NOSOTROS

NOSOTROS

miércoles, 29 de julio de 2015

Summer song

''para hacer bien el amor hay que venir al sur''
Raffaela Carrá.
Sí, bonita, pero en invierno, en verano puedes morir deshidratada.

''all my loving''
Los Manolos.
Naino naino ná.

''la barbacoa''
Georgie Dann
En verano una barbacoa, pa pegar fuego? Joer, Georgie!

''sólo se vive una vez''
Azúcar Moreno
..y cuenta luego hasta diez: guan, chu zrí, caramba! ejem

''bomba''
King Africa
bailarrr, bailarrr, con ese tipazo y sa túnica, haber cantao el kulún gelé de Botswana

''macarena''
Los del Río
,,y en la jura de bandera del muchacho, se la dió con dos amigos''.
Al pendón éste lo bailaron hasta en la Casa Blanca!

''yo quiero bailar''
Sonia y Selena
...baila, baila, bailando vaaaa..!
Reivindicando a Herman Hesse y H. P. Lovecraft

''gloria''
Umberto Tozzi
...faltas en el aire, faltas en el cielo.... y escribiré tu historia con la palabra Gloria...''
Todavía no sé si es un homenaje a Santa Teresa de Jesús o se ha enamorado y no sabe cómo se llama.

''ave maría''
David Bisbal
''..eres lo que quiero, eres mi tesoro,
eres todo un horco, tienes pico-loro''
Joer paisano, tenías que haberla cantao así, mecachis!

''porompompero''
Manolo Escobar-
Manolo, si me escuchas desde el cielo y guiñándote un ojo, te digo: vaya ratico bueno de risas os tuvísteies que meter componiendo;
''porom pom pooom. porompo porom pompero, peroo,
porom poróm pompero, proooó,
porompo poróm pompooooóm!!''

Esto ha sido una pequeña muestra de nuestro torrente inagotable de variedad artística nivel: graba eso mismo, que no vamos a dar el concierto de año nuevo en Viena, que es pa pasar un buen rato de risas y bailes.
Y así debe ser. Somos seres gregarios, nos gusta juntarnos un grupo con cualquier pretexto, compartir comida, bromas, risas, baile, etc. y como las discográficas siempre han estado ojo avizor buscando artistas que ofrecieran algo más o menos sencillo y que incitara al baile, fué naciendo la famosa ''canción del verano''.
Un formato sencillo (a veces simple y vulgar) de no más de tres minutos, ritmo alegre y letra fácil.
No quiero con esto menospreciar el trabajo de los profesionales, sólo ha sido mi visión cariñosa del negocio musical y las sensaciones que me producen este tipo de letras.

Nunca habéis hecho una interpretación libre de una canción del verano? Habéis escrito vuestra propia letra desvergonzada e irrespetuosa de una canción famosa? Hay que hacerlo, es uno de tantísimos placeres que hay n la vida y agudiza el ingenio si no os  gustan los sudokus.

Volviendo a la canción del verano, mi sensación más emocionante cuando pienso en el verano y le pongo banda sonora a mis recuerdos y todo lo que me gusta hacer, pienso en bucear, rodar en bici por mi pueblo, hacer rappel(cuando era más joven) etc..se me altera el ritmo cardiaco y casi creo notar la adrenalina empezando a impacientarse!

Hay infinidad de canciones que te pueden poner en órbita y hacerte creer indestructible, pero mi favorita es precisamente ''summer song'' de Joe Satriani.

Es un sensación de libertad, velocidad, energía vital, un subidón! Casi lo más parecido a saltar en paracaídas.

Desde EL CAJON DE LA CALAVERA SINFONICA, quermos daros las gracias por entrar en esta cueva y desearos un gran verano, que puedan deisfrutarlo cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día!


sábado, 25 de julio de 2015

Te odio



 

 
Al oído, te digo que te odio
Al oído te lo digo; te odio.
Mientras muerdo el lóbulo de tu oreja
Mientras miro tu cara
Mientras tu oreja sangra y tu cara tiembla
Te lo digo y te odio
mientras mis dedos se hunden en tu cuello
mientras tu cuello se ahoga
mientras ahogo a tu cuello.
Te odio mientras te lo digo,
mientras mi rodilla se clava en tu espalda
mientras tu espalda se quiebra bajo mi rodilla.
Te odio y te lo digo:
Te odio,
te quiebro
te lo digo, te hundo
te ahogo, te odio.
Te lo digo; te odio.




