NOSOTROS

NOSOTROS

jueves, 31 de diciembre de 2015

Kai Hahto. La percepción de un batería.

Hoy, 31-12-2015 está de cumpleaños Kai Hahto, (batería de Wintersun), pero actualmente en las filas de Nightwish desde que a Jukka Nevalainen (batería original de la banda) le diagnosticaran un problema grave de insomnio severo, entrando Kai en su sustitución para grabar el último disco de la banda: ''endless forms most beautiful'', de el cual ya hablé aquí en su día. Un disco muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados el genio de Tuomas Holopainen, pero que como el buen vino, va mejorando con el tiempo.



No suelo dedicar post a los cumpleaños de ningún músico, pero visionando los de Kai antes de entrar en Nightwish he recordado mis experiencias como músico en diversas formaciones y las sensaciones que deja un ensayo, la forma de trabajar de cada músico, el enfoque de los ensayos y la forma de grabar en un estudio o a la hora de tocar en directo. Todas estas, facetas muy importantes a tener en cuenta para dedicarse a esto del rock and roll.

K. H. conoce a Nightwish desde los inicios. Desde los dos últimos discos que grabaron antes de entrar él, trabajó de roadie para Jukka, le ajustaba la batería y en ''Imaginaerum'' grabó percusiones, así que el periodo de adaptación a la banda ya lo tenía más que superado y además, los conocía a todos, no solo a Jukka.

En esta ocasión quiero mostraros la forma en que los baterías perciben la música que tocan sus compañeros de banda, independientemente del estilo musical que practiquen.
La batería ya sabemos que es un instrumento percusivo y cada estilo de música requiere una forma de interpretar, ejecutar y sonar y en el heavy metal sinfónico, además de la contundencia en la pegada, prima la precisión. Eso es innegociable para ser un buen batería: sentido del ritmo y coordinación. Tengamos en cuenta que se usan las cuatro extremidades y cada una haciendo movimientos diferentes a la vez, lo que conlleva más concentración, más dificultad y más 'reflejos'' mentales a la hora de tocar.



No es sentarse, tomar las baquetas y transformarse en un gorila espalda plateada en celo. Hay que dosificar la actitud y energía en post de la armonía y el buen gusto sin menoscabo de la potencia.
La batería suena fuerte por sí sola, pero si la vamos golpeando con intensidad, suena más fuerte aún, por lo que estando sentado frente al instrumento y al empezar a tocar, lo más probable es que el sonido te inunde y no oigas lo que están tocando los demás. Por eso se inventaron los amplificadores, los monitores, columnas, etc.

Todo empieza con un clic de tempo y suena la música....

Cómo escucha un batería la música a la hora de interpretar sobre un escenario con miles de watios de potencia sonando al unísono?


Es muy difícil hacerlo si no se sabe a la perfección la pieza que se va a interpretar. Es decir, si no te sabes la canción, va a ser un infierno tocar y que te escuchen, por lo que desde ya hay que reconocer a los baterías la impagable labor que nos ofrecen en cada compás que suena.

Así toca en directo Kai Hansen un clásico de la banda, ''dark chest of  wonders'' y así se escucha él:


Increible, verdad?  Resulta casi imposible saber por dónde va la canción, pero él se la sabe al dedillo, parte por parte, cada compás y cada arreglo, que si prestais atención, es diferente en cada ocasión, quedando patente el nivel de dificultad que conlleva tocar este instrumento.

Y así es como lo percibimos nosotros. Digamos que es el ''resultado final'', lo que nos hace vibrar.
La grabación está hecha desde el público, pero tiene una calidad decente de sonido, se puede apreciar con facilidad la forma de tocar de Kai:


Y para finalizar el regalo de cumpleaños y brindar por un creativo 2016, dejo el fantástico show que ofreció Nightwish en el festival de Rock in Río. Disfrútenlo, no tiene desperdicio y sobretodo, observen a Kai. No da una nota fuera de sitio ni queriendo.



Muchas felicidades, K. Hahko!!






Mantengo humildes mis orejas.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Lemmy. Actitud hasta el fín de sus días

A riesgo de parecer oportunista y sintiéndolo mucho,  quisiera rendir desde aquí un pequeño homenaje al que sin duda fué, es y será uno de los más grandes personajes de la música Rock del siglo XX hasta hoy, 30 de Diciembre de 2015 y no es otro que el incomparable rey del ''rock way of life'' Mr. Lemmy Kilmister, bajista y cantante de Motorhead.


Lemmy montó la banda en 1975 cuando fué expulsado de Hawkwind y como todas las bandas nuevas, empezaron teloneando a otras de más repercusión, pudiendo grabar su primer disco en 1977.
A éste le siguió Overkill en el '79 con trallazos como el inicio con el mismo nombre del disco o Stay Clean y 'll be your sister, por ejemplo.


Ace of Spades de 1980 fué la continuación un disco famoso sobretodo por la canción que daba título al disco y un clásico entre los seguidores de la banda.
Le siguió Iron Fist del '82 disco que a mí personalmente me sabe a poco y justo al año siguiente editaron Just a Perfect Day, para mí el mejor hasta esa fecha, en producción, elección de canciones, sonido, etc. Lo que se suele llamar un disco ''redondo''.
Y de ahí saltamos hasta 1986 que se graba otro bombazo de nombre Orgasmatron y así podríamos seguir hasta 2015 con el álbum póstumo Bad Magic.

Más que caer en el tópico de poner sus canciones más conocidas o relevantes, quiero resaltar algunas canciones que en principio no tienen nada que ver con Motorhead, pero sí con la historia del Rock.
Y cómo aprendió Lemmy a tocar? pus como la mayoría de artistas de su especie: aprendiendo canciones de otros, viendo a otros tocar, asistiendo a conciertos, ensayos, trabajando de roadie para otros músicos, etc.


En cierta ocasión, paso varios días en una cárcel de Canadá por posesión de sustancias ilegales. Contestó que fue por no tomar las drogas adecuadas. Lapidario.

Al inicio de su carrera en Motorhead casi nadie quería contratarlos por ser excesivamente ruidosos, llegando a concederles una vez el premio a la mejor peor banda de rock.
Pero esto no desanimó a Lemmy. Al contrario, le dió alas a su rebeldía, enchufaba el famoso bajo Rickenbacker al ampli.



Subía todos los valores al máximo y era como un guitarra más, pero con un sonido más terrorífico, casi igual que a un taladro percutor partiendo una piedra de mármol.


A medida que pasaba el tiempo, la popularidad de Motorhead iba creciendo y la figura de su front-man ganando en fama, llegándose a codear con lo mejorcito de cada casa, haciendo colaboraciones con otros artistas como Ozzy o Dio



O apadrinando a estrellas en ciernes como la explosiva sex-symbol de los 80's Samantha Fox

''un niño me preguntó una vez: tienes resacas?
a lo que yo contesté: para tener resaca tienes que parar de beber''

''el verano del '71 fué una gran época. no puedo recordarlo pero nunca lo olvidaré''
''sabes qué es lo más grande de la vida? el sentido del humor. Pierde eso y estás acabdo''
Frases que quedarán para la posteridad y que venían de un tipo con el que si te peleabas en un bar tenías todas las de perder.


Lemmy siempre decía que su música era solo rock'n'roll y se sentía más próximo al punk que a toda esa nueva corriente de heavy metal a la que había influenciado creando canciones cortas, directas, sencillas, con letras que hablaban de guerras, injusticias y sobretodo, del trío mítico exponencial: sexo, drogas y rock'n'roll, un estilo de vida que mantuvo hasta el 28 de este mes. Fue un cachondo hasta el día que eligió para dejarnos.

Siempre rodeado de mujeres (a pesar de ese berrugón en la cara) no dudaba en invitar a chicas en su limusina, en el camerino, el back stage o en los hoteles.



''en la vida he descubierto que hay dos tipos de personas: las que están contigo y las que están contra tí. aprende a reconocerlos, frecuentemente se suelen confundir''.

''entre el rock'n'roll y el matrimonio la elección está clara: el sexo dura unos minutos y un concierto una hora y media''.

''la primera vez que ví a los beatles ni siquiera habían grabado un disco. para mí son el grupo más grande que ha habido''


''hice de camello para Jimi Hendrix, el tipo era justo: si le llevaba diez tripis, me regalaba tres. el resto se los tomaba al instante''


''me gustan los trastos. siempre me han gustado por que cuentan historias. he visto museos con menos cosas de las que yo tengo''

''he tenido seis novias negras, así que soy el peor nazi del mundo''

''cuando me hecharon de hawkwind me fuí a casa y me follé a tres de sus novias. el Señor dice que la venganza es dulce''.

Y como venganza, no voy a poner un video-clip al uso sobre Motorhead, para eso ya hay otros especialistas. Lemmy era un cachondo y si le caía en gracia una canción, por bodrio que fuera, no dudaba en adaptarla. Así hizo con Tie your mother down de Queen, whiplash de Metallica o god save the queen, de Sex Pistols.
Pero la despedida a este especial homenaje la voy a hacer como a él le gustaría, dando caña a una canción ajena pasada por el tamiz de un doble bombo machacador.
Abróchense los cinturones y relax...





''cuando somos pequeños, todos tenemos un sueño. el mío se hizo realidad, por qué dejarlo?''




Jajajajaja larga vida. Lemmy!!


martes, 29 de diciembre de 2015

COMPAÑEROS DE ARMAS



Aún recuerdo
que fuiste mi bálsamo
que me ayudaste cuando estaba herido
que me levante estando a tu lado
Eso te lo debo
y por eso te quiero
y por eso tanto te he querido.

Con las piedras del camino
hicimos nuestro castillo,
luchamos codo con codo
y por eso tanto te he querido.

Vi en ti a mi compañero
a mi amigo.
pero ay cuánto me duele!
Ay, cuánto lo siento!
Ahora que lo pienso…

Fue la lucha, fue el dolor
quien nos unió.
Tú combatías y yo contigo.

Dónde está esa guerra
que nos unía, dónde está?
pues hace ya, que no somos cadena
hace, que sólo eslabones perdidos.

Hablamos de Amor
porque el corazón nos latía fuerte
porque la sangre manaba roja y brillante
pero solo compañeros de armas
hemos sido. 




domingo, 27 de diciembre de 2015

Azul 1ª Parte completa (Especial Navidad)



AZUL
1ª PARTE



«Y conoció de nuevo Adán a Eva, su mujer, la cual dio a luz un hijo y llamó su nombre Set, porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín»
Génesis 4:25


«Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.»
Friedrich Nietzsche




6:00. a.m. Los segmentos azules le helaron las pupilas con cada parpadeo, como si su resplandor
derramara sobre ellas nitrógeno líquido. Mientras el pitido agudo penetraba en su mente
zarandeándole el cerebro como una madrastra de cuento, arrastrándolo fuera de la cama. Estaba
amaneciendo.
Los pies se pegaban al gres como el vientre de un reptil. Tras unos pasos sin sentido aparente, la
cocina apareció. El olor a café era un lastre que le bajaba una y otra vez al mundo, la promesa de
cafeína hacia latir el corazón con más fuerza y la realidad era ya inevitable. Se había despertado
otra vez más, lamentablemente no era un delirio de moribundo, lamentablemente estaba vivo.
Cuando la conciencia de la propia existencia se derramó por su ser, sólo sintió dolor, un dolor
que lo llenó todo. Sus ojos buscaron el cuchillo de cocina que descansaba sobre el granito de la
encimera. Era la llave que abriría su cuerpo y dejaría salir su alma. Los dedos corretearon hasta
asir el mango negro con remaches dorados. Levantaron los 20cmts de acero y con un leve
temblor lo colocaron en su soporte magnético de la pared. A quien quería engañar, todos los días
eran iguales, todos los días la misma pantomima. Aunque deseara acabar de una vez por todas
con su vida no podía hacerlo, no debía, aún no.
La negra infusión penetró en su boca dejando un regusto amargo. Dejó la taza de la pila y se
quedó mirándola como si fuera la primera vez que la veía. Pero no, no era la primera vez. La taza
era de loza blanca, decorada con la imagen de un personaje de dibujos animados. Era la taza
favorita de su hija. Donde ahogaba las galletas con forma de animales. Aquella taza donde los
labios de su hija jamás se volverían a posar, tiernos y rosados como sólo una niña de seis años
puede tener. Por las mejillas le rodaban lágrimas. Odres de pena líquida que desbordaban sus
ojos cayendo y arrancando de la pila metálica notas de duelo. El llanto contenido le abombó el
pecho y le hizo inspirar moco y un quejido como el de una ballena agonizante salió de sus
entrañas grave y largo. Consiguió separarse de la fregadera y se derrumbó de la misma forma
que un muñeco al que le sacan el relleno.
Se incorporó, avanzó hacia el cuarto de baño como lo haría un no-muerto. Los azulejos verdosos
le devolvieron la luz fría y parpadeante del fluorescente del techo. En el piso de damero blanco y
negro, un insecto huyó a su refugio de humedad en alguna grieta. Apoyando las manos en el
lavabo, observó la corona de oxido que rodeaba el desagüe que le sostenía la mirada con su ojo
tuerto de pelo podrido, grasa y jabón seco. Levantó la cara y se encontró con un espejo
empotrado en la pared. El rostro que se reflejaba era el de un hombre o al menos de sus restos.
Casi no tenía fuerzas para sostenerle la mirada. Unos 50 aun, cuando sólo hacía menos de un año
que había pasado de los 40. Los ojos, mojados de lágrimas, de un marrón con reflejos ambarinos
estaban inyectados en sangre y los globos oculares tenían el color de la cera. Los pómulos
prominentes por la delgadez. La barba negra y rala con bastantes canas que no se afeitaba desde
no menos de cinco días. En la cabeza el pelo, al igual que en la cara no abundaba, se apelmazaba
en pequeños mechones grasientos, dejando ver el cuero cabelludo blanquecino. La nariz
sobresalía algo torcida y afilada como un escoyo sobre unos labios finos y planos del color del
hígado.
La respiración aumento su ritmo sin previo aviso. Las pupilas se dilataron haciendo caso omiso
del dolor que recibían por el aumento de luz que penetraba en ellas. La imagen reflejada se
distorsionó desenfocándose y en la mente se empezaron a encadenar imágenes de la misma
manera que si fueran vagonetas de una montaña rusa pero que viajaran al revés tomando cada
vez más y más velocidad llegando al límite del descarrilamiento. Carentes de sentido temporal,
los recuerdos alternaban con fogonazos de luz blanca como cuando la película se desenhebra en
un proyector de superocho.

