que soy Luis y que vengo de parte de Set.
Después de transmitir el mensaje y recibir instrucciones por el walkie el joven agente le guio a través del puesto aduanero. El funcionario seguía absorto en sus papeles y ni siquiera levantó la cabeza. El puesto en si, eran varias dependencias que confluían en un pasillo central. Todo tenía el aspecto frio e impersonal que tienen las instalaciones estatales. Su destino fue una habitación que no tendría mas de 10 metros cuadrados completamente desnuda a no ser por una mesa cuadrada de tapa de formica marrón y cuatro patas de hierro, que pedían a gritos un poco de pintura, acompañadas de dos sillas en el mismo estado. Sólo había una rejilla, que era aparentemente el único sistema de ventilación a parte claro esta; de la puerta. Luis nunca había estado en una sala de interrogatorios pero desde luego, eso era a lo que ésta se parecía. No sé por qué esperaba ver un flexo sobre la mesa, pero no había absolutamente nada.
Se quedo allí sentado en soledad, esperando una vez desaparecido el guardia civil novato. Sin nada más que hacer, su mente comenzó divagar primero se acordó de Paula. Tendrían que llevar a la niña a algún especialista. Dejarían pasar las fiestas, en estos días todo era más complicado. Entre las vacaciones y los días festivos el país parecía quedar al ralentí. Ya lo había hablado con Laura  y como no podía ser de otra forma estaba de acuerdo. No querían empezar un tratamiento o lo que fuera que hubiera que hacer y tener que estar suspendiéndolo cada dos por tres. Además Paula necesitaba reposo y unos días estando en casa tranquila no le harían mal. Lo que todavía no entendía es que tipo de situación le habría estresado hasta ese límite. Desde luego los niños son muy sensibles. Quizás las últimas discusiones con Laura....
La puerta se abrió bruscamente. Luis respingó en la silla. Por ella entró otro guardia civil, algo mayor que él, alto, al que se le adivinaba la cabeza afeitada aunque llevara puesta la gorra reglamentaria. Tenía los ojos pequeños y claros lo que unido a su nariz pequeña y afilada le daba un aspecto de roedor. Era curioso, pero había personas a las que nunca habías visto antes y con las que jamás has cruzado una sola palabra pero por alguna razón, no te caen bien. Ésa fue la sensación que tuvo Luis en cuanto vio al teniente Alarcón.
_____________________________________________________________________________







El camino amarillo serpenteaba sobre una colina de hierba verde salpicada de florecillas de colores. En el cielo azul, el sol radiaba luz y calor haciendo que las gotas de lluvia que aún quedaban sobre pétalos y hojas brillaran como pequeñas joyas engarzadas. Ya no había nubes y junto al astro rey lucía un arcoíris que enmarcaba todo el horizonte. La senda gualda seguía haciendo curvas a la manera de los meandros de un rio dorado para desembocar en la cuidad.
La ciudad se erguía majestuosa, con sus altas torres y campanarios cubiertos de mármol blanco, rematados con pendones y banderines verdes como el color de los tejados. Pero no era un verde normal, del que se puede conseguir con un barniz o pintura. No, era el verde de las esmeraldas, pues era de eso era de lo que estaban hechas todas las techumbres. No en vano ése era el nombre de la ciudad, Esmeralda.
Laura corría hacia ella, corría con toda su alma, corría y corría. Los mechones estúpidamente rubios que parecían de muñeca, se le pegaban a la cara por el sudor. Sus zapatos de color rojo rubí, parecían de juguete y golpeaban los baldosines con el chasquido metálico de los bailarines de claqué. Incluso su absurdamente cursi, vestido azul no era propio de ella. No sabía nada, ni como había llegado allí, ni por qué tenía ese aspecto de muñeca, lo único que sabía era que tenía que seguir corriendo, para llegar a la ciudad Esmeralda, porque allí estaba Paula.
Sus puños golpeaban repetidamente, con todas su fuerzas el portón de madera ennegrecida, que guardaba la ciudad. Mientras gritaba el nombre de su hija. La madera recibía los golpes, uno tras otro. Laura notó como poco a poco la madera parecía cede, como si el portón fuera perdiendo consistencia y en vez de golpear roble macizo golpeara primero, caucho y luego alguna goma, cada vez más y más blanda. En uno de sus golpes los puños se introdujeron hasta las muñecas en la masa gelatinosa y negra en que se había transformado la puerta. Con renovadas fuerzas siguió golpeando la sustancia que seguía licuándose, con más furia ahora empleando los pies, pateando, incluso mordiendo la superficie negra y viscosa que se introducía en su boca dejando el regusto a hierro de la sangre coagulada. Había comenzado a oír la voz de su hija, en la lejanía, detrás de aquello; la llamaba aterrorizada. No estaba sola, otras voces, algunas infantiles pero otras adultas también suplicaban ayuda. Sus dedos rebuscaban intentando asir algo. Repentinamente unos dedos fríos y largos la agarraron con fuerza, por la muñeca y tiraron de ella violentamente hacia dentro. Entonces, notó como la masa negra la invadía, introduciéndose por todos los orificios de su cuerpo, sintiendo su frio muerto y la voces desgarradas pidiendo auxilio en la cabeza y sobre ellas la de Paula, llorar, gritando ¡Mamá¡  ¡Mamá!