Entonces supo que había llegado el día


Jineta y artes. De pesca.

Así podría resumir a un vecino de mi abuela, allí en mi pueblo, donde sólo podías vivir de lo que daba la tierra o salir a faenar. Ninguna de las dos opciones eran tentadoras, aquí apenas llueve y los invernaderos están empezando a verse y la mar no ofrece ya ninguna posibilidad de progreso, sólo se permite la navegación de recreo.
Décadas de lagunas legislativas y un fondo marino masacrado por el abuso fácil y constante tanto de los visitantes como de los lugareños, aunque he de decir al hilo de esto, que nadie tan ecológico ni tan amante de su entorno como aquél que vive de él.
Sólo un jabegote conoce mejor que nadie las épocas de pesca, las fechas de las corrientes de paso que traen grandes cantidades de peces de todos los tamaños, el desove, para no usar redes de arrastre(que entonces eran permitidas), las fases de la luna que son propicias, etc.
Los furtivos nunca han sido bien recibidos. No eran del pueblo, no había tanta necesidad.

El ''vecino'' (al que me voy a referir así por respeto a él y a su familia) vivía en un de las cuevas naturales del pueblo, zona antaño volcánica, lo cual propiciaba estos ''lujos'' naturales, pero sin electricidad ni ningún otro tipo de comodidad que la única que daba el entorno.

Vivía allí con su esposa y sus siete hijos, con no más de un año y pico de diferencia entre hermanos. Como se suele decir, eran ''todos parejos''.
Las cuevas adyacentes eran pequeñas, apenas se podía entrar de pie en ellas, pero eran adecuadas para guardar las artes de pesca, algún utensilio obsoleto y cobijo en días de tormenta de algún animal.

En una de estas, guardaba una jineta que usaba para cazar cinejos cuando no salía a faenar. Ya entonces no se podían tener estos animales, algo estaba empezando a cambiar en nuestras leyes, él lo sabía, pero la vida en los pueblos que están un poco apartados nunca ha sido fácil, pero también decía: alimentar ocho bocas no es fácil, el que quiera, que ocupe mi lugar aquí.






Nunca he conocido un pescador cobarde. Pueden ser cualquier cosa menos eso. Ellos aman a La Mar, la llaman así, en femenino, para estrechar más los lazos de unión, si cabe. Aquí salían a faenar con el ocaso en sus viejos cascarones de seis metros de eslora y los más sacrificados del oficio ya le habían adaptado un viejo motor de gasoil. Los remos en noches de tormenta, casi no valían de mucho, había que volver a tierra y sin un motorcito que te ayudara, lo tenías muy difícil, aún siendo esto el Mediterráneo. Aquí las tormentas se han tragado flotas enteras.

Usamos mucho la expresión: ''te temo más que a un nublao'', supongo que será originaria de otra región, pero nos viene al pelo!

El vecino no era un tipo muy sociable, de hecho llegué a verlo en contadas ocasiones y nuestras charlas no iban más allá de cuatro formalidades y algún comentario de alguna noche de tormenta y borracheras.


-pienso mucho en la muerte, niño! me dijo una vez mientras se bebía una botella de vino en cuatro tragos.
Nunca le ví tambalearse por beber, excepto el típico bamboleo que tienen los de la mar al caminar, pero según me decía cosas, deduje que había tenido miles de horas en la noche a bordo de su barca para pensar en todo. En todo, hay tiempo para pensar en todo cuando estás en la mar.

''La noche y la mar crean brumas,
saludas a los fantasmas
y te envenena una bruja''.

''Si la noche no saluda
y la mar no te acaricia,
átate un cabo y respira
y que no te coma la prisa''.


El cielo estaba negro aún siendo media tarde en mi pueblo, sólo se abría para mostrar los rayos que caían a la mar como racimos de uvas. El levante pegaba de cara y las olas pasaban los cuatro metros de altura.

-no vayas a salir ahora con la barca, por los clavos de cristo te lo pido, mira tus hijos, no te dá ná?
-los niños ya comen solos, no les va a pasar ná malo.
-quieres que vaya a la tienda y les pida una botella de vino fiá? vengo de momentico, pero espérate aquí.
-que no, que si quiero vino, tengo en la barca!
-pero no ves cómo está la mar de fiera? te va a tragar! me vas a dejar aquí desampará, con mi padre y tus hijos, se te se mueve ná por dentro? qué te ha pasao, que no te conozco?
-yo la cabeza la tengo en su sitio y mi sitio está en la mar, así que me bajo a la playa y me voy.