La habitación era amplia y blanca en el aire había un resto de olor a desinfectante. La ventana
era doble siendo el cristal exterior ligeramente ahumado con lo que tamizaba la luz solar que
todavía entraba a esa hora de la tarde. La iluminación interior correspondía a un par de
halogenuros en el falso techo de escayola y a una lamparita de cortesía que se accionaba con un
interruptor en forma de perilla. Todo el mobiliario lo formaban un sillón reclinable de símil-piel
azul cían, que recordaba a algún prototipo fallido de silla eléctrica ,una mesita de metal blanco y
madera contrachapada en el mismo color con un cajón y un estante, además de una cama. Una
cama articulada, hecha de tubo metálico lacado, con embellecedores de resina gris que
pretendían disimular su propósito, que no era otro que el de sostener el cuerpo enfermo de una
niña que no celebraría más cumpleaños, Paula.
El doctor entró tras golpear con los nudillos a la puerta suavemente.
-Buenas tardes ¿cómo están?, dijo dirigiéndose a los padres de Paula que encontraban a los pies
de la cama. La niña dormía. Prosiguió.
-Veo que sigue descansando, los sedantes la mantendrán así durante un buen rato.
Laura le abordó con la súplica en el rostro
- Doctor, por favor díganos que le pasa.
El médico habló en un tono bajo casi en un susurro que pretendía ser tranquilizador mientras
con la mano invitaba a que le acompañaran fuera de la estancia. Una vez en el pasillo se dirigió a
ellos mirándolos alternativamente mientras les daba las tan ansiadas explicaciones:
-Bueno aún es pronto para saberlo, estamos esperando el resultado de varias pruebas y
analíticas, lo único que puedo decirles es que Paula está desarrollando una reacción autoinmune
muy agresiva. Comprendo su preocupación y sólo les pido que tengan paciencia. Su hija
está en las mejores manos.
Tras despedirse se marchó con paso decidido, mientras la bata blanca se le levantaba como la
capa de un superhéroe de cómic dejando una estela de inquietud.
Sus ojos volvieron a enfocar su cara, los recuerdos dejaron a su cerebro en punto muerto. No
podía hacer otra cosa que permanecer quieto, viéndose en el espejo a la par que una
regurgitación de ácido le ascendía por el esófago quemando todo a su paso. Era la culpa, el
remordimiento que desgarraba su cuerpo desde dentro. Escupió en el lavabo una masa negruzca
de saliva, sangre y jugos gástricos. No podía creer que él tuviera la responsabilidad de todo lo
que había sucedido y de lo que aún tendría que venir.
En el fondo del espejo junto a su esquina superior izquierda algo llamó su atención.
Una de las argollas de sujeción de la cortina de baño no estaba. En su lugar un desgarrón que
había destrozado el ojal, donde debería estar.
Se giró y observó. Allí estaba la bañera con su cortina de plástico translucido con flores grandes
de colores que dejaba intuir el cuerpo desnudo de Laura que descansaba con el cuello en una
posición incompatible con la vida. Se agachó junto a ella y le acaricio el pelo, murmuró:
- Lo siento cariño pero no tuve elección.
Otra vez las lágrimas se asomaron a sus ojos. Se restregó el antebrazo por la nariz sorbiendo los
mocos.

Era verdad que su relación se había ido enfriando hasta el límite de la indiferencia e incluso
habían estado barajando la idea del divorcio, pero al final siempre permanecían juntos. Un poco
por pereza, un poco con la esperanza de recuperar la ilusión y un mucho por Paula. Nunca hubo
ni el más mínima violencia en sus discusiones. Nada más allá de algún insulto o un portazo. Y
pensar que todo comenzó con eso, con un portazo.
Unas semanas antes:
Ya estaba avanzado el mes de noviembre y el aire comenzaba a oler a Navidad. Los comerciantes
lo sabían y no perdían la ocasión adornando anticipadamente sus negocios (cada año antes).
Campanas doradas con enormes lazos rojos, abetos de plástico verde y portales de belén
llenaban los escaparates y fachadas. También en las calles más céntricas de la ciudad las
autoridades comenzaban a colgar guirnaldas luminosas deseando felices fiestas y un prospero
año nuevo.
La crisis económica que azotaba el país parecía menos importante es estas fechas y toda la
sociedad parecía huir hacia delante. Envolviéndolo todo en papel de regalo y bombillas de
colores como si así fuera a desaparecer por sí misma. Pero de cualquier forma la época de vacas
flacas seguía su curso ralentizando el consumo engullendo empresas y aumentando el número
de desempleados.
A la familia de Luis también le alcanzó con unos de sus tentáculos en forma de regularización de
empleo. Tras diez años en plantilla de Componentes y Materiales s.a. se veía en la calle con
buenas palabras y una indemnización ridícula posibilitada por las últimas reformas del
gobierno.
Siempre es mala fecha para un despido, pero la cercanía de la Navidad lo hacía si cabe, un poco
más cruel. Tenían algo ahorrado y con la prestación por desempleo el horizonte a corto plazo no
parecía desesperado. Laura, primero se indignó e incluso culpó a su marido de que había bajado
el rendimiento, dando a entender que casi se lo había buscado. Pero tras el acaloramiento entró
en razón y lo apoyó. Comenzando a auto-inculparse de la situación familiar ya que ella había
dejado su puesto de secretaria de dirección cuando nació Paula.
Pulsó el botón de arranque con el dedo índice y los 200 caballos del motor alemán resucitaron
de su letargo con un suave ronroneo.
El sedan salió del garaje como una flecha plateada que quisiera clavarse en el corazón de la
noche. Los neumáticos dejaron un su impronta de goma quemada en el asfalto y una nube de
humo azulado le despidió. Había vuelto a discutir con Laura, en la cabeza aun resonaban los
gritos, los insultos... pero lo que más se oía era el llanto de Paula. No podía soportarlo, se le
introducían como la sal en una herida. No recordaba cómo comenzó la discusión esta vez, pero
daba igual, la situación se estaba haciendo insostenible. Desde que perdió el empleo todo había
ido de mal en peor. La convivencia con Laura se hacía difícil, en parte porque pasaban
demasiado tiempo juntos, cosa que con anterior ritmo de vida se restringía a alguna hora por la
noche y algún fin de semana. Y en parte por su mal carácter que no era otra cosa que el producto
del tedio y la pérdida de autoestima. Su mujer, también aportaba, con sus dosis de reproches y
lamentos que poco a poco le iban desquiciando.
Las farolas con su luz de vapor de mercurio daban a la ciudad los tonos sepia de las fotos
antiguas. Las calles residenciales desiertas dejaron paso a las grandes avenidas y estas a las
autopistas de circunvalación. El Volkswagen se introducía más y más en la oscuridad a medida
que se alejaba. Por sus diez altavoces salía el heavy metal, potente y afilado que le animaba a

apretar aún más el acelerador. En el velocímetro digital, los 120 km/h legales hacía treinta cifras
que se habían rebasado .Los escasos automóviles que adelantaba eran como luciérnagas en sus
retrovisores en pocos segundos.
Esto le relajaba. Siempre le había gustado conducir y la velocidad le hacía que su mente tuviera
que concentrase sólo en la carretera olvidado lo demás.
La señal azul reflectante informaba de que se encontraba a setenta kilómetros de su casa. En la
luz rojiza del tablero de mandos, el testigo de combustible comenzó a parpadear combinado con
un pitido. En el estéreo sonaba "Highway to Hell"de AC/DC. Tenía la gasolina justa para volver.
¿Volver? .La idea se empezaba a abrirse camino como un gusano, que va royendo la carne de una
manzana, tras 45 minutos de vagar por la autopista. Al mismo tiempo, que sopesaba la idea de
volver a casa, decidió que primero buscaría una estación de servicio para repostar y aclarar un
poco la mente.
De imprevisto el reproductor de Cd saltó y se conectó la radio. Sólo se escuchaba el ruido de
interferencia. Luis se sorprendió, con gesto de disgusto accionó los mandos del volante que
harían que volviera a sonar la música. El rock volvió, pero tras unos segundos la estática de
nuevo fue la dueña del equipo de audio.
Esta vez, el bajo la estática se escuchaba algo más, como una emisora que no tuviera la suficiente
potencia de emisión. Accionó los mandos de nuevo para volver a reproducir el disco compacto, y
comprobó que no podía. No había manera de pasar al modo CD. Finalmente pulsó la tecla power
en la consola del salpicadero. Se hizo el silencio dentro del coche, lo único que se podía oír era el
murmullo del viento y el trabajo del motor a 2500 revoluciones por minuto, bajo el aislamiento
de una carrocería de más de 􀍶0.000 €.
La radio se pasó en funcionamiento a máximo volumen. El sobresalto hizo dar a Luis un
respingo en su asiento anatómico de piel negra y por un milisegundo perdió el control del coche.
Asió el volante con firmeza recuperando la trayectoria y con el dedo corazón de la mano derecha
empujo el mando bajando el volumen diez puntos. Ahora la estática había desaparecido y una
voz de un locutor dicharachera dijo:
- Buenas noches y bienvenidos a todos los oyentes de nuestra frecuencia. Hoy dedicamos
nuestra emisión especial todos los noctámbulos, a aquellos que en esta noche no tienen un
rumbo fijo, aquellos que no tienen claro su destino y muy especialmente a Luis ese conductor
del Volkswagen gris plata.
No podía ser. Aquel locutor le dedicaba un programa de radio, que por cierto se había
introducido en su radio de una forma completamente anómala. Debía de haber oído mal. Era
tarde y estaba más cansado de lo quería reconocer. Tenía que descansar. El subconsciente le
habría jugado una mala pasada. Por la radio ahora se oía la melodía de una canción que le
resultaba familiar pero que no lograba identificar. En el selector estaba resaltado la opción
radio. Lo pasó a CD y la voz de Bob Scott surgió de nuevo cantando; Autopista hacia el infierno.
En el margen derecho de la carretera se veían a lo lejos las luces de una estación de servicio.
Tomó el carril de salida y se dirigió hacia ella.
Era una estación de servicio pequeña con un logo que no pertenecía a ninguna petrolera, por lo
menos que él conociera. El color corporativo era rojo y dos SS mayúsculas amarillas decoraban
el display de precios y los demás elementos.
Estaba vacía. Eligió de las dos líneas de surtidores la más a la izquierda, para que su depósito
quedara justo enfrente del surtidor. Odiaba tener que rodear el coche con la manguera. A estas
horas de la noche, lo lógico es que estuviera en prepago; así que apagó el motor y se bajó en
dirección a la tienda. Sorprendente estaba abierta y no sería atendido a través de un cristal y un
interfono, eso también lo odiaba. Se estaba haciendo mayor.

Las puertas se desplazaron lateralmente abriéndole paso. Cuando entró, la melodía del hilo
musical vino a lo, era la misma que ponían en la radio. Ya lo tenía era, era la música de la película
"El Mago de Oz"."Somewhere Over The Rainbonw􀇳.
También vino a recibirlo un par o tres grados de temperatura menos que el exterior donde no
estaban a más de 2°. Era extraño que hiciera más frio que en la calle pero lo que más le extrañó
era que el empleado, que estaba al fondo, sólo llevara una camisa roja. Una de esas camisas de
uniforme, con el logo correspondiente bordado en el pecho y una chapita donde pone el nombre
del dependiente con la coletilla " a su servicio". Había dos hileras de estanterías con los
productos típicos, desde aceite de automoción a revistas y chicles. También había un
refrigerador con bebidas y un horno de pan precocinado. Junto al mostrador una máquina de
café de monedas y una pequeña barra con un par de banquetas que hacían las veces de cafetería.
Todo estaba ordenado y limpio.
Avanzó unos pasos dentro del local y el empleado saludó haciéndole un gesto con la mano y
sonriéndole. Luis se acercó a la caja llevándose la mano a la cartera, en el bolsillo trasero de sus
Levi's 501 diciendo:
-Buenas noches, por favor me pone 􀍷0 € de gas-oil.
El empleado un hombre de unos 30 años, bien parecido, rubio, alto con ojos azules. Le contestó:
-Buenas noches, por supuesto. Y continuó. - No desea nada más el señor.
Luis poniendo los 􀍷0,00€ sobre el mostrador de vinilo rojo sentenció:
- No, muchas gracias.
Se dispuso a coger el ticket que le entregaba el empleado cuando este le volvió a preguntar en
un tono sugerente, mientras le miraba directamente a los ojos con una mirada firme y
penetrante.
-¿De verdad que no desea Nada Más? Seguro que tendremos algo que le pueda interesar.
Luis tiró del ticket contestando un no seco y encaminándose a la salida. No le gusto nada el tono
de la segunda pregunta. Parecía como si le hubiera ofrecido todo, menos algo que se pudiera
encontrar en una gasolinera. Claro que deseaba algo más. Todo el mundo deseaba cosas, por
ejemplo no haber discutido con su mujer y no estar en el paro; ¡Qué tontería!
Descolgó la manguera y la metió en el depósito. La voz impersonal de la máquina le informó de
iba repostar gas-oil. La bomba comenzó a vomitar el combustible viscoso, mientras que
descontaba el crédito. Cuando se detuvo la voz informatizada volvió a hablar.
- Gracias y buen viaje D. Luis y recuerde si desea "algo; sólo tiene que decirlo".
Ya se estaban pasando con lo del deseo.
Colgó la manguera y se montó en el coche. Era lo último, tomaban los datos de la tarjeta de pago
para personalizar la despedida, donde íbamos a llegar.
Realizó un cambio de sentido para emprender la marcha a casa. Miró por el retrovisor viendo
como la gasolinera se alejaba más y más. Se sonrió al recordar lo de "Don Luis".
La frente se le perló de sudor frio. Había pagado en efectivo. ¿Cómo podían haber sabido su
nombre?....
La pantalla del ordenador portátil mostraba un tapiz de tonos de azules salpicado de pequeños
iconos y uno con apariencia reloj analógico en la esquina superior derecha marcaba la 9:00 a.m.
Luis estaba delante de él. Llevaba 20 minutos levantado. El tiempo justo de pasar por el baño y
prepararse el café que humeaba en la mesa junto al ordenador.
Cuando se levantó del sofá en el que había dormido, comprobó que no había nadie en casa. Su
mujer habría ido a llevar a Laura al colegio. Así que como todas las mañanas se dispuso a
consultar su correo en busca de alguna respuesta a los mails había mandado solicitando trabajo.
La bandeja de entrada estaba llena de basura y publicidad.