Los gritos de su hija la sacaron de la pesadilla de la misma forma que la mano del matarife agarra un pollo por el pescuezo, hubiera batido un récord olímpico si se hubiera cronometrado la velocidad a la que recorrió los escasos metros que la separaban la habitación de Paula.





Continuará….





viernes, 24 de abril de 2015

Dr. Jeckyll & Mr. Rock: ''El Grito de El Martillo de los Dioses''

El hit-single por excelencia que cualquier artista quisiera tener para un disco de consagración como el tan discutido Led Zeppelin III es decir, el tercer disco de La Mejor Banda de Rock de todos los tiempos:

           





2:26 de pura energía, de actitud, un K.O. técnico desde que suena la campana, en términos pugilísticos.

2:26 que dejan muy claro que los Zeppelin están más que consagrados desde la edición y mastodóntica gira del anterior disco.

La canción empieza con la apisonadora Ludwig, la marca que hizo famosa John Bonham para el rock, marcando un caprichoso pero demoledor ritmazo que es el sello característico de esta banda, junto con un riff de guitarra del amigo Page que a la postre será más que imitado, plagiado y usado en programas deportivos, films, documentales, anuncios de TV, cuñas de radio y un largo etcétera




John Paul Jones aporta  un arreglo de bajo tambien muy serio y machacón hasta que llega la parte conocida como estribillo, donde nos vuelve a dar una lección magistral de desarrollo virtuoso de acordes sobre un bajo pedaleando sobre notas añadidas..

Robert Plant entra de una forma salvaje. El apodado ''cantante de la voz ingrávida'' nos vuelve a deleitar con otro de los gritos más famosos del universo roquero. Esos ''a-a-aaaaaaa- ah!!!'' quedarán para la posteridad por ser casi inigualables en tono, en feeling y en estilo.


''Inmigrant song'' hace mención a la expansión vikinga:

''Venimos de la tierra del hielo y la nieve,
Desde el sol de medianoche donde sopla la primavera caliente
El martillo de los dioses va a conducir nuestros barcos a nuevas tierras,
Para luchar contra la horda, cantando y llorando: Valhalla, estoy yendo!''




La parte que hace referencia al martillo de los diose dió lugar a que tanto fans como crítica especializada se refiriera a ellos como:  El Martillo de los Dioses.




El Dr, Jeckyll está que hecha chispas, abrumado, superado por la originalidad de Led Zeppelin, Mr. Rock se lo ha puesto esta vez muy muy difícil para que encuentre versiones de otros artistas que superen al original, pero claro, hablando de esta banda, todos los artistas se quedan pequeños.

Los podrían ''igualar'' con tecnología actual como hicieron Trent Reznos y Atticus Ross:


No está nada mal .......haciéndolo con samples, máquinas y cutro mil efectos en la voz. No es restarle mérito, tiene un trabajazo y una discográfica detrás poniéndoles a su disposición todas las herramientas necesarias, pero que no se nos olvide que los originales vivían en la era analógica.
Sí, ya existían un montón de trucos de grabación y un buen número de pedales de efectos para guitarra y bajo, pero no existían cajas de ritmos, ni samples, o realmente tocabas y cantabas muy bien, o no había forma de realizar milagritos discográficos como hoy.

Quizá la magia del directo sea la única que se atreva a acercarse en calidad y fuerza a las canciones de Zeppelin y el mejor exponente encontrado lo han hecho Slash quien fuera guitarra de Guns'n'Roses y Myles Kenndedy, cantante de Alter bridge. Ambos, artistas más que reconocidos en sus respectivas carreras.