Nunca más se supo nada de el vecino. No volvió a aparecer, ni un rastro de la embarcación que yo sepa y mucho menos de él.
Hay tormentas pasajeras que se van capeando con más o menos dificultad y suerte, pero luego se calman las aguas y se sigue faenando. Así día tras día, noche tras noche, pero hay otras tormentas, mucho más terroríficas, son las que se apoderan del corazón de alguien, ya sea cartero, bailarina o como en este caso, pescador.

El vecino no supo cambiar el rumbo de su alma cuando le llegó la tormenta y naufragó en su propósito de superación, en poder otear otra clase de vida, un futuro más esperanzador y como todos los espíritus libres, prefirió reunirse con su amada antes de ahogarse en la realidad de su vida.

Esto no es un juicio, no soy juez, es un intento de empatizar con una forma de vida que me pilla muy de cerca, es algo que me produce un profundo respeto y admiración. No es fácil la vida de la gente de la mar, nunca lo ha sido, pero están envueltos en un halo de libertad, de leyendas y de historias muy humanas, de gentes sencillas, pero con una alta conciencia de el ''yo'', de contemplar la vida y percibirla de forma diferente desde la soledad de sus embarcaciones.

La familia de el vecino, quedó muy mal amparada, tanto en lo emocional, como en lo social, pero entre los vecinos y demás recursos sociales pudieron salir adelante dignamente.

Seguro que hay miles de historias como ésta en cualquier lugar del planeta, sobre personas que viven de una manera especial y quieren acabar sus días conscientemente de la misma manera, sin importarles lo que dejan atrás, ni familia, ni mucho menos amigos, ni lugares, ni momentos.

El vecino lo fué descubriendo, se dió cuenta que la mar era su vida y que la mar era eterna.

Supo que había llegado el día..





viernes, 17 de julio de 2015

El bajista anónimo


Richy, diminutivo cariñoso con que le llamávamos  los que tocábamos con él, era un chaval de 17 años al que conocí un día al que un amigo mío le dije que ya llevaba mucho tiempo encerrado en casa tocando solo y sentía que era el momento de encontrar gente con la que poder tocar y pasar unos buenos ratos, evadirme de mis realidades y compartir lo mejor que llevaba dentro.
Necesitaba crear mi propio feedback espiritual con personas que tuvieran las mismas inquietudes artísticas o parecidas.

Me dijo algo así(si no recuerdo mal, ya que fué en el '90 y ya ha llovido mucho. bueno, en Almería no tanto jajajaj) como:
-esta tarde te busco. vamos a ir a la cochera del padre de un coleguilla mío que está empezando a tocar el bajo y hay otro guitarra y un batería. cuando te vean tocar, te van a decir que te quedes con ellos. Llévate la guitarra.

Ni me lo pensé. Tenía dudas, yo sentía que podía defenderme en una banda de gente más o menos de mi nivel, pero mi experiencia tocando con otras criaturas era cero depresivo! Pero las ganas de vivir esa primera experiencia eran muy superiores a cualquier tipo de dudas que me iban llegando a la mente.


Aquella ''cochera'' por llamar a eso de un modo civilizado, tendría el tamaño de una habitación de cualquier chaval normal y corriente. Ahí se concentraban toda una batería, que por só sola ya ocupaba medio local, varios amplis de guitarra de tamaño y watios moderados, los miembros de la banda y un tipo callado sentado en un rincón.

Hechas las presentaciones, les pedí que se pusieran a tocar algo mientras yo sacaba mis cacharros y los colocaba sobre un palmo de espacio.
-vale, toquemos algo de Metallica, el ''colof tulu'' por ejemplo!
-Paquito(el batería), no te lleves el ritmo p'abajo, mantenlo, tío!
-guan, chú zrí, pam!!

Empezaron a tocar y no sonaba mal, la verdad. Para ser novatos como yo, se defendían bastante bien. Sonaban decentemente, el ritmo se podía seguir con facilidad y la energía que creaban traspasaba las costillas y me afectaba al ritmo cardíaco. Era como un subidón de adrenalina que antes experimentaba de otras maneras y ahora lo estaba experimentando por primera vez con algo que deseaba por encima del resto de cosas imaginables.