Se desperezó estirando los brazos al mismo tiempo que bostezaba. Tenía todo el cuerpo
dolorido. Miró a su alrededor y contempló la habitación, en el suelo descasaba hecha un ovillo,
una manta de cuadros rojos y negros, de ésas de viaje. Unas estanterías baratas de kit,
sobrecargadas de libros y archivadores, además de la mesa y la silla con ruedas donde se
sentaba. En la pared estaba su título de ingeniero técnico industrial y la orla de su promoción.
Su improvisada cama, un sofá de dos plazas, tapizado en una tela también de cuadros verdes y
amarillos, con los almohadones arrugados y hundidos; Junto al sofá, tirados de cualquier forma
yacían sus vaqueros. De uno de los bolsillos sobresalía una tira de papel. Luis sin levantarse se
estiró y haciendo equilibrios para no caerse, cogió el papel. Era el ticket de la gasolinera. Lo
contempló recordando lo acontecido la pasada noche. Ahora, en la distancia todo le parecía
irreal, pero ese ticket no dejaba dudas. Había ocurrido.
En el encabezamiento estaban las letras SS esta vez en negro y más abajo venían los detalles del
cargo. Cerraba el "Muchas Gracias y Buen viaje" de otros tickets. Lo que lo hacía especial era el
inquietante "D. Luis􀇳. Descubrió que bajo el encabezamiento había una dirección web,
[www.ss@group.com]. Sintió curiosidad y lo tecleó.
Apareció una página corporativa con el consabido logo, amenizada por el tema del hilo musical
de la estación de servicio. En la página también se reproducía un vídeo a modo de introducción.
Mostraba un páramo yermo bajo un cielo plomizo en el descargaban una lluvia torrencial. A
medida que el vídeo avanzaba; el temporal amainaba, se despejaba el cielo dejando ver el sol a la
par que el paramo reverdecía. Al final aparecía un arcoíris en un cielo sobre un campo florido y
en el horizonte podían contemplarse dos grandes ss. Doradas. Un verdadero pastelito.
Cuando la introducción término apareció un botón cuadrado rojo con la leyenda: SI TIENES UN
DESEO, PULSA AQUÍ. Luis no lo pensó y colocando el puntero sobre él, clicó.
En la pantalla con el arcoíris apareció un cuadro de texto:
Bienvenido nuevamente Don Luis, es un placer para nosotros contar con su interés en nuestros
servicios. Esperamos poder estar a la altura de sus expectativas.
Ya sabemos que usted se estará haciendo muchas preguntas en estos mismos momentos. No se
preocupe todas serán repondrías en breve. Pronto tendrá noticias nuestras y recuerde nuestro
único fin es cumplir sus deseos.
Reciba un cordial saludo y hasta pronto. SS.
Releyó el texto. No salía de su asombro. Repentinamente todo se fundió en negro. El portátil se
estaba reiniciando, a los pocos segundos en la pantalla volvió a parecer su escritorio azul con los
iconos. Tecleó nuevamente la dirección de la pagina web y su navegador le devolvió " The page
is not found or not esixt". No era posible, insistió varias veces obteniendo el mismo resultado.
Decidió mirar en el historial de exploración pero este no registraba ninguna página visitada en
el día de hoy. Se había borrado.
El tráfico era fluido. Los automóviles circulaban por las carreteras como si fueran las arterias y
las venas de un órgano. Llevando y trayendo nutrientes o productos de desecho. Vista desde el
cielo, la ciudad parecía un ente con vida propia.
El Volkswagen gris era otra partícula más en ese torrente.
Necesitaba una explicación. Así que se dirigió hacia la gasolinera. No sabía muy bien que haría
cuando llegara. Entraría y le preguntaría: -Eh ¿Cómo sabéis mi nombre? Sólo con imaginarlo le
sonaba estúpido.
Pero era mejor que quedarse sin hacer nada, ¿no? La señal colgaba suspendida de su brazo
metálico, informando de que estaba llegando al kilómetro setenta y que un poco más adelante
estaba la salida que le llevaría a la vía de servicio y ésta a su destino.

La gasolinera apareció en el horizonte. Allí estaba pequeña y roja. Creciendo paulatinamente a la
par que se acercaba.
Accionó el intermitente derecho y redujo la velocidad progresivamente hasta dejar el coche casi
al paso de una persona. Se encontraba al pie del panel de precios.
Algo no cuadraba, era rojo y de plástico; correcto. Pero el logo era el de una petrolera nacional,
uno blanco en forma de cruz. La doble S amarilla había desaparecido; de los surtidores, de los
luminosos de...todos los sitios. Sin preocuparse en el lugar donde dejaba el coche, se bajó
mirando como si fuera un viajero al que hubieran tele transportado del pasado. Corrió hacia la
tienda haciendo caso omiso de las miradas de los clientes que repostaban mezcla de curiosidad
y temor. Entró a grandes zancadas en la tienda y se freno en seco. Allí estaba el dependiente
rubio y guapo. Se acerco a él, esquivando a varias personas, que hacían cola para pagar. Los
clientes protestaron pero al ver los ojos de Luis optaron por el silencio.
- ¿Qué clase de juego es este? Le espetó.
- No sé a qué se refiere señor, pero en cuanto termine de atender a estas personas estaré con
usted.
Contestó el cajero en un tono formal y carente de cualquier emoción. Tampoco daba ningún
signo de haberlo reconocido.
Se quedó en estupefacto. Y ahora .Qué? Comprendió que lo único que lograría era quedar en
evidencia. En ese momento sonó su móvil y se apartó de la caja. Era Laura. Saliendo en dirección
al coche y sin importarle las señales que prohibían usar el teléfono, descolgó.
-Hola .Luis, no tenías por qué haber hecho esto, pero, gracias de todas formas por las rosas.
Le dijo su mujer con un tono de reproche pero dejando entrever que en realidad no lo era.
¿Rosas?, ¿qué rosas? Pensó Luis? Su mujer siguió hablando.
- ¿Dónde estás? Bueno tú sabrás, llámame si vas venir a comer.
Luis sin saber muy bien que decir contestó.
-Cosas de trabajo, sí, iré a comer, de hecho ya voy para allá, hasta ahora. Y colgó justo cuando
llegaba al coche aún más confundido que antes.
Cuando entró en su casa, el perfume de las rosas le saludó. Las flores estaban en un jarrón sobre
la mesa del salón. Laura asomó la cabeza por la puerta de la cocina, para cerciorarse que era su
marido el que entraba. El saludo que se cruzaron fue un hola neutro. Los efectos de la discusión
aunque atenuados todavía se dejaban notar .La mujer volvió a desaparecer. Luis se acercó a la
mesa donde estaba el jarrón con las rosas. Lo primero que llamó su atención fue precisamente,
el jarrón, de cristal tallado, que no recordaba haber visto desde hacía mucho tiempo. De hecho
creía que ya no existía, pues fue un regalo de bodas que nunca supo encontrar su sitio en su casa
y esos regalos todos sabemos que tienen un alto riesgo de incidencias. Después su atención se
dirigió al ramo. Era espectacular, de eso no cabía duda, no menos de 24 rosas rojas de terciopelo
de tallo largo y recto. Las flores tenían una cinta dorada que las rodeaban y de ella colgaba un
sobrecito donde no podía ir otra cosa que una nota. La cogió entre sus dedos .Era blanco y de un
papel grueso de calidad. Las SS estaban troqueladas en la superficie satinada, nada más. En su
interior la tarjeta con unas escuetas palabras; "perdóname, te quiero" en letras de imprenta
negras. De la cocina salió la voz de su esposa.
-¿Que estás haciendo?
- Nada. Contestó dejando la nota otra vez en su sitio sobresaltado como un niño al que
descubren haciendo algo prohibido y soltó el sobre que se balanceó al final de la cinta de la
misma forma que lo haría el cuerpo de un ahorcado.
Entró en la cocina y se acercó a Laura por la espalda, con la intención de besarla en la mejilla.
Ella primero se encogió reacia pero al sentir las manos de su marido entorno a su cintura se
relajó aceptando la caricia. Se giró y le devolvió el beso esta vez en los labios.

- Yo también te pido perdón. A lo mejor me pase un poco. Y apostilló - Lo siento.
. El beso le reconfortó. Pero a la vez le hizo sentirse mal consigo mismo. En ese beso no hubo
amor. No fue sincero, sólo fue una reacción lógica. Era lo que se esperaba de un marido
arrepentido que regala flores.
______________________________________________________________________________________________________________
Era como una estampida. La cancela de color burdeos se abrió y una muchedumbre bajita salió
gritando agitando entre sus manos estandartes pintados con ceras y pintura de dedos,
arrastrado mochilas y bolsas que en muchos casos sobrepasaban en talla a sus portadores. Al
otro lado los cuellos se estiraron, los ojos se abrieron y las madres, padres, abuelos y cuidadores
comenzaron a gritar nombres y a hacer gestos como en los documentales de vida salvaje cuando
las bandadas de pájaros vuelven para alimentar a sus polluelos, solo que aquí
Los adultos eran los reclamaban la atención de las crías. Allí venia Paula corriendo con su
mochilita rosa saltando sobre sus hombros. El plumas azul a medio abrochar por el que
sobresalían los faldones de la camisa blanca. La falda gris tableada un poco girada y los
mocasines negros despuntados, que el betún ya no podía disimular. Un calcetín más alto que
otro y la cola de caballo, que Laura le hacía todas las mañanas, había desaparecido junto el
coletero en forma de moña. En una mano el jersey del uniforme con el emblema del colegio
arrastraba ligeramente y en la otra traía una felicitación navideña que habían hecho en clase. Se
fundió en un abrazo con su padre mientras lo cubría de besos. Hoy era un día especial. Luis
nunca iba a buscar a su hija a la salida del colegio, su trabajo lo impedía. Mientras guiaba a Paula
hasta el coche, la niña bombardeaba a su padre con anécdotas y le explicaba su manualidad. A la
par que en su cabeza se forjaba la duda: podrían mantener el gasto que suponía este colegio.
Desechó estos pensamientos y dispuso a disfrutar de la compañía de su hija y de su alegre
parloteo. Por el rabillo del ojo algo llamó su atención. Un hombre o dos, no estaba seguro, con
pinta de matones estaban junto a un coche negro de cristales tintados. Se volvió un poco,
disimuladamente para poder observar mejor la escena. Era cierto que el colegio de Laura era
privado y de cierto nivel, pero no como para que hubiera guardaespaldas a la salida de clase. Sí,
eran dos hombres vestidos con traje oscuro, gafas de sol y pelo muy corto.
Uno tenía aspecto de bulldog. Chato, ancho de torso y extremidades cortas. El otro sin embargo
recordaba a una rapaz, delgada con las facciones afiladas donde resaltaba una nariz prominente
y algo ganchuda asemejándose al pico de un ave carroñera. Los hombres estaban en la calzada
junto a la puerta trasera del mercedes de alta gama, miraban como buscando algo o a alguien.
Luis se sintió observado .Buscó a Paula. Ahora su hija saltaba los baldosines de la acera
siguiendo un patrón de colores ,igual que en una película de aventuras cuando el protagonista
sortea un rio de lava brincando de roca en roca ,a la par que cantaba algo que no llegaba a
entender. Cara de perro golpeo la ventanilla con los nudillos. El cristal tintado bajo unos
centímetros. El espacio justo para dejar salir un sobre blanco. Lo cogió y se lo tendió a nariz
ganchuda que asintió y cruzó la carretera hacia ellos. Luis instintivamente agarró a su hija de la
mano. El hombre del traje negro se plantó delante de ellos y le tendió el sobre diciendo.
- Esto es para usted.
Paula es escondió detrás de las piernas de su padre un poco asustada. Su padre sin saber muy
bien que decir lo tomo, mientras rapaz se alejaba y se montaba en el coche en marcha, en que ya
le esperaba bulldog. El mercedes salió rodando calle arriba lento y majestuoso. La niña
preguntó; ¿quién es, ese señor, tan raro papá?

Luis la miró y contesto con sinceridad.
- No lo sé, cariño. No lo sé...
La carta descansaba sobre la mesa del estudio. Era un sobre americano blanco de estos que
tienen una línea punteada de la que hay que tirar para abrir. Luis lo contemplaba desde su silla.
Había intentado abrirlo en varias ocasiones pero no lo había hecho. Los últimos acontecimientos
lo tenían desconcertado y porque no decirlo asustado. El sobre, parecía un nuevo billete para
otro viaje a lo sin sentido, patrocinado por SS, fuera lo que fuera. Porque ese era el remitente; sin
dirección. Solo las dos consonantes grabadas como dos serpientes que reptaran por el papel,
bellas y letales. Inspiró y tiró de la pestaña. La solapa se abrió dejando una fila de dientes de
papel que amenazaba con morder a quien quisiera fisgar en su interior .Dentro había un
documento plegado y un talón bancario. El cheque era al portador .Estaba escrito en tinta azul ,
con una caligrafía exquisita, donde aparecía primero en letras y luego en números la cifra de
􀍵.000,00€. Las manos le temblaron un poco. Dejándolo a un lado, tomo el escrito impreso en
letras negras. Leyó:
Estimado Don Luis
Nos alegramos de saludarle nuevamente.
Como ha podido comprobar, no hemos faltado a nuestra palabra y hemos comenzado a cumplir
sus deseos. Esperamos que le gustaran las rosas a su esposa. Pero esto solo es una pequeña
muestra de lo que podremos hacer por usted. De hecho el talón que acompaña a este
comunicado no es más que otra manera de seguir haciéndolo. Lo, como un anticipo y como un a
cuenta de nuestras próximas relaciones. Para que estas relaciones continúen prosperando solo
vamos a pedirle un pequeño favor. No se alarme no vamos a pedirle nada extraño o ilegal. Muy
al contrario creo que lo hará gustosamente usted y toda su familia. Nuestro pequeño favor es
que visite a un niño. Set. Un niño que nació al mismo tiempo que su hija Paula con la diferencia
que en vez de hacerlo en el seno de un hogar lo hizo en un albergue para inmigrantes ilegales de
la costa. Su madre llego estando en avanzado estado de gestación en una patera. Por
complicaciones en el parto, su progenitora falleció y ahora se encuentra aquí, en un centro de
acogida. Por eso queremos que en estas fechas tan entrañables que se acercan vaya a visitarlo,
así podrá recibir un poco de cariño, que tanto desea y que sabemos que podrán darle de sobras.
Como ve, nuestro fin es cumplir Deseos. No se inquiete por los permisos y burocracia, ya está
todo solucionado, sólo depende de usted. Si declina la oferta solo tiene que romper el pagare y
desapareceremos de la misma forma que nos encontró. Pero si como esperamos acepta. Será el
comienzo de algo que cambiara su vida....
Reciba un afectuoso saludo. SS
El resto del documento eran unos permisos y autorizaciones para poder realizar 􀇲el favor" que
le habían propuesto. Se removió en su silla y soltó los papeles en el escritorio ocultando
parcialmente el talón, pero dejando ver la cantidad que atraía su mirada de forma hipnótica. No
se lo creía. ¡􀍵000,00€ por visitar a un niño! Repasó mentalmente los acontecimientos recientes
una y otra vez, buscando el truco. Tenía que haberlo. Por más vueltas que le daba al asunto
siempre llegaba a la misma conclusión .Era cierto que todo esto era muy extraño, pero ¿qué de
malo podría haber? No lo encontraba. Soluciono que tenía que contárselo a Laura, quizás ella lo
viera de otra manera con su astucia femenina. Solo había un problema. ¿Por dónde empezaba?