Slash no tiene nada que envidiar a Page como instrumentista, pero el abanico estilístico y compositivo de Jimmy es muy difícil de conseguir, aunque está dejando un buen legado de canciones que pasarán a la historia como el riff de ''sweet child o' mine''.
Myles tiene una gran voz, fuerte, aguda y batallada, con un timbre de acento nasal muy característico y reconocible, pero sin la amplitud de registros y la sensualidad de Mr. Plant.

No por esto desmerecen ninguno de los dos, al contrario, hay que tener lo que hay que tener para salir al escenario y atreverse a hacerlo y salir bien librado. Al menos estos lo hacen, otros no son nada sin maquinitas.


Muy grandes! Y muy profesionales estos dos chicos.

Por eso y otras muchas más cosas me gusta el Rock, por la actitud de: esto lo hacemos por nuestros santos bemoles!


Innecesario añadir nada más sobre estos dos artistazos, verdad?

Los buenos siempre acaban juntándose!!



Pero bajo el grito de El Martillo de los Dioses.





Mantengo humildes mis orejas:)


domingo, 19 de abril de 2015

AZUL #12









- Por favor, si pueden rellenar estos cuestionarios.
La voz del psicólogo era amable y cordial pero firme, como una barra de acero envuelta en terciopelo.
-¿Qué son? Preguntó Luis.
- Es un protocolo que se sigue cuando un menor ingresa con un determinado cuadro.
Si lo desean pueden negarse a rellenarlo. Pero quiero que sepan que podrá ser tenido en cuenta en una posible denuncia por malos tratos.
- ¿Qué está usted insinuando? Dijo Luis al que las mejillas se le tiñeron con parches rojizos.
Perdónenme pero yo sólo les informo de las posibles consecuencias que pueden tener sus actos. Su hija ha entrado con un cuadro de ceguera producida por algún tipo de shock. El hospital en este momento, lo único que hace es velar por los intereses de la menor y no se descarta ninguna posibilidad.
Laura que estaba sentada al lado de su marido fue la que tomó la palabra.
- Doctor, perdón no recuerdo su nombre.
- Jovellanos.
Laura volvió a comenzar.
-Doctor Jovellanos perdónenos; pero en este momento, estamos un poco nerviosos y cansados. Por su puesto colaboraremos en todo lo que pueda ayudar a nuestra hija. Terminó la frase dejando en el aire la sensación de que no lo había hecho, como cuando hablas y olvidas eso que estás a punto de decir; lo que produjo un silencio incomodo y una mirada curiosa del doctor que le preguntaba ¿tiene algo más qué decir? Claro que tenía algo más que decir. Que su hija acusaba a un amigo imaginario de haberla castigado a no ver. Pero sintió un miedo atroz. Y si era verdad, y si al decir al médico que su hija tenía un...algo en la cabeza que le hacía daño. Y si por decirlo lo enfadaba más y la "castigaba" otra vez. Decidió callar. Todo era tan extraño .Tenía que hacer algo, pero el miedo no la dejaba pensar con claridad.

Rellenaron los cuestionarios que fueron a engrosar el historial clínico de Paula que quedaría archivado junto con otros miles. El diagnostico final: afectación aguda de la zona peristriatica del lóbulo occipital del encéfalo, de origen desconocido, con pérdida temporal de visión. Se valora posible causa psicosomática. Tratamiento reposo físico y emocional y seguimiento neuropsicológico. La niña fue dada de alta bien entrada la noche.