Los primeros ensayos eran mágicos, se disiparon todas mis dudas en apenas dos semanas de estar en contacto con ellos. Eran todos muy heavies y yo me sabía algunas frases de B.B. King, algunas canciones de Led Zeppelin y unos cuantos solos de Clapton y poco más, pero se apresuraron a decirme que estaban encantados.
-pero si vosotros estais todo el día escuchando a metallica, overkill, exodus, etc. qué pinto yo aquí con mis influencias 70's?
-es igual, vamos a liarnos con esto y algo saldrá..

Richy estaba casi como yo al principio, apenas sabía lo que era una escala, ni que se podía tocar el bajo con los dedos, además de con la púa. Le expliqué según yo pude aprender, de donde venían y cómo se construían las escalas y que la más utilizada en mi estilo era la pentatónica con 5ª bemol añadida y algún cromatismo más..

A cada ensayo, Richy venía con algo nuevo, había aprendido algo más y nos lo mostraba: un fraseo de blues, un turn-around, un arreglo de una canción de los Purple, otra de Zeppelin, etc.
Su progreso fué tan meteórico, que en unos seis meses ya era el mejor músico de la banda con diferencia.

-Salvi, me he comprao el ''real book'' ése del jazz y me lo estoy estudiando. Crisstobal me está enseñando a leer solfeo. Quiero ser músico profesional y dedicarme a esto.
Cristobal era un conocido nuestro que había terminado la carrera de piano y flipaba con nosotros, decía que era alucinante lo que podíamos hacer tocando de oreja. Era un tipo muy risueño y yo estaba entonces peor que un mono fumao y al final se vino a tocar con nosotros y la liamos parda, como decía aquélla.

Richy se enamoró del Jazz descubrió todo un universo de notas, armonías y espectros sonoros y no paraba de tocar cosas entre canción y canción.
-Salvi, conoces a Jaco Pastorius, mira lo que estoy sacando de él!


Nota por nota, compás por compás, lo calcó. Hacía unos años que no escuchaba algún disco de Jaco y cuando empezó a tocar, lo reconocí casi al instante. Cuando acabó de tocar la pieza, durante unos segundos reinó el silencio. Me emocioné, sentí tanta alegría en mi pecho, que le aplaudí con fuerza y luego lo abracé y le dí las gracias.
-por qué me abrazas, tío?
-porque me has hecho feliz, capullo!
Supongo que la emoción que despertó en todos y despues de las dos frases que cruzamos, fueron el detonante de unas carcajadas nerviosas producto del espectáculo que nos había regalado Richy

Alrededor de un año después, ya habíamos tocado en varios locales de la ciudad. Tocar con él era tener los pies en el suelo. A parte de la contundencia de la batería marcando con precisión las partes fuertes y débiles de cada compás, Richy no sólo se adaptaba al ritmo marcado por la batería, tenía buen gusto para hacer sus arreglos y sabía en qué momento justo de la canción debía meterlos y nunca se exhibía, pero te dejaba sentir que estaba ahí, cimentando la canción como los pilares de una casa y además, sabía donde podía dejar un detalle de calidad, como cuando pones un jarrón aquí o cuegas un cuadro allí. No era el típico bajista que se limitaba a dar en corcheas la nota base del acorde.
Ya teníamos claro que queríamos hacer Rock Andaluz. Nos pusimos a indagar, a ver de dónde venía, de qué fuentes bebía este estilo y en una ocasión nos dijo: anoche ví en la Primera cadena un concierto de Paco de Lucía y llevaba un bajista impresionante. Toca sin trastes!


El muchacho se vino a fijar nada menos que en Carles Benavent, quien para Richy(y para mí tambien) es probablemente el mejor bajista de jazz-fussion por lo que nos toca de cerca, por esa proximidad de raíces, por esa valentía de salirse de lo estructurado y atreverse a crear algo nuevo, distinto, fascinante.
Como dicen los flamencos: este señor tocando tiene ''pellizco'', te toca el corazón.

Supongo que las personas cambiamos con el paso del tiempo, sino en nuestras raíces, sí en el día a día, evolucionamos, crecemos por dentro y queremos sentirnos bien.
Siete años después, nos dijo que necesitaba como músico hacer algo más en consonancia con lo que estaba estudiando, que quería probar suerte con otros estilos y ponerse a prueba en otros ámbitos.
Algo lógico y normal, sobretodo en personas que descubren sus posibilidades y ven un poco más allá que los demás.