El despertador digital de la mesilla de noche señalaba las once y media, cuando decidieron irse a
dormir. Antes habían estado viendo un programa de viajes en la televisión, esos que tanto
gustaban a Paula. Ella siempre fantaseaba, medio en serio medio en broma, con abandonarlo
todo, incluido a él (de un día para otro) y marcharse con Paula a un país lejano.
Luis no encontraba el momento de abordar el tema. Pensó en sacarlo durante la cena pero
prefería que Paula no estuviera presente. Cuando la niña se fue a la cama decidió que esperaría
al momento en que se fueran a acostar.
Laura con su pijama de dos piezas color vino tinta y botones blancos estaba junto a la cama de
matrimonio, colocando cuidadosamente los pendientes, que acababa de quitarse en un pequeño
joyero de alpaca labrada, que había sobre la cómoda. Él, sólo llevaba puestos unos bóxer de
cuadritos azules, cuando entró en la habitación desde el baño, se atusaba el pelo mientras reunía
fuerzas para hablar.
- Laura, cariño tengo que contarte algo, comenzó.
Su mujer escuchó el relato completo, en el que sólo omitió el episodio de la radio y el de su
segunda visita a la gasolinera. No tenía claro por qué lo hizo. Pero algo en su interior le empujó a
guardarlos en secreto, como algo privado y vergonzoso que no se puede confesar. Cuando
terminó, Laura se le quedó mirando como si no creyera ni una sola palabra de lo que le había
dicho. Luis para dar crédito a su historia saco la carta y el talón que había guardado en su
mesilla. Se lo dio a leer. Ella lo hizo un par de veces, con expresión seria. Cuando terminó, miró a
Luis y dijo:
- La verdad, todo esto es tan raro, que yo tampoco sé que pensar. Espero que no te hayas metido
en ningún lío. Lo que más sorprende que te ofrezcan tanto dinero por tan poca cosa y sobre todo
¿por qué? ¿Por qué? Volvió a repetir hablando consigo misma y tras una pequeña pausa
sentenció. Creo que deberíamos rechazarlo.
Su marido contesto alzando un tono la voz.
- Laura te juro que es tal y como te lo he contado. No sé, quizás sea una de esas cosas de favores
en cadena... No lo sé. Lo único que sé es, que tenemos un cheque al portador de 􀍵000,00€ sólo
por ir a ver a un crío. Sería una tontería no cogerlo. ¿Qué puede pasar? Y continuó casi
susurrando.
- Piensa en nuestra situación. Al paso que vamos ¿cuánto nos durarán los ahorros, si no
encuentro trabajo? Con la ayuda por desempleo no cubrimos ni si quiera los gastos. Piensa en el
colegio de Paula. Sólo con ese dinero tendríamos pagados más de 4 meses. Y volvió apostillar
tomando las manos de su mujer y acariciándoselas entre las suyas. Piensa en eso...
Laura se zafó de Luis y se paseó por la habitación dando vueltas cabizbajas. Cuando completó el
tercer giro a su circuito imaginario levanto la cabeza diciendo.
- Vale. Será como tú quieras iremos a ver al chico.
_______________________________________________________________________________________________________
Los abetos y cedros de troncos negros y copas verdes apuntalaban un cielo de borra sucia y gris
que amenazaba con derrumbarse. La lluvia caía inmisericorde, martilleando, con furia esa
mañana de sábado.

Al El Buen Pastor se llegaba por una pista de grava que nacía de una carretera comarcal a 120
km de la ciudad, tras atravesar un bosquecillo que lo ocultaba del resto del mundo. Estaba
rodeado por unas verjas de hierro, acabadas en puntas de lanza, donde el óxido medraba. Era un
edificio con planta de cruz, compuesto por dos alas y una nave central de tres alturas, en medio
de una pradera de césped, verde, cuando no había calvas de barro rojizo. Los muros eran de
ladrillo enfoscado en blanco, con refuerzos de granito. Los tejados de pizarra a dos aguas. De
ellos sobresalían varias chimeneas que expulsaban el humo blanquecino de la calefacción. En la
nave principal, se adelantaba un porche, con columnas de piedra y un portón de madera de dos
hojas con tachones de metal, que recordaba al de una fortaleza. Sobre él había un cartelón con el
nombre de la institución.
En la fachada se asomaban ventanas. Las del nivel inferior tenían rejas de hierro pintadas en
blanco y las de demás estaban protegidas con un cerco exterior de tela metálica que recordaba a
las de un gallinero. Parecían que su función era más impedir salir, que evitar entrar.
. Luis salió el primero del coche. Abrió un paraguas azul con el logo de una cadena de hoteles.
Fue a resguardar a Laura y a Paula que salieron a continuación. A Laura no le parecía buena idea
que les acompañara su hija, pero no tenían con quien dejarla así que no hubo otra opción. Luis
cogió a la niña de la mano y los tres arrebujados bajo el paraguas azul subieron los escalones
que conducían hasta el porche.
Una vez delante del portón Luis pulsó un timbre, que estaba justo al lado, empotrado en el muro
bajo una tapa para protegerlo de los elementos. Pasaron unos segundos. Una mirilla se abrió y el
rostro de una mujer apareció tras una celosía.
- Buenos días, en que puedo ayudarles, dijo con una voz fría y carente de interés.
- Buenos días .Contesto Luis alzándose en portavoz familiar,
- Venimos a visitar a un niño.
La mujer replicó sorprendida, casi molesta.
- Lo siento debe haber un error en este centro no hay régimen de visitas.
Laura y su marido se miraron. Luis volvió a tomar la palabra mientras sacaba del bolsillo
interior del abrigo la documentación.
- Perdone que insista; pero antes de marcharnos, nos gustaría que viera esto .Dijo acercando el
documento a la mirilla, para que pudiera leerlo.
Tras unos instantes la mirilla se cerró y se oyó el ruido de unas llaves. El portón se abrió con un
lamento de bisagras.
La mujer que salió a recibirlos aparentaba unos 60. En la cara las líneas de expresión, hacía
varios años que habían pasado a la categoría de arrugas. Los ojos grandes y perfilados de negro
igual que sus pestañas, cargadas de mascara acentuaban aún más sus ojos oscuros. El pelo cano,
sin teñir, caía sobre sus hombros como una cascada de plata sin bruñir. No era una belleza; pero
tuvo que romper algún corazón en su juventud. Llevaba unos pantalones grises de pinzas y un
jersey de lana negro, sobre el que sobresalían los cuellos de una camisa blanca. Los zapatos
también negros, de dos dedos de tacón le daban una talla media, que no tenía.
Los invitó a entrar y se disculpó.
- Perdónenme pero tienen que comprender que esto es del todo excepcional. Por favor si tienen
la bondad de esperar unos minutos, comentó señalando una habitación que se habría a la
derecha del hall de entrada. Los tres entraron en la sala.

Era poco más que dos sofás de polipiel, marrón algo ajados y una mesita de cristal y cuerpo de
metal dorado, que ocupaba el vértice del ángulo formado por los dos divanes, no había ventanas.
Se sentaron Paula junto a Laura, en un sofá y Luis solo, en el otro .Cuando estuvo segura de que
la mujer había desaparecido Laura miró a su marido y habló.
- A mí este sitio me pone los pelos de punta. Y ¿qué era eso?, de que esto es... ¿cómo dijo?;
excepcional. Dios mío en que lío nos estaremos metiendo.
Pasaron unos diez minutos, cuando el ruido de los tacones, sobre el suelo de terrazo, anunció la
vuelta de la mujer. No volvía sola. La acompañaba un hombre. Luis y Eva se levantaron al verlos
entrar.
- Les presento al Doctor Orgaz. Comentó la mujer. El doctor era hombre bajo, de unos 50 años,
completamente calvo, de cara rolliza y gafas de montura redonda, que le daba un aire bonachón
.Llevaba una bata blanca desabrochada, que dejaba ver, una camisa a cuadros marrones y verdes
y unos pantalones de pana beige. Es el director de este centro. Informó.
-Buenos días, dijo mientras le tendía la mano. Me ha comentado Livia que venían a ver a un niño
y que traían un permiso "especial", ¿verdad?
- Sí, creo que se llama Set. Dijo Luis, ofreciéndole la documentación, después de estrecharle la
mano y presentarse él y al resto de su familia.
-Ya veo. Contestó el doctor a la misma vez que examinaba los papeles. Bueno, pues vamos allá.
Livia por favor lleve a Set a mi despacho.
- Si tienen la amabilidad de acompañarme. Dijo a los visitantes instándoles a seguirlo.
Livia desapareció con el golpeteo de sus zapatos de tacón tras de si.
Le siguieron por un laberinto de pasillos pintados de blanco y zócalos alicatados en el mismo
color, que regularmente se veían flanqueados por puertas sin rótulos, que informaran de la
utilidad de la habitación a la que se abran.
Laura caminaba, cogiendo de la mano a Paula, un paso por de detrás de su marido, que
encabezaba la marcha junto al doctor. No dejaba de dar vueltas a la cabeza. ¿Un doctor, director
de un orfanato? y este silencio, en un lugar que se supone que debe estar lleno de niños. No le
quedaba ninguna duda. Este lugar, no era una casa de acogida; era algún tipo de hospital. Ese
solo pensamiento le hizo ponerse aún de peor humor, del que ya estaba. Venían a ver a un niño
enfermo Dios sabe de qué y Paula se paseaba por un hospital. Cada paso que daba, se reafirmaba
más en su opinión primera. No tenían que haber venido.
La poca luz que atravesaba la tormenta se colaba por entre las lamas de una veneciana metálica
de color beige que cubría la ventana ayudando a la de los fluorescentes a hacer un poco menos
oscura la estancia. El doctor tomó asiento en su sillón giratorio de piel negra y se arrimó a su
mesa. Una de esas mesas de melanina color nogal con cantos de pvc que fueron el mobiliario de
oficina corriente en los 70. Sobre ella, varios montones de papeles y un monitor de ordenador
que parecía venir de un saldo. El único toque personal era un pisapapeles de bronce con la
figura de un pastor alemán echado pero con la cabeza alzada, como esperando una orden.
Luis y Laura tomaron asiento en dos sillones confidentes a juego y Paula se sentó sobre las
rodillas de su madre.

- ¿Doctor, qué le pasa al niño? Soltó Laura de pronto. Las palabras salieron de su subconsciente,
sin previo aviso, como si tuvieran voluntad propia. Luis la miro; preguntándole con la mirada.
¿Cómo?
.El hombre esbozó una mueca que recordaba a una sonrisa, mientras empujaba la montura de
sus gafas con el dedo índice derecho.
- Bueno; la respuesta es compleja. Set tiene un problema en las facultades cognitivas debido
posiblemente a un sufrimiento fetal durante la gestación.
-¿Quiere decir con eso que el niño, no es, 􀇲normal"?
- Ciertamente Set tiene dificultades que hacen que su desarrollo se ha más lento que el del resto
de los niños .Pero hoy hay grandes avances para su estimulación y con el tiempo necesario
podríamos decir que se podría alcanzar una "normalidad", siempre dentro de unos parámetros
,claro está.
De hecho, hemos comenzado una experiencia piloto, para que los niños de este centro con este
tipo de dificultades interactúen, con otros sin estos problemas. Por eso nos ha sorprendido su
visita, ya que aún no estaba abierto el programa, pero viendo sus credenciales. Laura iba a
replicar pero en ese instante, llamaron a la puerta. Era Livia, traía a un niño con un pijama de
hospital, azul y un poco grande, de la mano, Set. Un niño de más o menos la talla y la edad de
Paula con los ojos oscuros y el pelo rizado como sólo lo tienen las personas de raza negra.
Andaba con dificultad metiendo el pie derecho excesivamente hacia dentro. El brazo derecho
también se giraba de forma acusada haciendo que la palma de la mano quedara en una posición
extraña.
- Hola Set ¿Cómo estas hoy? Le preguntó el doctor que se había levantado para ir a recibirlo.
-Biieenn dotoo. Articuló el niño con dificultad, mientras sus ojos miraban al infinito.
- Hoy es un día especial Set. Han venido a verte unos señores y también han traído a su hijita.
Ves que bien.
El niño afirmó con la cabeza.
- Mira Set estos son los señores, dijo mientras se acercaba a ellos con el niño. Esta es Paula y
estos son Luis y Laura, sus papás.
Laura y Luis se juntaron dejando en medio a su hija como si quisieran protegerla. La mano de la
mujer apretó fuertemente a la de su marido mientras lo buscó con los ojos, con un reproche en
la mirada.
El niño los miró sin decir nada. Laura se tornó en portavoz familiar, esta vez y se agacho para
quedar a la altura de su hija.
- Vamos Laura saluda a Set.
La niña se arrebujó contra su madre un poco asustada, diciendo un tímido, 􀇲Hola􀇳.
- Hoolaa, y una sonrisa se dibujó en la cara del chico que dejaron ver sus dientes pequeños y
blancos como perlas.
Bien, ahora que hemos hecho las presentaciones, que les parece si dejamos, a los niños un poco a
solas. Comentó el doctor.
Esta vez, quien saltó como un resorte fue Luis, que todavía sentía la mirada de su mujer.
-¿Solos? No creo...
Pero antes de que pudiera terminar la frase Livia se adelantó aclarando la propuesta del doctor.
14
- El doctor Orgaz se refiere a que los dejemos interactuar solos pero bajo observación; por
supuesto, ¿no es así?
- Claro, claro. En la sala contigua tenemos un 􀇲laboratorio􀇳. Me explicaré: se trata de una
habitación con juegos donde se estimulan las capacidades cognitivas. Los niños pueden actuar
libremente pero bajo una supervisión de la que ellos no serán conscientes, por lo que las
reacciones serán libres y espontaneas pudiéndose estudiar mejor. No se preocupen por Paula
.No la perderán de vista en ningún momento.
El 􀇲No􀇳 estaba pintado en cara de Laura, sin embargo a Luis no le parecía tan grave, eran dos
niños al fin y al cabo. Además que iban a decir: " No, lo sentimos ya hemos visto al chaval y nos
vamos".
- Bien, pero primero se lo preguntaremos a Paula:
A ver cariño, ¿quieres ir ahora a jugar con este niño? Papá y mamá estarán aquí al lado todo el
tiempo.
En la mente de Paula la pregunta de su padre fue tomando forma y su cerebro después de
relacionar los términos comenzó a elaborar una repuesta negativa, su instinto infantil no le
aconsejaba ir con un "niño raro" y sin sus padres. La respuesta estaba lista como si fuera una
bala a punto de ser disparada, pero una voz dulce y de niño se abría paso desde lo más profundo
de su pequeña mente de la misma forma que lo hace un cuchillo caliente en la mantequilla,
diciéndole: ven, ven a jugar .Lo pasaremos genial .Ven, ven....Era un impulso que no podía
resistirse, era como no tomar otro pedacito de pastel, era...
- Sí papá, quiero ir a jugar.
Los niños entraron en el laboratorio. Se asemejaba a una habitación de juegos enorme. El suelo
estaba alfombrado con una moqueta que representaba un camino zigzagueante amarillo que
recorría un prado verde y florido. A los lados del camino había mesas y sillas infantiles de
bonitos colores. En las paredes había pintados arboles en un cielo azul celeste con nubes
blancas, pájaros y mariposas. En una de ellas, donde parecía acabar el camino, un arcoíris
abarcaba todo el frontal. Sólo había una puerta y no había ventanas propiamente dichas, sólo un
ojo de buey integrado en la decoración como un sol, pero que en realidad era el punto de
observación por donde los médicos estudiaban y vigilaban a los niños. También había unas
estanterías de madera con juguetes en sus baldas. Incluso había un caballito con balancín y un
triciclo.
A Paula le parecía un lugar maravilloso, miraba todo con los ojos abiertos como platos sin
embargo Set no prestó ninguna atención especial al entorno, pues le era de sobra conocido.
Camino lentamente hasta una estantería, e intentó coger la caja de ceras, que terminaron por el
suelo. Paula se sobresaltó con el alboroto y se acercó al niño.
- ¿Quieres que pintemos?
El niño la miro y asintió con la cabeza diciendo
- Cii.
La niña ayudo a Set a recoger las ceras y un bloc de hojas que había justo al lado de donde
estaban los lápices.
Paula comenzó dibujando dos figuras grandes eran papá y mamá y luego pintó otra más
pequeña al lado que si duda era ella. Set miraba atento como iba rellenando las figuras. A mama
le pintó el pelo amarillo y un vestido azul mientras que a papá le pintaba con unos pantalones
marrones y un jersey verde, también le pintó los pelos utilizando una cera negra. Para ella eligió