- Bueno, Paula menudo susto nos hemos llevado ¿Verdad? Adiós y que traigan muchas cosas los reyes.
Se despedía el doctor Jovellanos. Paula iba de la mano de su madre, con cara de sueño y parecía haber olvidado el motivo de su visita al hospital.
Este episodio no tiene por que repetirse, pero no cabe duda que su hija está o ha estado sometida a algún tipo de situación estresante que ha desencadenado esta sintomatología. Les aconsejo, que no bajen la guardia y que el caso de su hija sea estudiado por un especialista, como hemos aconsejado en el informe. Lamentamos no poder hacer nada más. Esto es un servicio de urgencias médicas. Nuestro servicio de psicología está orientado a paliar efectos traumáticos en caso, de por ejemplo accidentes y no puedo llegar más allá con Paula.
El doctor continuó hablando, miraban a los padres indistintamente; sin embargo ahora se centro directamente en Laura. Un escalofrío le recorrió el espinazo.- (Sabe que oculto algo, lo sabe).
Pero, y esto se lo digo desde mi mas estricto punto de vista personal y profesional; no pierdan de vista este episodio, puede ser un mecanismo de alarma que esconda algo más.
- Muchas gracias doctor. Le agradecemos mucho, todo lo que han hecho y seguiremos sus consejos y tenga feliz año. Concluyó Luis estrechado la mano del doctor.
 Su mujer también lo hizo. La mano del psicólogo envolvió la suya con fuerza y sus ojos se clavaron en ella con la misma firmeza de la despedida.
 Los tres volvieron a atravesar las puertas de urgencias, pero esta vez en sentido contrario. Las hojas dobles de cristal se abrieron con un suspiro de alivio. Fuera el frío les golpeó en la cara y les despabiló. Sus alientos se enfriaron rápidamente, convirtiéndoles en bestias de hocicos humeantes. Aunque en realidad el único monstruo que allí había no respiraba, ni expulsaba fumarolas de vapor por las fosas nasales. El único monstruo que allí había estaba dentro de Paula, acomodado y aún degustando su banquete navideño. Ella

Continuará..






jueves, 16 de abril de 2015

Kings & Queens

Cuando una persona tiene inquietudes artísticas, las sabe encauzar y tiene claro el estilo o la forma que le quiere dar a su arte, tiene casi medio camino recorrido en el show bussines.

Esto es lo que le ocurre a Leah McHenry



Este bellezón de ojos felinos, es una compositora y cantante canadiense (Vancouver) influenciada por la música celta y el heavy metal, entre otros estilos.


Leah, como banda, comenzó su andadura en 2009 teniendo ya muy claro que el cáliz de su música iba a contener elementos de la cultura celta y una variada selección de subgéneros del Metal como: Progresivo, Sinfónico y new age, adornando alguna canción con preludios de canto gregoriano.


En 2012 grabaron el primer disco: Of Earth & Angels y en el presente año han publicado: Kings & Queens, invitando a artistas de otras bandas como a Eric Peterson (Testament, Dragonlord) Barend Courbois (Blind Guardian, Tank, Vengeanve) o Timo Somers y Sander Zoer (Delain)






El disco es generoso en canciones, un total de quince, con su duración y ambientación cada una de ellas.
De ello se han encargado y muy bien los demás miembros de la banda y músicos de sesión como:
Jeff Caines, teclados
Jason Skilton, bajo
Esther Cannon, harpa
Derek Usher, cello


Kings & Queens está considerado según la prensa especializada, el mejor disco de Metal Sinfónico en lo que va de año y tras unas cuantas escuchas en su totalidad, me atrevo a darles la razón.
El disco se presenta bien cuidado en detalles desde su carpeta, presentación, fotografía, etc.


Y tanto los componentes de la banda, como los músicos de sesión y artistas invitados hacen un gran trabajo al servicio de las canciones.


Cada canción lleva sus arreglos de piano, cuerda, coros o lo que se adecúe mejor en cada momento y la voz de Leah suena entre ingrávida a veces, susurrante, inquietante o sensual sin llegar a ser una voz cultivada en lo operístico, pero sí delicada y fuerte según los pasajes musicales.
Pianos elegantes, oscuros, instrumentos de cuerda de presencia seria y discreta, dobles bombos en aquellos lugares de la canción que la hacen elevarse y subir las pulsaciones y unas guitarras heavys muy bien arregladas.

Esto es lo que presentan Leah con este buen disco de metal sinfónico.


Leah McHenry tiene tambien un proyecto en paralelo con el anteriormente citado Mr. Peterson, llamado Dreamland.






Y esto es todo, que no es poco, un segundo disco, más que aceptable, magnífico!

tanto los solistas como las banda, siempre se les ha evaluado de la siguiente manera al publicar sus trabajos:

1º- la novedad
2º-la confirmación
3º-la consagración

Con el primero se dieron a conocer y con este segundo están ya más que confirmados.
Ya sólo queda el salto al vacío que supone el tercer disco. cruzo los dedos para que no les mareen las alturas y nos regalen esa tercera entrega que les consagre como estrellas del metal sinfónico.

Mientras tanto, disfrutemos de los quince regalos musicales de este buen disco llamado: Kings & Queens







Mantengo humildes mis orejas:)