Accedió al conservatorio, estuvo en farias formaciomnes de Jazz, orquestas y cualquier combo que se lo pidiera.
No le perdí nunca la vista del todo y hace unos pocos años estuvimos hablando un buen rato. Ya es un señor casado, con su vida orientada al trabajo y a su casa, pero sigue haciendo lo que más le gusta, que es tocar el bajo. Lo último que me dijo es que había vuelto al Rock, que necesitaba sentir de nuevo el peligro en las venas y tocaba en una orquesta de esas típicas de verano que van por los pueblos haciendo covers de clásicos del Rock y se sentía feliz.


Richy es un tipo sencillo, sin devaneos ni inestabilidades y es muy fácil de reconocer: en los descansos de la orquesta sigue atiborrándose de alitas de pollo con ali-oli y jarracas d'alitro, es un tiarrón grande, robusto, no creo que existan dos iguales, assí que si lo véis, podéis saludarlo como Richy o chiquitín, como le llamo yo todavía, así sabrá que vais de mi parte:)

No hace mucho, mi admirado +Horchata Caliente dijo de mí que era un músico anónimo, que seguramente no tendría discos editados ni ningún tipo de fama o reconocimiento y no se equivocó, pero tampoco lo necesito. Al igual que mi colega Richy, amo la música y con poder tocar un poco cada día, ya soy feliz, igual que mi bajista anónimo.

Nunca me han gustado esos ''músicos'' que llevan sus conocimientos guardados con siete llaves y sólo te enseñan las cosas con cuentagotas a cambio de un pastizal. Para ellos sus técnicas y sabiduría.
Qué gano yo no compartiendo lo que sé? nada! Seguramente ser un miserable, un viejo huraño despreciable y de ninguna manera lo voy a consentir.

Tampoco quiero dejar la impresión de que gracias a mí Richy es lo que es hoy en día, estoy convencido de que hubiera conseguido su propósito en cualquiera de los casos, él estaba determinado a ser músico y lo iba a conseguir de la manera que fuera, pero sí que me siento muy orgulloso de haberlo conocido y poder enseñarle todo lo que yo sabía.

Desde entonces y hasta que mi mente funciones bien, siempre que alguien me pregunta sobre algo de música, guitarras, cuerdas, amplis, afinaciones, etc. le cuento todo lo que conozco, porque nunca se sabe si tienes delante un futuro Carles, Jaco o Richy y ni siquiera él mismo lo sabe, pero necesita un pequeño empujoncito y una buena dosis de fé, seguridad y determinación.

A veces, la rebeldía propia y necesaria de la adolescencia o el inconformismo que todos deberíamos tener, nos debería llevar a hacer incursiones por caminos angostos, incómodos, pero que nos hacen llegar siempre a buen puerto.
Soltamos anclas y saltamos a tierra firme a descubrir esa nueva ciudad..


Mantengo humildes mis orejas.

jueves, 16 de julio de 2015

Hace mucho, mucho tiempo..



Hace mucho, mucho tiempo..


Blind Guardian, aún recuerdo la primera vez que oí ese nombre. Lo hice dentro de mi cabeza, fue al leerlo en una camiseta. La llevaba puesta un chico que iba a mi mismo instituto. Estaba escrita en  grandes letras góticas amarillo- doradas  sobre el pecho de camiseta negra. Era una de esas camisetas que son parte indispensable del armario de un metalero,  pero esta era diferente a las que yo había visto antes..no había motos, ni cadenas, ni esqueletos, sólo unos personajes sentados en el claro de un misterioso bosque, alrededor de una especie de esfera mística. Automáticamente me sentí transportado a la Tierra Media de Tolkien , aquellos personajes parecían elfos, magos  y montaraces descansando después de una jornada atravesando el Bosque Negro . Tenía que escuchar aquella banda que ilustraba las portadas de sus obras con esos dibujos tan maravillosos. Desde ese mismo momento el nombre de Blind Guardian se convirtió en el “most wanted”. No importaría que fuera la copia de la copia de la copia de una cinta de hierro barata, quería escuchar aquello (el original sólo era  una utopía, y no sólo me refiero al esfuerzo económico al que no me importaría consagrar mi juventud, sino a la imposibilidad de comprar algo así en mi ciudad, una pequeña capital de provincia donde con suerte llegaban los Lp’s de Maiden).  