un vestido rosa y una melena también amarilla. Los tres monigotes flotaban en la nada blanca
cogidos de la mano. Ahora fue Set quien se animó a pintar. Con su mano izquierda, la menos
torpe, tomó una cera marrón e intentó imitar a Paula pintando lo que parecía un círculo con
tachones mientras decía:
- Seett, aki stta Sset.
Cuando terminó tomó otra cera de color rojo y dibujó otro círculo dentro del círculo anterior.
- Akii stta otroo.
- ¿Qué es Set? Preguntó Paula
- ¡¡ Ottrrooo!!
- Ah, otro círculo.
- Noo, ootrro. Hhaba.
La cámara oculta en el techo seguía grabando la escena. En la sala de observación el doctor
miraba junto con Luis y Laura los juegos de los niños. Laura estaba sorprendida con la reacción
de su hija. No sólo había accedido a jugar con el niño, si no que parecía muy feliz y
aparentemente estaba asumiendo un papel protector, casi como si fuera una hermana mayor.
- Soy yo. Contestó la voz de niño clara y dulce en la cabeza de Paula.
-Él de antes. Gracias por jugar con nosotros.
Paula se quedó muy quieta como escuchando y contestó en voz alta.
- ¿Dónde estás?
- Aquí delante tuya con Set. El niño sonrió señalándose la boca con un dedo.
-Akki sstaa. Set volvió a remarcar su círculo rojo.
- Vamos a ser amigos
¿Quieres Paula?
Era una voz maravillosa que hacía que la niña se relajara y no pensara en nada. Sólo había paz
como cuando se dormía en brazos de mamá. Sólo paz y tranquilidad.
- Vale.
- Me dejas que vaya contigo un poco. Lo pasaremos genial. Sera fantástico, ya verás.
La voz causaba la misma atracción que la luz de una farola a una polilla; irresistible .No podía
decir que no.
Set seguía mirándola con los ojos fijos e inexpresivos.
- Bueno.
Fue abrir una ventana en una mañana fresca y soleada. Sintió una bocanada de aire limpio y
puro, penetrando dentro de su ser haciéndola temblar con un escalofrío. Paula no lo podía
saberlo pero había tenido su primer orgasmo.
El coche gris se alejaba por el camino de grava bajo la lluvia persistente. En una de las ventanas
dos figuras observaban su marcha.
- Parece que todo ha salido como se esperaba. Comento Livia.

- Sí, aunque por un momento pensé que iban a salir corriendo. La mujer es peligrosa. Dijo el
doctor y se alejó de la ventana para acercarse a su mesa.
-Ahora déjeme solo Livia.
- Como desee.
La mujer se disponía a abrir la puerta cuando el doctor volvió a llamarla
- Ah, Livia por favor, traiga la grabación de la sesión y por favor no olvide preparar la
eliminación del anfitrión; ya no será útil.
- Por supuesto, como usted diga doctor. Dijo cerrando la puerta tras de si.
__________________________________________________________________________________________________________
- Bueno después de todo no ha sido para tanto.
¿Verdad? Comentó Luis.
A Laura no le apetecía de hablar del tema, además Paula parecía contenta. Así que dejó sus
objeciones a un lado y acordó con su marido que sí, que en realidad no había sido para tanto.
Pero en su fuero interno no dejaba de darle vueltas a todo el asunto. Paula en efecto, era la que
más entusiasta con la experiencia. Los cuarenta minutos con Set parecían haberla cambiado. No
dejaba de decir que lo había pasado fenomenal y que el cuarto de juegos, como ella lo llamaba,
era muy "chuly􀇳, y que verías cuando lo contara a sus amigas del colegio. También preguntó qué
cuando iban a volver. Su madre le contestó con evasivas. Volver no era parte del trato.
Realmente lamentaba lo que ocurría a ese pobre niño, pero no, no volverían.
. Ahora sobre la carretea negra y húmeda, el coche parecía un insecto atrapado en la lengua de
una bestia, que inevitablemente lo conduciría a sus fauces; la ciudad.
______________________________________________________________________________________________________________
La manzana tenía un color rojo brillante. Sobre su piel aún quedaban unas gotas de rocío. La
agarró con la mano y con un pequeño tirón la separó de la rama de donde colgaba. Se la acercó a
la cara y aspiró su aroma dulce y fresco al tiempo.
-Paula, cariño, ven. Toma. Llamó a su hija que correteaba por entre los manzanos.
La niña se acercó trotando.
-¿Qué mamá?
- Toma mi amor, come.
La niña tomó la manzana y la llevó a su boca. La pulpa blanca era dulce como el caramelo.
-¿Está rica cariño?
- Sí mamá, está riquísima. Dijo Paula a la vez que masticaba.
El jugo de la fruta comenzó a resbalarle por la comisura de los labios. Era rojo sangre y caía en
gruesos goterones sobre la camisa blanca que llevaba puesta.
Eva miró el resto de manzana que aún quedaba en la mano de la niña. Pero no era una manzana,
era un corazón sanguinolento y palpitante al que le habían dado un mordisco.
Laura se lo volvió a llevar a la boca diciendo.
- Mamá está riquísimo, riquísimo.....

Sus propios gritos la despertaron, a su lado Luis que se había despertado sobresaltado por sus
gritos le decía; tranquila, sólo es una pesadilla .Ya pasó, tranquila.
_______________________________________________________________________________________________________
Como cada día, Luis comprobó la bandeja de su correo electrónico en busca de alguna repuesta a
sus demandas de empleo. Aunque no quería reconocerlo también esperaba alguna noticia de sus
misteriosos padrinos. Hacía ya más de una semana de su visita a ese niño y no había habido
ninguna comunicación. Quizás se hubieran esfumado de la misma forma que aparecieron.
Releyó nuevamente la carta que vino con el talón, y lo ponía claro "próximas relaciones􀇳.
Entonces ¿por qué no se ponían en contacto con él? ¿Habría hecho algo mal? y los habría
ahuyentado. No lo sabía y la incertidumbre lo tenía preocupado. Había intentado hablar con
Laura de sus temores, pero ella lo evitaba. No quería hablar de nada que estuviera relacionado
con eso. Desde que volvieron había estado distante y malhumorada. Luis sabía que había ido a
desgana y sobretodo no quiso que Paula se hubiera visto implicada, además no dormía bien
últimamente, por las noches sufría pesadillas constantes. En su opinión le daba demasiada
importancia. De hecho, creía que se alegraba de la falta de noticias. Era como si quisiera olvidar
todo lo ocurrido y esconderlo bajo un manto de silencio. Apagó el ordenador. No había ninguna
oferta de empleo sólo alguna publicidad sobre másteres y títulos de postgrado.
Pensó en salir a correr un rato para despejar la mente.
Los poros de la piel de Luis comenzaron a excretar la solución de agua y sales minerales
comúnmente llamada sudor. Primero perlaron su frente hasta encharcar sus cejas para luego
desbordarlas y meterse en los ojos produciéndole un escozor que le obligo a detenerse.
Llevaba recorrido unos siete kilómetros a buen ritmo. Corría por una avenida que desembocaba
en un parque. A estas horas el barrio residencial estaba prácticamente desierto. Era lo normal
un día de diario. Los niños estaban en clase y sus padres partían a sus ocupaciones. El barrio no
retomaría su bullicio hasta el final de la jornada.
Se pasó el antebrazo por la cara intentando usar la manga de su camiseta como una improvisada
toalla. Esto le alivio algo. Luego se recolocó los auriculares de su teléfono por los que salía la
música del tema de Metallica "Master of Puppets" y decidió seguir andando hasta que dejara de
sudar tan copiosamente.
Un Mercedes negro con los cristales tintados se detuvo unos cincuenta metros junto a la acera
delante de él. La puerta de copiloto se abrió y bajo un hombre alto y delgado con un traje negro y
gafas de sol. Luis lo observó con mezcla de sentimientos difícil de explicar que iban de la alegría
al temor. Era cara de pájaro, el mismo que le entregó la carta junto al colegio de Paula.
Evidentemente el coche le estaba esperando.
-Buenos días D. Luis si tiene la amabilidad de acompañarnos. Dijo rapaz abriendo la puerta
trasera.
La entonación no dejaba lugar a dudas, no era una sugerencia que se pudiera denegar.
Así que entró en el coche. No había nadie en el habitáculo trasero. Sus piernas desnudas se
pegaron al asiento de piel negra flotando ligeramente sobre una película de sudor frio. Era más

amplio de lo que parecía desde fuera. Las tres plazas traseras estaban aisladas de la parte
delantera por una mampara que parecía de obsidiana y que hacía imposible ver lo que ocurría
delante. Las ventanillas traseras a igual que la luneta también opaca. Tras unos minutos el coche
aumentó de velocidad o al menos le dio esa sensación pues sólo la inercia le daba algún dato, el
silencio era absoluto por lo que dedujo que habrían entrado en una autopista. En ese momento
se percato de que aunque todavía llevaba los auriculares puestos, la música había dejado de
sonar. Se los quitó y los dejó colgar de su cuello. Sacó el teléfono de la sujeción que llevaba en el
brazo y activo el menú. Deslizó el dedo por su pantalla táctil buscando. Allí estaba el icono. Era el
de un navegador guiado por GPS. Los cristales no le dejarían ver pero no por eso iba a dejar de
saber hacia dónde se dirigía. En el móvil se dibujó un plano y una señal en forma de triangulo
parpadeante de color azul le informaba, que efectivamente se encontraba avanzando por la
autopista y se dirigía al norte. Pero ¿a dónde? y ¿con qué propósito? El sudor que había cesado,
gracias a la climatización volvió a aparecer.
________________________________________________________________________________________________________
-Hola Paula.
- Hola. Contestó la niña al patio del colegio.
La voz infantil era dulce y amable, sincera; falta de cualquier entonación. Ascendía por su mente
como una burbuja de aire desde el fondo del mar. Recordó cuando la "oyó" por primera vez y
sintió un escalofrió placentero.
- Sé donde están todos escondidos. ¿Quieres que te lo diga?
Paula jugaba con sus amiguitos al escondite y en ese momento "la llevaba" ella.
A la niña le pareció una gran idea.
-Sí.
Vale, pero no hace falta lo digas en voz alta, o descubrían nuestro truco. Para hablar conmigo
basta con que pienses lo que quieres decir y lo sabré. Será nuestro secreto. Lo vamos a pasar en
grande, ya verás.
Laura llamó a sus compañeros de juegos por su nombre, uno a uno descubriendo sus
ubicaciones. Los pequeños salían de sus escondrijos con cara de sorpresa. ¿Cómo los había
descubierto a todos casi sin moverse y tan rápido?
Jaime el más despabilado de la clase fue el primero en emitir su veredicto, que rápidamente
cundió entre los demás. Había hecho trampas.
Los niños comenzaron a abuchearla llamándola tramposa a coro. La niña se defendía como
podía, negando las acusaciones. Pero la presión recibida era demasiada y rompió a llorar.
- No te dejes amedrentar Laura. Yo te defenderé empuja a Jaime. Haz que se calle. Es un abusón
que no permite que nadie nunca gane a ningún juego.
. Eso era verdad. Jaime era más alto y más fuerte que ningún niño de clase y siempre imponía su
voluntad, era el que mandaba. Pero lo, no, no se atrevía.
- Hazlo Laura. No dejaré que te haga ningún daño. Confía en mí.
La niña se armó de valor y apretando los dientes dio un empujón al niño. Jaime recibió un fuerte
impacto en el pecho, con una fuerza que le sorprendió aún más que el propio ataque. Salió
despedido un par de metros para caer bocarriba en el medio del patio, ante la mirada del resto
de sus compañeros.
Los niños se abrieron el círculo con el que habían rodeado a la agresora boquiabiertos y
timoratos. Se iban a formar una buena. Nadie trataba así a Jaime.

El niño se levanto del suelo sacudiéndose el polvo y atusándose el pecho dolorido tras la caída.
Las lágrimas le bailaban en las pestañas. Sentía más rabia que dolor. Pero en vez de volver a
enfrentarse a su enemiga como todos esperaban, se dio media vuelta y salió corriendo. El corro
se terminó deshaciendo. No iba a haber pelea después de todo. Un instante pasó y Paula volvió a
estar sola.
- Lo ves. Dijo la voz. No dejaré que nadie te haga daño.
La sirena anunció el fin del recreo y todos los infantes corrieron hacia sus respectivas clases.
Paula también corría. Se sentía fuerte y poderosa, respetada y temida. Era una sensación nueva
y realmente agradable.
_______________________________________________________________________________________________________
El mercedes negro devoraba los kilómetros a la velocidad máxima que permitía el código de la
circulación. Luis en su interior observaba la ruta en su teléfono. Estaban a unos cincuenta
kilómetros de donde lo habían recogido y acababan de abandonar la autopista para entrar en
una carretera nacional que enlazaba varios pueblos de esos que son satélites de la gran urbe.
Pensó que en alguno de ellos estaría su destino. Unos minutos y el coche desaceleró y de nuevo
abandonó la vía para tomar otra más pequeña. Esta vez una comarcal, que se adentraba, siempre
según el GPS, en una masa forestal donde aparentemente no había nada. Los kilómetros se
sucedían y el automóvil continuaba atravesando el bosque. De pronto el coche redujo tanto la
velocidad que Luis no sabría decir si se había detenido completamente. Pero no, al parecer el
vehículo había tomado un carril. Debía de ser poco más que un camino de cabras pues el coche a
pesar de su suspensión inteligente, se bamboleaba como si fuera una tartana, además el
navegador no marcaba ningún camino. Después de diez minutos de baches y resaltos se
encontraron de nuevo sobre un piso firme. Entonces el coche se detuvo y las puertas, con un
sonido neumático, como un siseo se desbloquearon. Estuviesen donde estuviesen, habían
llegado.
Allí estaba pájaro abriéndole la puerta e invitándole a salir, con su nariz ganchuda y sus gafas de
sol negras y ese gesto pétreo, que hacía dudar entre si era realmente humano o un ciborg de los
que salen en las películas de ciencia ficción.
Luis salió del coche, sus pupilas se contrajeron al recibir la luz del exterior después de haber
viajado en penumbra.
Estaba delante de lo que parecía una casa de campo de nueva construcción. Pues todavía se
podían ver algunas piezas de andamio apilado y materiales esperando a ser recogidos. En el
suelo de tierra prensada, aún se adivinaban huellas de maquinaria y el inconfundible olor a
humedad, del cemento y el yeso se podían percibir en al aire. Por eso no aparecería nada en el
GPS. Cuando se tomaron las fotografías de aquel lugar, aquello simplemente no existía.
La casa en cuestión era de planta cuadrada y de fábrica de ladrillo visto rojizo. El tejado era a
cuatro aguas de teja roja. La construcción era vulgar, nada ostentosa pero si daba el aspecto de
recia quizás porque tenía pocas ventanas y las que había estaban enrejadas y no eran muy
grandes.
Luis parecía un poco decepcionado. No sé, por qué se había y imaginado que el cochazo que le
había recogido le llevaría a un lugar más 􀇲exclusivo􀇳.
- Por favor acompáñenos.
Allí estaba también cara de perro, que se había bajado por la puerta del conductor al trote para
ponerse a su diestra. Así, escoltado por los dos hombres, se encamino a la casa.
_______________________________________________________________________________________________________

La hoja de machete cayó; primero sobre la carne cortándola y luego partió en dos el hueso con
facilidad. Laura tomó los dos trozos de pollo y los colocó junto con otros en un plato. Preparaba
el almuerzo con la eficiencia mecánica de cualquier ama de casa. Miraba el ave descuartizada sin
verla. Su cabeza estaba en otro sitio. Rodando de un sitio a otro, como una canica en cajón vacío.
Últimamente no dormía bien, terribles pesadillas la atormentaban y ella sabía por qué. No
dejaba de darle vueltas a los últimos acontecimientos. Había algo turbio; lo presentía. Lo único
bueno de todo aquello es que parecían haber desaparecido. Y luego estaba Luis, como un novio
al que le han dado plantón. Todo el día esperando, ¿cómo decía?.. ¡Ah sí!, alguna señal. Era
desesperante.
Se lavó las manos en el fregadero y luego usó un trozo de papel absorbente para secárselas. No
podía quedarse quieta sin hacer nada como el convidado de piedra. Era su familia la que estaba
involucrada después de todo.
Luis había salido a correr y podría actuar con libertad. Así que fue hasta el despacho y rebuscó
entre sus papeles hasta que encontró la carta que le dieron. La releyó por enésima vez, buscando
algo aunque, no sabía bien el qué. Sus ojos pasaban por encima de las letras negras a la manera
de un escáner de supermercado. Inútilmente intentó encontrar el permiso de visita, se lo
quedaron en el 􀇲hospital􀇳, pero tenía la esperanza de que hubiera una copia o algún otro papel
donde pudiera venir algo, aunque sólo fuera un número de teléfono. Pero nada, ninguna
información sobre "SS". Tras unos minutos de infructuosa búsqueda Laura se daba por vencida,
cuando la idea entró en su mente al asalto, como un soldado en una trinchera. Abrió el portátil
de Luis y tecleó en el buscador: "El Buen Pastor". El buscador le devolvió una pantalla llena de
referencias. Pero ninguna a un hospital mental, sólo eran partes de textos; sobre todo de
carácter religioso. Así que volvió a teclear el nombre pero esta vez añadió la coletilla institución
mental.
Ahora sí parecía que había encontrado algo. Era una noticia de un periódico local. Pero lo que
realmente llamó la atención, es que la noticia era antigua, de hacía unos quince años pero lo que
llamó más su atención fue que la página donde se albergaba era una especializada en fenómenos
paranormales:
Se clausura hospital mental por denuncias de maltrato a los internos..... Decía el titular. La
mandíbula inferior de Laura bajó y las pupilas alcanzaron su grado máximo de dilatación cuando
vio junto al titular una foto de un medico de cara rechoncha y gafas. Era el Doctor Orgaz quince
años más joven.
_________________________________________________________________________________________________________
-Buenos días D. Luis me alegro de poder conocerle personalmente. Dijo el anciano.
Cuando habían entrado en la casa no podía haber imaginado lo que guardaba entre sus paredes.
Toda la casa parecía sacada de un museo. Los muebles de caoba descansaban sobre mullidas
alfombras tejidas a mano y las arañas de cristal colgaban majestuosas en las habitaciones por
donde pasaba. Todo tenía aspecto de antiguo y caro, muy caro.
El anciano estaba en un despacho que parecía sacado de la época victoriana. La sala estaba
sumida en la semioscuridad. La falta de luz solamente era aliviada, en parte, por una pequeña

lámpara de pie. Si había ventanas, estaban ocultas bajo pesadas cortinas. Los dos matones se
habían quedado fuera. Tras las puertas de madera maciza.
- Buenos días. Dijo Luis mientras pensaba en su aspecto y en lo fuera de lugar que se sentía. El
anciano pareció leerle la mente
- No se preocupe por su atuendo. Hemos sido nosotros los desconsiderados, por traerle de esta
forma tan precipitada. También tenga la amabilidad de excusar las incomodidades del trayecto
en mi automóvil. Como puede observar no tolero bien la luz .Por favor tome asiento. Me gustaría
charlar con usted. La mano nudosa señalo un orejero junto al suyo.
Luis tomo asiento con la misma sensación de hacerlo en un restaurante demasiado caro.
-Perdone que no me haya presentado a adecuadamente. Mi nombre es Set.
.Luis estrechó la mano que parecía una garra metálica recubierta de piel mustia.
- El motivo de esta reunión no es el otro que avanzar en nuestras relaciones y por su puesto en
el cumplimento de sus deseos.
- Sí, todo eso me parece muy bien. Pero ¿por qué nos mintió con lo del niño? Y la llegada de mi
hija fue cuando menos oportuna, parecía que la estuvieran esperando.
- Ah su hija, un ser encantador. Siento el malentendido. En ningún momento quisimos
confundirles, pues como vieron el niño está realmente acogido, pero en un centro con los
recursos que el necesita. Pero ya ve, la mente nos hace dar por sentado demasiadas cosas.
Ahora Luis no supo replicar. El anciano le miró con sus ojos tallados en hielo azul, que afloraban
sobre bolsas de piel flácida y blanquecina. Lo que parecía una sonrisa hizo que sus labios
violáceos se separaran y dejaran ver los escasos dientes, algunos despostillados y rotos que
recordaban a estacas blanqueadas por un sol inmisericorde, hincadas en las encías purpuras, al
borde del sangrado. Luís apenas pudo sostenerle la mirada. A esos ojos, no se les podía ocultar
nada. Se sintió desnudo y vulnerable.
- Después a aclarada su duda. ¿Qué le parece que abordamos la propuesta que tengo para usted?
-Bien, continuó después de que su interlocutor asintiera con un movimiento de cabeza.
- El sentido de su visita a Set, que mejor nombre que el de su padrino; ¿no le parece? La pregunta
no espero respuesta y continúo.
-Sólo era para que pudieran comprobar nuestro trabajo con estos niños, de primera mano. Estos
críos, son los desheredados de este mundo y no me refiero sólo a niños como Set con problemas
evidentes, sino también a niños completamente normales, que son abandonados o llegan de
forma ilegal e indocumentada a nuestras fronteras. Esto crea terribles problemas a los
gobiernos; que no tienen ni los recursos, ni en muchos casos la intención de ocuparse
adecuadamente de ellos. Nosotros somos su esperanza. Proporcionamos una solución al Estado
y ayudamos a los infantes a tener un futuro. Y eso es precisamente lo que le proponemos; que
sea usted; ese enlace necesario, que nos traiga a aquellos que más nos necesitan. Los niños.
Como ve, así cumplimos su deseo de tener un empleo y usted junto con nosotros cumplirá los de
otras muchas personas.
- La verdad, no sé qué decir. Luis no podía creer que esto le estuviera pasando a él. Lo que
parecía un viejo mecenas altruista, se fija en él y le ofrece ser parte de su empresa; así de buenas
a primeras. Parecía un sueño.
- Claro, claro, pero no tiene que decir nada todavía .Ahora le daré su contrato para que lo estudie
y decida lo más conveniente, por supuesto.
-Perdone pero antes, me gustaría hacerle otra pregunta.
- Desde luego las que usted quiera.
- ¿Por qué contactaron conmigo?, ¿qué pasó aquella noche con la gasolinera y con la radio? Y
¿Quién es usted? Si me permite el atrevimiento.

- Jajá. La carcajada era húmeda y profunda casi como el sonido de las piedras al caer en un pozo.
Son buenas preguntas pero las respuestas ya se las di antes; damos demasiadas cosas por
sentadas; la mente es muy poderosa. Respecto a quién soy....Digamos que me gusta pensar que
soy una especie de "Mago de Oz".
_____________________________________________________________________________
􀇲. ....Tras la denuncia, de un empleado del hospital mental "Buen Pastor" las autoridades
competentes iniciaron una investigación en el centro. El denunciante afirmaba que los enfermos
eran sometidos a vejaciones y maltrato.........􀇳
El artículo no aclaraba mucho más, sólo que se determinó el cierre de la institución y la
inhabilitación de su director el Doctor Carlos Orgaz. Pero para lo que incumbía a Laura era más
que suficiente.
El ruido de la puerta al sé, la sobresaltó; estaba absorta en la pantalla del portátil. Era Luís que
volvía de correr. Miró el reloj de su muñeca. Había estado fuera algo más de dos horas pero
parecieron diez minutos.
- Hola? Ya he vuelto.
Había un tono alegre en su voz. Su marido estaba contento. En otras circunstancias Laura lo
recibiría con buen ánimo. Pero visto lo visto, Luís sólo vendría feliz por un motivo; habían vuelto
a contactar con él y a ella, eso no le hacía ni pizca de gracia. Fuera lo que fuera tenía la negativa
lista para ser lanzada como el dardo de una ballesta.
¿Cómo podía decir que no? ¿Con qué autoridad podía negar el futuro inmediato a su familia? El
contrato que Luis traía era fantástico. 􀍷000,00€ mensuales, dietas y coche de empresa. Jamás
habían soñado con algo parecido. Había contado a su marido lo que había descubierto en
internet. Pero Luís no le dio demasiada importancia, alegaba que era una página sensacionalista
de ovnis y fantasmas. A saber si no habrían manipulado la noticia. Así y todo a él lo que le
importaba de verdad eran los 􀍷000,00€ al mes. Eso era lo que realmente contaba, no el pasado
de un medico, la gente comete errores. Pero la ética de Laura no la dejaba transigir y una vez
más le dijo a Luis:
- A mí este asunto no me gusta desde el principio deberías rechazarlo. Ya encontraras otra cosa.
- A mí no, a mí no. Sólo tú eres lo que importa y ¿lo qué no me gusta a mí? Pues a mí; no me gusta
estar en el paro y lo que sí me gusta es tener un buen sueldo. Pero claro doña tuve que dejar mi
trabajo, tiene envidia y lo que consigue su marido no le parece bien cuando en realidad esta
fenomenal.
- No sabes lo que dices. Yo dejé mi trabajo porque preferí atender a nuestra hija y ya puestos a ti.
Pero no puedes comprender, que no me huela bien, que un desconocido te secuestre para
ofrecerte un pastón y que busques niños para qué, por lo visto los trate un doctor al que
retiraron la licencia por maltrato a pacientes. Y que sólo, porque me preocupo por ti, digo que no
aceptes el trabajo, porque creo que quieren tapar mierda con oro, pero la mierda sigue ahí
debajo; oliendo cada vez peor. Para mí sería más fácil cerrar los ojos y decir enhorabuena
adelante. Pero no puedo, porque te quiero y tengo miedo.
- No me vengas con ésas, de que me quieres. Siempre piensas mal, con esa mente desconfiada y
retorcida que tienes. Lo que te pasa es que crees que todo el mundo es igual que tú.
Lo voy a coger y me da igual lo que pienses. Creo que das demasiadas cosas por sentadas...