No sé cuanto tiempo tuvo que pasar pero al final gracias a mi querido amigo y  camello musical Ricardo (un saludo allí donde quiera que estés) conseguí su siguiente álbum. El álbum vino desde Madrid donde el chaval viajaba con sus padres a menudo y nos surtía de las novedades.
Era un original en CD en edición especial digipack. Iluvatar nos había bendecido. “Imaginations From The Other Side”  Era el título de aquella maravilla. Las grandes góticas gualdas seguían allí, debajo de ellas, se desplegaba la mejor portada de disco que jamás había visto y que dentro de su género y en mi opinión aún no ha sido superada. 

Representa un marco bellamente tallado de un espejo de sobremesa pero éste en vez de reflejar, se abre como en el cuento de Lewis Carroll, a un mundo fantástico y estéril  de rocas escarpadas y ruinas que no puede ser otro lugar que Mordor. En el centro y en primer plano flotando en el éter, una especie de guitarra en la que se enredaban tres pequeños dragones. El derroche de imaginación no terminaba ahí, pues cuando observas la contraportada es si cabe, aún más espectacular. El genial dibujante Andreas Marschall te sitúa al otro lado del espejo completando de esta forma el guiño al título, pudiéndose ver la habitación de un bebé en la noche iluminada por una luna que siluetea la inquietante figura de un juglar, que al parecer está tocando un instrumento sospechosamente parecido al que levitaba en la portada. Para redondear la escena, la cola de uno de los dragones cuelga de la parte inferior derecha del marco, indicando que aquel “bichito” acaba de cruzar desde el otro lado..
Aún conmocionado por aquel despliegue bajé al coche de mi padre, pues era el único reproductor que me quedaba a mano como una exhalación y para qué negarlo también bajé con un poco de miedo a que mis expectativas fueran defraudadas. Pulsé play. Sentado en el SEAT Toledo y en la oscuridad del garaje comencé a oír un rumor, como de viento, no era algo más corpóreo que me puso la piel de gallina y entonces  dieron  comienzo a las hostilidades. 

 














Un batería solida y potente marca el paso a dos guitarras que parecen tomar aire, unos pocos compases  después  el Armagedón se despliega. Las guitarras se afilan y aceleran, los pedales del doble bombo empiezan a humear y junto con el bajo   por las estepas de Rôhan. 
las acompañan en esa carrera endiablada. De repente entre aquella marabunta sónica una voz rota y potente sale par tomar el control de sus huestes. La música salía por los altavoces ocultos en el salpicadero y las puertas del coche. Los conos vibraban como sorprendidos, aquella no era la música que ellos estaban acostumbrados a reproducir, aquella música le exigía más, mucho más. Yo ya no estaba allí, cabalgaba junto con los Rohirrin a la caza de una horda de Uruk Hai



Mis expectativas, no sólo se habían cumplido sino que habían sido superadas con creces. Aquel disco se convirtió en mi Santo Grial, porque lamentablemente sólo fue un préstamo. No tardé en procurarme una copia en una cinta de cromo (de las buenas) pero no era suficiente, lo quería tener y me lancé a su búsqueda y por su puesto de cualquier otro material de esa fantástica banda que había descubierto.

Si os cuento todo esto, es para de alguna haceros participes de unas sensaciones que aquel pedazo de plástico me procuró y que ahora gustoso regurgito.  De cómo la mente de un adolescente encontró reflejadas aquellas historias fantásticas fuera de las páginas de los libros que leía. Que no era un bicho raro y que “sólo leía tonterías”.. que  más jóvenes lo hacían y que lejos de allí, en tierras más amables con esos gustos además les hacían canciones. Creando una sinergia entre música y literatura como ningún otro estilo. En este caso fue desde el libro al disco pero también lo he visto e incluso vivido al revés. 

Es por ello que quiero romper una lanza a favor de la divulgación cultural que hacen los grupos de Rock en general y de metal en particular; haciendo que muchos jóvenes, no sólo se interesen en aprender a tocar un instrumento o en cantar, también me refiero a que en muchas ocasiones y gracias a ellos, sea la primera vez que oigan hablar de Elric de Melniboné  o de Luthien y Beren  o de cualquier otro personaje ficticio o no , despertando de esa forma  el gusanillo de querer saber más sobre aquello que cuentan sus canciones (y encima, normalmente en inglés) favoritas animando a tomar un libro y a leer. Así que cuando vean a un “heavy peluo” no piensen en un borracho peleón y descarriado. Porque a lo mejor se están precipitando en sus juicios…  


Escribidor suyo @hothorchata 

domingo, 5 de julio de 2015

AZUL#16






Se pasó las manos sudadas por la falda verde botella intentando disimular las arrugas. Era lo primero que había cogido del armario. Eso, una blusa blanca que amarilleaba y el abrigo de paño negro. A Paula le sacó unos vaqueros azules y jersey de ochos rojo y el anorak azul del colegio. Las dos llevaban recogido el pelo castaño claro en una cola de caballo pareciendo de esta forma Paula una réplica junior de su madre.
Cualquier otro día hubiera escogido su atuendo con más cuidado, pero hoy Laura solo vio la ropa por su uso básico y primitivo, protegerse del frio y ocultar la desnudez.
El dedo índice pulso el botón del portero automático hundiéndolo y haciéndolo gritar….