La oscuridad era absoluta y el silencio sólo era roto por el siseo de respiración aguda y silbante
de algo roto. El viejo estaba sentado en un sillón en el centro de la nada. Sus ojos estaban
abiertos aunque no los necesitaba para ver. Su cuerpo estaba allí de la misma forma que el
exoesqueleto abandonado de una crisálida que avanza en su metamorfosis. Era una cascara, un
recipiente, pero él no estaba.
Blanco... Azul..... Blanco....Azul.
La luz lo colmaba todo; era agradable flotar en ella. Retozar en su blandura. Todo estaba romo
sin aristas, todo virgen, sin muros que impidieran el paso, sin foso, sin puertas que hicieran
privado nada. La mente de Paula era como una nube de algodón y a él le encantaba alimentase
allí. Sin riesgo de arañase con alguna borde o alguna dureza. La dulce y blanda mente de una
niña es un manjar tierno e inocente. Llevaba tiempo buscando algo como ella. Estaba harto de
mentes vulgares y enfermas. Sólo desperdicios con las que apenas podía subsistir, esta niña era
una delicatesen en comparación.
Primero descubrió a su madre, su energía era un chorro que emitía de la misma forma que una
hoguera en la noche fría promete luz y calor. Una mente apetecible pero fuerte, bien defendida, y
en su estado no se sentía con ánimos, entonces percibió a Paula, fue igual que ver una florecilla
entre las espinas. Sólo tenía que apartarlas y sería toda para él. La llave era su padre, una mente
sin valor y anodina, como la de casi todos los hombres, que no era más, que un trozo pan duro.
Pero hasta el pan duro tenia utilidades, vaya si las tenía.
________________________________________________________________________________________________________
<Dos semanas más tarde>
Las gotas de lluvia resbalaban por el cristal, formando pequeños torrentes verticales, que
confluían con otros, para ir a morir en el alfeizar de la ventana. El día de Navidad había llegado,
regalando a la ciudad calles anegadas y garajes inundados con la promesa del barro.
La niña hacia garabatos en la condensación, que su aliento dejaba en el cristal. Con su dedo,
perfilaba figuras, que lloraban hasta deshacerse sobre el frio lienzo.
Las luces parpadeantes del árbol se reflejaban dando un aspecto psicodélico al conjunto de
figuras derretidas y brillos, ora rojos ora azules, ora verdes. Papa Noel pasó como todos los años,
dejando un anticipo de caramelos y chocolates que harían la espera de los Reyes Magos más
dulce y corta. Justo ahora, paladeaba parte del botín, un caramelo, con sabor a menta que hacía
que el aire que inhalaba fuera tan frio que pareciera que estuviera en la calle bajo la lluvia y no
en el caldeado salón de su casa.
- ¡Jo!, no vale, siempre adivinas que voy a dibujar. Dijo la niña en voz alta.
-¿Qué dices Paula? No te he oído bien. Pregunto Laura que venía de la cocina.
- Nada mamá, es que siempre sabe lo que voy a dibujar. ¡Hace trampas!
-Ya estás otra vez discutiendo con él. Para ser amigos os lleváis fatal. Siempre estáis regañando.
Paula había comenzado hacia poco a hablar con un amiguito imaginario, decía que vivía dentro
de su cabeza y que le contaba secretos. Laura no le daba demasiada importancia, pues según
leyó en un blog de psicología infantil, era bastante común, que los niños a esa edad e incluso
antes desarrollaran este tipo de fantasías. Lo que no le gustaba nada, era que se suponía que los
amigos imaginarios no se peleaban y mucho menos hacían llorar a sus pares reales. Otra cosa
que la preocupaba es que no tenia nombre. Paula se refería a él, como "el otro".

Por su puesto, sus miedos eran privados. Ni se le había ocurrido, decir nada a su marido. La
verdad, es que de todas formas, tampoco es que hablaran mucho; desde que cogió el nuevo
trabajo no paraba en casa. La relación estaba agonizando; la cena de Nochebuena y la comida de
Navidad habían sido una mera formalidad pensando en la niña.
- Paula, ven. Vamos a ver la tele, comento la mujer a la vez que se acomodaba en el diván, que
van a poner una peli de dibujos muy chula. Se llama "Cuento de Navidad". A mí me encanta, ven
aquí conmigo...
La niña se alejó de la ventana y dando dos zancadas salto sobre el sofá de piel crema, cayendo
sobre su madre que la recibió con un montón de dedos que le hacían cosquillas. Tras la pequeña
escaramuza y después de recobrar el resuello. Paula se arrimó todo lo que pudo a su madre
aspirando su aroma y sintiendo la caricia de su batín de fieltro rojo. Con el puño cerrado
comenzó a restregarse el ojo derecho que aún le lloraba de las risas. Luego utilizó el otro puño
para restregarse el otro.
Laura miró a su hija.
- Paula déjate los ojos que te los vas a irritar.
Los puños se restregaban por los ojos. Pararon unos segundos, para comenzar de nuevo a
frotarlos con más fuerza e intensidad provocando que lagrimearan abundantemente. La voz de
la niña fue subiendo tonos pasando del susurro al grito.
- Mamá, no veo. Mama no veo. Maamaá nooo veoo. ¡NOO PUEEEDOO VEER.!
Las puertas dobles de cristal se apartaron con un siseo de cobardía. Luis traía en brazos a su hija
y Laura los escoltaba dando las zancadas más grandes que podía, para mantenerse a la par de su
marido.
Un celador les salió al paso con una silla de ruedas.
Tras el registro. La niña desapareció por unas puertas batientes con ojos de buey. Laura iba con
ella. Luis las miró y sintió como si algo se rompiera dentro de él. No podía hacer otra cosa que
esperar. Tenía el aspecto de un perro apaleado que buscara un lugar donde dejarse caer y lo
encontró en una silla de plástico azul descolorido en la sala de espera.
Las agujas del reloj analógico de la pared se habían asociado con las del de su muñeca y se
arrastraban con la lentitud del bisturí del sádico que tortura a su víctima con infinita paciencia.
En la sala había varias personas que también aguardaban, intercambiando miradas, unas vacías
y otras curiosas intentando buscar el consuelo y solidaridad en las desgracias ajenas. Todos
debían ser hijos o cónyuges, que aguardaban a padres o esposos ancianos, a los que Santa Klaus
había sorprendido con caderas rotas, infartos o derrames cerebrales. El deseo de poder
cambiarse por cualquiera de ellos, broto de su yo más egoísta.
Las preguntas se retroalimentaban en un circulo eterno, persiguiendo a las respuestas. ¿Qué le
pasaba a su hija? ¿Se pondría bien? ¿Por qué tardaban tanto? El catalogo era estúpido en la
mayoría de los puntos. Pero era el catalogo, que siempre se usa, ante situaciones como esta.
Preguntas que Luis guardaba en el subconsciente y que no tenían otra finalidad que la de hacer
aún más daño; pues como sabia, cuando se las formulaba, no podría contestarlas.
A pocas decenas de metros de allí, en línea recta atravesando, las paredes de Pladur, de varias
consultas estaba Paula.
La niña estaba tumbada en una camilla quieta y en silencio, mientras ondas invisibles rebanaban
su cráneo. Las exploraciones previas no habían reflejado ningún problema en los ojos, por lo que
el equipo médico decidió buscar alguna lesión en las partes asociadas a la visión del cerebro.
-¡Mamá, mamá!

La niña comenzó a vocear. Laura estaba en un cuartito contiguo. Cuando oyó la llamada de su
hija irrumpió en la sala y se acerco a la niña que intentaba salir de la máquina de TAC.
- Puedo ver, mamá puedo ver. Paula y Laura se abrazaron y una lágrima surco la mejilla de la
madre.
-Mamá ha sido el otro, pero me ha perdonado. Estaba enfadado mamá, pero me ha perdonado.
La voz de la niña temblaba de emoción. Las palabras entraron en los oídos de Laura como un
hierro al rojo. El vello se le erizó. La nausea que le contrajo el estomago haciendo que el
alimento condimentado con los ácidos de la digestión se le subiera a la garganta. Lo volvió a
tragar haciendo un gran esfuerzo para reprimir la arcada.
-Ssssh, ssssh. No digas nada. Calmaba a la niña mientras la abrazaba y le mesaba el pelo.
-Ya mi niña, ya se acabó. Le mintió.
- Por favor, si pueden rellenar estos cuestionarios.
La voz del psicólogo era amable y cordial pero firme, como una barra de acero envuelta en
terciopelo.
-¿Qué son? Preguntó Luis.
- Es un protocolo que se sigue cuando un menor ingresa con un determinado cuadro.
Si lo desean pueden negarse a rellenarlo. Pero quiero que sepan que podrá ser tenido en cuenta
en una posible denuncia por malos tratos.
- ¿Qué está usted insinuando? Dijo Luis al que las mejillas se le tiñeron con parches rojizos.
Perdónenme pero yo sólo les informo de las posibles consecuencias que pueden tener sus actos.
Su hija ha entrado con un cuadro de ceguera producida por algún tipo de shock. El hospital en
este momento, lo único que hace es velar por los intereses de la menor y no se descarta ninguna
posibilidad.
Laura que estaba sentada al lado de su marido fue la que tomó la palabra.
- Doctor, perdón no recuerdo su nombre.
- Jovellanos.
Laura volvió a comenzar.
-Doctor Jovellanos perdónenos; pero en este momento, estamos un poco nerviosos y cansados.
Por su puesto colaboraremos en todo lo que pueda ayudar a nuestra hija. Terminó la frase
dejando en el aire la sensación de que no lo había hecho, como cuando hablas y olvidas eso que
estás a punto de decir; lo que produjo un silencio incomodo y una mirada curiosa del doctor que
le preguntaba ¿tiene algo más qué decir? Claro que tenía algo más que decir. Que su hija acusaba
a un amigo imaginario de haberla castigado a no ver. Pero sintió un miedo atroz. Y si era verdad,
y si al decir al médico que su hija tenía un...algo en la cabeza que le hacía daño. Y si por decirlo lo
enfadaba más y la "castigaba" otra vez. Decidió callar. Todo era tan extraño .Tenía que hacer
algo, pero el miedo no la dejaba pensar con claridad.
Rellenaron los cuestionarios que fueron a engrosar el historial clínico de Paula que quedaría
archivado junto con otros miles. El diagnostico final: afectación aguda de la zona peristriatica del
lóbulo occipital del encéfalo, de origen desconocido, con pérdida temporal de visión. Se valora
posible causa psicosomática. Tratamiento reposo físico y emocional y seguimiento
neuropsicológico. La niña fue dada de alta bien entrada la noche.
- Bueno, Paula menudo susto nos hemos llevado ¿Verdad? Adiós y que traigan muchas cosas los
reyes.
Se despedía el doctor Jovellanos. Paula iba de la mano de su madre, con cara de sueño y parecía
haber olvidado el motivo de su visita al hospital.

Este episodio no tiene por que repetirse, pero no cabe duda que su hija está o ha estado
sometida a algún tipo de situación estresante que ha desencadenado esta sintomatología. Les
aconsejo, que no bajen la guardia y que el caso de su hija sea estudiado por un especialista, como
hemos aconsejado en el informe. Lamentamos no poder hacer nada más. Esto es un servicio de
urgencias médicas. Nuestro servicio de psicología está orientado a paliar efectos traumáticos en
caso, de por ejemplo accidentes y no puedo llegar más allá con Paula.
El doctor continuó hablando, miraban a los padres indistintamente; sin embargo ahora se centro
directamente en Laura. Un escalofrío le recorrió el espinazo.- (Sabe que oculto algo, lo sabe).
Pero, y esto se lo digo desde mi más estricto punto de vista personal y profesional; no pierdan de
vista este episodio, puede ser un mecanismo de alarma que esconda algo más.
- Muchas gracias doctor. Le agradecemos mucho, todo lo que han hecho y seguiremos sus
consejos y tenga feliz año. Concluyó Luis estrechado la mano del doctor.
Su mujer también lo hizo. La mano del psicólogo envolvió la suya con fuerza y sus ojos se
clavaron en ella con la misma firmeza de la despedida.
Los tres volvieron a atravesar las puertas de urgencias, pero esta vez en sentido contrario. Las
hojas dobles de cristal se abrieron con un suspiro de alivio. Fuera el frío les golpeó en la cara y
les despabiló. Sus alientos se enfriaron rápidamente, convirtiéndoles en bestias de hocicos
humeantes. Aunque en realidad el único monstruo que allí había no respiraba, ni expulsaba
fumarolas de vapor por las fosas nasales. El único monstruo que allí había estaba dentro de
Paula, acomodado y aún degustando su banquete navideño. Ella
_________________________________________________________________________________________________________
Los huesos sintieron la humedad salada que atravesó, el abrigo de lana azul y la camisa de
popelín. Las mandíbulas del invierno le rodeaban, como el gato que juguetea con su presa antes
de devorarla. Las suelas de cuero de sus zapatos rechinaron sobre el hormigón despostillado del
suelo. Las piedrecitas sueltas se hincaban azuzando a sus durezas a morder cual perros
rabiosos, haciendo de cada paso un calvario.
Pasó el dedo por la pantalla de su teléfono que le mostró unos dígitos plateados 07:06 am /28-
12-12 sobre un fondo negro. Desplegó el menú y accedió al correo electrónico para consultar la
última entrada.
Tenía que presentarse a las 7:30 del día 28 en la aduana del puerto de Buélgar. Un barco había
arribado llevando en sus bodegas inmigrantes ilegales subsaharianos, que rescataron a la deriva
en alta mar; su barcaza había naufragado cuando se e dirigían a la costa. Más de treinta, entre
ellos dos niños.
Alzó la mirada y allí estaban las rejas que cerraban el paso a la zona franca del puerto. Detrás de
ellas se veía el buque de casco negro y bandera de conveniencia, amarrado. De sus tripas salían
varias pasarelas como arpones que lo hubieran varado. Por una de ellas bajaban varias figuras
arrebujadas en mantas que en la distancia le recordaron a los Jawas de Stars Wars. En tierra les
esperaban las autoridades portuarias acompañadas por la Guardia Civil y un hospital de
campaña de la Cruz Roja. Lamentablemente no era una inocentada.
De nuevo una ráfaga de viento le arañó la cara con sus dedos helados. Volvió a sentir como el
aire gélido atravesaba sus ropas. Sintió vergüenza de si mismo. Hacia unos instantes se hubiera
quejado, pero viendo como llegaban aquellos hombres mujeres y niños comprendió que él no
podía saber lo que era el frio.
Algunos, los más afortunados, lo hacían apoyados en los hombros del personal sanitario, los
menos pesados, como los niños, en brazos, otros que ni si quiera podían mantenerse en pie ,en
camillas que subieron a buscarlos y después estaban los que nunca verían el final de su