- Lo primero que quiero era pedirle disculpas por mi comportamiento de esta mañana doctor. Pero estoy muy asustada.
La voz quebrada de Eva daba aún más énfasis a su mensaje. Paula sentada a su lado lo miraba todo con los ojos curiosos de una niña. En especial la maqueta de un cerebro de esos que están hechos de piezas de plástico con sus lóbulos y partes anatómicas en distintos colores y que usan los profesores. Estaba distante como en su mundo. Llevaba así todo el día para aumentar un poco más la preocupación de su madre.
- y también quiero darles las gracias por recibirnos en su consulta.
El doctor se mesó su barba rojiza que enmarcaba su cara de tez lechosa, donde resaltaban los ojos de un azul cielo. Estaba acostumbrado a los halagos. Normalmente un médico recibía casi tantos como críticas, pero la temperatura de su cara comenzó a subir y por un momento temió ruborizarse. Había algo en aquella mujer que le resultaba sumamente atrayente. Si era honesto con el mismo, fue un punto a favor, a parte de su curiosidad profesional, lo que le hacía oír su demanda.
- No tiene por qué dármelas. Pero cuénteme, ¿qué era eso que tenía que decirme?
Laura observó el despacho blanco y ordenado. Con los títulos colgados en las paredes, las estanterías blancas, como la mesa, atestadas de libros . Se removió en la silla inquieta, no sabía muy bien cómo empezar. Parecía mentira, había recorrido media ciudad buscando a este doctor y cuando lo tenía delante su lengua se pegaba al paladar.

- Doctor no sé muy bien cómo empezar. Comento Laura mientras ponía en orden sus pensamientos.
- Hace un tiempo Paula comenzó a hablar con un amigo imaginario. Al principio no le dimos la más mínima importancia. Estaba contenta y feliz de tener un confidente secreto. Consulté el tema en internet y pude ver que este tipo de comportamiento era normal, pero con el paso de los días empecé a observar como Paula mantenía discusiones con "El Otro" como ella lo llamaba, hasta el punto de que a veces terminaba llorando. En el colegio también notaron como el carácter se iba endureciendo y pasó de ser una niña objeto de las burlas de los malotes de la clase a ser liderarlos por ella. También he de decir que al mismo tiempo que estos cambios se operaban en mi hija yo no he dejado de tener horribles pesadillas con ella. El pasado día de Navidad esto llego a su punto más álgido. Paila acusaba al amigo imaginario de castigarla a no ver. El resto ya lo conoce.
Yo no fui capaz de contarle aquello , pensé que serían cosas de niños o no sé .. Pensé que se pasaría igual que empezó .La verdad estaba hecha un lio, todo era tan raro y por qué no lo, llegue a tener miedo. Pero la pasada noche volvió a ocurrir Paula se despertó llorando desesperadamente y hecha pis. Desde entonces parece ausente .Yo no sé qué hacer. Pensará que estoy loca o algo así pero estoy decelerada. Por favor ¡Ayúdenos!

El doctor Jovellanos permaneció en silencio durante todo el tiempo que duró el relato, tomaba notas en un pequeño block mientras la contaba su historia.

- Ciertamente es un caso extraño. Ahora permítame que le haga algunas preguntas a Paula. Voy a grabarlas si no le importa.
- No, por supuesto que no Doctor.
-Vamos a ver jovencita.
La niña le miró con ojos inexpresivos.
- Entonces es verdad que tienes un amiguito secreto, ¿no?
Cssi. Dijo convirtiendo, la ese en una c, como si le pesara la lengua.
Un puño de angustia apretó el corazón de la madre, haciendo que los latidos pararan por un segundo. El sonido de la afirmación se repetía en sus oídos con un eco amplificador del dolor, cortando, cercenando con su vibración envenenada. Ella había oído esa forma de hablar lenta y dificultosa. Fue una mañana de sábado cuando fueron a ver a aquel niño.
_____________________________________________________________________________

Limpió como pudo todo aquel desastre, hasta que acabó con la caja de pañuelos de papel. El coche quedó razonablemente bien. Excepto por algunas zonas de las alfombrillas y de la tapicería donde el vomito se había introducido de forma irremediable. Lo que no consiguió adecentar fue su ropa. La camisa blanca estaba llena de lamparones, que hacían juego con los de su pantalón. A la corbata no le dio opción y se deshizo de ella directamente. La chaqueta, en el asiento del copiloto, era lo único que se había salvado.

Con el último pañuelo, impregnado en el liquido verde, del ambientador del coche, "Frescor a Pino" dio un repaso final a su obra de restauración. Pensó que el contenido alcohólico del perfume ayudaría a rematar la limpieza y de camino a ocultar el hedor. No fue buena idea. Los olores del ambientador y del vomito se mezclaron, creando una nueva fragancia que bautizó "Vomitona campestre”. Aunque el sistema de ventilación trabaja al máximo, bajo los cristales delanteros. Era preferible pasar un poco de frio que seguir oliendo eso.

- Je suis pis. Monsieur. Era la voz de Kamil el niño de rasgos árabes. Que se había despertado y se frotaba los ojos.
-¿ Cómo ?. No te entiendo. ¿Qué quieres?. Luis se descubrió alzando la voz ,como si con eso, el niño fuera a entender el idioma.
- J'ai beson d'aller aux toilletes. Monsieur.
Sus conocimientos de francés se limitaban a una decena de palabras sueltas.
-¡ Je suis pis !. ¡Je suis pis!. Repetía el crio llevándose las dos manos a las ingles con expresión lastimosa.
- Ah! Toilette. Esa palabra sí la conocía, el chaval quería ir al baño, se estaba haciendo pis.

Kamil saltó el guardarrail para aliviarse en unos pastos cercanos. El A6 negro seguía en el arcén, donde Luis había conseguido detenerlo tras el incidente. Si no lo movía pronto, terminaría llamando la atención y alguna patrulla policial podría acercarse. Aunque había decidido acudir a las autoridades, no creía que su situación actual , fuera la ideal. Prefería ir él ,a que le encontraran ellos. Suponía que el acto de denunciar de forma activa , por así decirlo , le repondría algún beneficio.

Esperó a que el chaval terminara y volvió a salir a carretera. El otro niño también se había despertado con el ajetreo. Pero no dijo nada, tan solo abrió los ojos y se quedó muy quieto; observándolo todo. Con los ojos muy abiertos que resaltaban sobre su tez del color del chocolate, como si intentara comprobar que en realidad estaba despierto, de veras y no seguía en una patera.

Los kilómetros se sucedían, los chicos se habían vuelto a dormir o al menos eso parecía. Luis, durmieran o no, lo agradeció. La barrera idiomática era un escoyo con el que no había contado . Así era mejor para todos. Además , ¿qué les iba a decir?.
Abandonó sus pensamientos y volvió a concentrarse en la carretera. Una pompa de gas ascendió desde el estómago y le hizo eructar, recordándole su compromiso y haciendo que un escalofrío recorriera su espina dorsal desde la nuca hasta la rabadilla. Pararía en la próxima localidad por la que pasaran y denunciaría el caso ante la Guardia Civil.

Puebla de Montefrío. Las letras resaltaban sobre el azul reflectante. Era la próxima salida , apenas si restaban 10 kilómetros. Notó una pequeña corriente de aire, en el vello de la oreja derecha, como si alguien respirara a su lado. Asustado giro la cabeza con rapidez. Nada; solo los niños amodorrados en los asientos traseros. Volvió la mirada hacia la carretera. ¡Qué tontería! ,¿Qué esperaba encontrar?

Pasó la mano sobre el pabellón auditivo, calmando la sensación de cosquilleo. Estaba tenso como la cuerda de un violín. Cambió de postura en el asiento varias veces, pero no encontraba ninguna cómoda. Los nervios desviaron el hormigueo de las orejas, por todo el cuerpo, obligándole a rascarse igual que un mono con sarna.  
Luis accionó los intermitentes del lado derecho y deceleró mientras intentaba relajarse y dominar los picores. El A6 iba a tomar el carril que lo sacaría de la autopista. A los pocos minutos, la voz femenina del navegador protestó. Se estaba apartando de la ruta prevista.

Continuará.....