particular odisea, también en camillas pero bajo lo que parecía papel de aluminio. Como sobras
de un menú.
Luis no llegaba a entender que locura les empujaba a meterse en el mar, en una cascara de nuez,
en pleno mes de diciembre. Sin duda tenían que estar desesperados. Pero por suerte el estaba
allí y al menos alguno de ellos vería cumplidos sus deseos.
Se encaminó al puesto de control de aduanas. Allí había un funcionario del puerto y un guardia
civil. El funcionario debía lindar la edad de jubilación, estaba sentado a una mesa consultando
unos papeles y ni si quiera se percató de su llegada. En cambio en guardia era un chaval que
debía haber salido de la academia ese mismo año. En su cara el acné todavía campaba a sus
anchas. Cuando se acercó llevo su mano extendida a la sien y saludo de forma marcial.
- Buenos días.
- Buenos días agente. Saludo Luis. Por favor preguntaba por el teniente Alarcón.
- Lo siento el teniente Alarcón está en estos momentos ocupado. Comento haciendo un gesto con
la cabeza indicando el desembarco. Si le quiere dejar nota o le puedo ayudar yo.
-Si ya veo, pero creo que me está esperando. No podría comunicarse con él. Dígale que soy Luis y
que vengo de parte de Set.
Después de transmitir el mensaje y recibir instrucciones por el walkie el joven agente le guio a
través del puesto aduanero. El funcionario seguía absorto en sus papeles y ni siquiera levantó la
cabeza. El puesto en si, eran varias dependencias que confluían en un pasillo central. Todo tenía
el aspecto frio e impersonal que tienen las instalaciones estatales. Su destino fue una habitación
que no tendría más de 10 metros cuadrados completamente desnuda a no ser por una mesa
cuadrada de tapa de formica marrón y cuatro patas de hierro, que pedían a gritos un poco de
pintura, acompañadas de dos sillas en el mismo estado. Sólo había una rejilla, que era
aparentemente el único sistema de ventilación a parte claro esta; de la puerta. Luis nunca había
estado en una sala de interrogatorios pero desde luego, eso era a lo que ésta se parecía. No sé
por qué esperaba ver un flexo sobre la mesa, pero no había absolutamente nada.
Se quedo allí sentado en soledad, esperando una vez desaparecido el guardia civil novato. Sin
nada más que hacer, su mente comenzó divagar primero se acordó de Paula. Tendrían que llevar
a la niña a algún especialista. Dejarían pasar las fiestas, en estos días todo era más complicado.
Entre las vacaciones y los días festivos el país parecía quedar al ralentí. Ya lo había hablado con
Laura y como no podía ser de otra forma estaba de acuerdo. No querían empezar un
tratamiento o lo que fuera que hubiera que hacer y tener que estar suspendiéndolo cada dos por
tres. Además Paula necesitaba reposo y unos días estando en casa tranquila no le harían mal. Lo
que todavía no entendía es que tipo de situación le habría estresado hasta ese límite. Desde
luego los niños son muy sensibles. Quizás las últimas discusiones con Laura....
La puerta se abrió bruscamente. Luis respingó en la silla. Por ella entró otro guardia civil, algo
mayor que él, alto, al que se le adivinaba la cabeza afeitada aunque llevara puesta la gorra
reglamentaria. Tenía los ojos pequeños y claros lo que unido a su nariz pequeña y afilada le daba
un aspecto de roedor. Era curioso, pero había personas a las que nunca habías visto antes y con
las que jamás has cruzado una sola palabra pero por alguna razón, no te caen bien. Ésa fue la
sensación que tuvo Luis en cuanto vio al teniente Alarcón.
________________________________________________________________________________________________________

El camino amarillo serpenteaba sobre una colina de hierba verde salpicada de florecillas de
colores. En el cielo azul, el sol radiaba luz y calor haciendo que las gotas de lluvia que aún
quedaban sobre pétalos y hojas brillaran como pequeñas joyas engarzadas. Ya no había nubes y
junto al astro rey lucía un arcoíris que enmarcaba todo el horizonte. La senda gualda seguía
haciendo curvas a la manera de los meandros de un rio dorado para desembocar en la cuidad.
La ciudad se erguía majestuosa, con sus altas torres y campanarios cubiertos de mármol blanco,
rematados con pendones y banderines verdes como el color de los tejados. Pero no era un verde
normal, del que se puede conseguir con un barniz o pintura. No, era el verde de las esmeraldas,
pues era de eso era de lo que estaban hechas todas las techumbres. No en vano ése era el
nombre de la ciudad, Esmeralda.
Laura corría hacia ella, corría con toda su alma, corría y corría. Los mechones estúpidamente
rubios que parecían de muñeca, se le pegaban a la cara por el sudor. Sus zapatos de color rojo
rubí, parecían de juguete y golpeaban los baldosines con el chasquido metálico de los bailarines
de claqué. Incluso su absurdamente cursi, vestido azul no era propio de ella. No sabía nada, ni
como había llegado allí, ni por qué tenía ese aspecto de muñeca, lo único que sabía era que tenía
que seguir corriendo, para llegar a la ciudad Esmeralda, porque allí estaba Paula.
Sus puños golpeaban repetidamente, con todas su fuerzas el portón de madera ennegrecida, que
guardaba la ciudad. Mientras gritaba el nombre de su hija. La madera recibía los golpes, uno tras
otro. Laura notó como poco a poco la madera parecía cede, como si el portón fuera perdiendo
consistencia y en vez de golpear roble macizo golpeara primero, caucho y luego alguna goma,
cada vez más y más blanda. En uno de sus golpes los puños se introdujeron hasta las muñecas en
la masa gelatinosa y negra en que se había transformado la puerta. Con renovadas fuerzas siguió
golpeando la sustancia que seguía licuándose, con más furia ahora empleando los pies,
pateando, incluso mordiendo la superficie negra y viscosa que se introducía en su boca dejando
el regusto a hierro de la sangre coagulada. Había comenzado a oír la voz de su hija, en la lejanía,
detrás de aquello; la llamaba aterrorizada. No estaba sola, otras voces, algunas infantiles pero
otras adultas también suplicaban ayuda. Sus dedos rebuscaban intentando asir algo.
Repentinamente unos dedos fríos y largos la agarraron con fuerza, por la muñeca y tiraron de
ella violentamente hacia dentro. Entonces, notó como la masa negra la invadía, introduciéndose
por todos los orificios de su cuerpo, sintiendo su frio muerto y la voces desgarradas pidiendo
auxilio en la cabeza y sobre ellas la de Paula, llorar, gritando ¡Mamá¡ ¡Mamá!
Los gritos de su hija la sacaron de la pesadilla de la misma forma que la mano del matarife
agarra un pollo por el pescuezo, hubiera batido un récord olímpico si se hubiera cronometrado
la velocidad a la que recorrió los escasos metros que la separaban la habitación de Paula.
¡Mamá! , ¡Mamá! Los gritos de su hija la sacaron de su sueño de la misma forma que la mano del
matarife agarra un pollo por el pescuezo.
Laura hubiera batido un record olímpico si se hubiera cronometrado la velocidad a la que
recorrió los escasos metros que separaban la habitación de Paula de la de matrimonio.
La niña estaba sentada en la cama revuelta. Se había hecho pis encima y lloraba
desconsoladamente mientras llamaba a su madre.
- Ya estoy aquí cariño. Mama ya está aquí contigo. No pasa nada cariño.
- Mamá tengo miedo. Tengo miedo. Me hace daño, el otro me hace daño.
- Es solo una pesadilla, mi amor ya, ya. Laura consolaba a su hija acunándola en sus brazos
mientras le limpiaba las lágrimas de sus mejillas con la infinita ternura de una madre.

Laura también comenzó a llorar pero reprimió su impulso con todas sus fuerzas. No quería que
la viera así. Paula jamás se había hecho pis desde que aprendió a controlarlo a los tres años más
o menos. No podía seguir obviando la situación, Paula tenía algo en la cabeza que no la dejaba
descansar. Tenía que enfrentar el problema de una vez por todas.
Cambio a la niña el pijama y la llevó a su cama, cuando consiguió que se volviera a quedar
dormida, regresó a su habitación y mudó las sabanas con lágrimas de desesperación que ahora
vez dejo fluir desahogándose. Las gotas manchaban el edredón rosa con princesas de cuento.
Los círculos húmedos eran los pozos oscuros por donde brotaban sus preocupaciones y cada vez
había más. Pero ¿a quién podría acudir? A quién contarle que su hija tenía algo en la cabeza que
le hacía cada vez la vida más imposible? Los médicos no habían visto nada raro en las pruebas.
Se estaría volviendo loca su hija. Miró al techo como si buscara la respuesta. El filo de sus
temores más secretos ascendía abriéndose paso a cuchilladas desde las profundidades de su
alma, desde el lugar donde se esconde aquello que tus mente no puede creer, donde cuando
creces guardas a todos los monstruos, fantasmas y a todas las brujas, bajo el rotulo "no los temas
porque no existen". Ahora esa puerta se había abierto y todas las bestias campaban en libertad
como una horda devastadora que lo arrasaba todo. Su cerebro se había convertido en una
esponja empapada de miedo que no podía razonar. Abatida se dejó caer sobre la cama y lloró
aún más.
_______________________________________________________________________________________________________
El teniente Alarcón cerró la puerta tras de si y sin mediar palabra tomó asiento en la silla que
quedaba en la habitación. Puso una carpeta negra de gomas elásticas sobre la mesa con un
movimiento preciso y ceremonioso.
- Así que tú eres el "nuevo conseguidor" del viejo. Bueno, veamos qué tenemos.
.Luis permanecía en silencio sin saber muy bien qué decir o hacer, mientras en su cabeza aún
resonaba lo que acababa de escuchar. 􀇲Nuevo conseguidor" La forma de arrastrar las palabras
dejaba una entrever una ironía que no llegaba a entender. No le gustó.
- A ver, a ver. Sí; aquí está; tenemos el primer candidato, tiene una edad estimada entre ocho y
diez años, se llama Kamil y su padre al parecer se ahogo durante el naufragio. Mis contactos en
África tienen que hacer grandes esfuerzos para conseguir, que niños tan pequeños intenten el
viaje y puedan llegar hasta aquí, atravesando países en guerra, desiertos y el mar; claro, muchos
mueren por el camino .Normalmente se "incentiva económicamente" a los familiares para que
los manden solos, pero algunos se empeñan en venir con ellos, lo cual dificulta las cosas. Pero
hemos tenido suerte, el mar nos ha echado una mano y nos ha ahorrado tiempo y dinero. El mar
tiene eso, a veces te da y otras te quita.
Luis estaba perplejo; que estaba diciendo ese hombre, que los niños que iba a buscar habían sido
previamente "comprados" a sus familias para que se embarcaran en un viaje suicida a través de
las guerras, el desierto y luego el mar. En qué tipo de lio se estaba metiendo. El viejo, como lo
llama el teniente, no le dijo nada de eso. Bueno en realidad no le comentó nada; solo que él
"recogía " lo que el Estado no podía o no quería atender. Lo que no mencionó, fue que tuviera
algo que ver en el por qué, de la venida de esos niños. Ahora le vinieron a la cabeza todas las
dudas de Laura. Siempre le había dicho que había algo turbio y al final iba a tener razón. Pero
¿cómo actuar? .No debía precipitarse, tenía que ir con cautela. Si se escandalizaba y se negaba a
hacer su encargo. ¿Quién le garantizaba que no correría peligro y que quizás fuera otro
contratiempo como el padre de aquel niño? No creía que en este tipo de trabajos se pudiera
decir: 􀇲No, muchas gracias pero no me interesa, lo dejo" y marcharse de rositas. Decidió, seguir

el juego de momento y una vez cuando hubiera salido de allí ya pensaría en algo. Ahora solo
cabía poner cara de póker y esperar que los acontecimientos siguieran su curso.
El guardia civil seguía hablando explicando las características del resto de la "mercancía􀇳.
-El segundo niño se llama Kalule tiene doce años y procede de Mali llegó a Marruecos en una
partida de diez personas, solo él ha sobrevivido. Bueno es todo lo que tenemos. Los niños están
listos y contra menos tiempo estén aquí mucho mejor para todos, acompáñeme le proporcionaré
una orden para que se los pueda llevar. No queremos que en el viaje de vuelta tenga algún
encuentro inesperado y tenga que dar explicaciones de por qué lleva dos menores
indocumentados en su coche ¿verdad?
___________________________________________________________________________________________________________
El mensaje automatizado de la compañía de teléfonos le informó que el terminal de su marido
estaba fuera de cobertura o apagado. Laura sorbió por la nariz los mocos acuosos que las
lágrimas le habían formado en la nariz. Miro el teléfono, ese pedazo de plástico rojo era como un
salvavidas desinflado, lo volvió a colocar en su base y suspiró.
Las terminaciones nerviosas de sus dedos informaron al cerebro que la presión sobre aquel
objeto se había acabado, cuando recibieron otra vez la orden de agarrarlo.
- Servicio de información municipal. Buenos días ¿en qué podemos ayudarle?
- Buenos días, por favor necesitaría el teléfono del Hospital Claudio Galeno.
Garabateo el número en un possit con un bolígrafo que encontró en un cubilete, de la mesa del
despacho de Luis, afortunadamente funcionaba correctamente.
Le costó varios minutos de esperas y desvíos de llamadas, pero al fin consiguió la información
que deseaba. Solo tenía media hora para que el doctor Jovellanos comenzara su turno .Tenía que
hablar con él.
Un misil plateado salió del garaje. Laura lo conducía, en el alzador del asiento trasero Paula con
la cabeza ladeaba y aún medio dormida no sabía muy bien donde estaba. El hospital no quedaba
lejos pero las ocho de la mañana era hora complicada para tener prisas, la buena noticia; no
había rutas escolares y eso era como una aspirina en las venas obstruidas de la ciudad.
Conduciendo lo más rápido que se atrevía, zigzagueo entre las filas de coches. Los semáforos
rebasados casi siempre en ámbar y a veces en rojo provocaron a los demás vehículos que la
amenazaron con los insultos sónicos de sus claxon, pero el píe de Laura no estaba dispuesto a
relajar la presión sobre el pedal del acelerador ni un ápice.
Contempló el reloj digital del salpicadero había tardado 17.50' en llegar al hospital. Con
desesperación vio como una fila de coches esperaban para acceder al parking de visitas. No
podía perder el tiempo, en una fila a que se quedara libre alguna plaza, en el ya saturado
aparcamiento. Golpeó el volante con las palmas de las manos con la furia de la frustración y lo
giró con brusquedad dirigiéndose hacia el de empleados.
Evidentemente una barrera impedía el paso. El personal accedía mostrando una tarjeta a un
escáner que la hacía elevarse, permitiendo el paso. Podía intentar colarse detrás de alguno.
Desechó la idea al mismo tiempo que la forjaba, también había una caseta con un vigilante. La
realidad se imponía, el tiempo se le escapaba como un puñado de agua entre los dedos.
Un bocinazo la sacó de sus elucubraciones. El Volkswagen gris bloqueaba el paso a un coche que
pretendía entrar al estacionamiento. Sus ojos miraron por el retrovisor maldiciendo no poder
volatilizarlo con un haz de rayos laser. Un instante después las pupilas se dilataron al máximo de

su capacidad, absorbiendo toda la luz posible, para que su mente volviera a verificar la
información que recibía. Esa cara le era familiar. No cabía duda, el conductor del coche de atrás
era el doctor Jovellanos.
No se lo pensó dos veces, tiró del freno de mano y se bajó del coche.
- Por favor doctor tengo que hablar con usted. Dijo mientras golpeaba la ventanilla. Tras unos
instantes donde se mezclaron miedo, sorpresa y precaución el doctor la reconoció y bajó la
ventanilla a la mitad.
- Doctor necesito hablar con usted, hay cosas que no le conté. Suplicó Laura.
- Está bien, está bien. Pero primero tranquilícese, tengo que ir a trabajar. Buscó en el bolsillo
interior de su chaqueta y le tendió una tarjeta de visita.
-Ahí tiene mi numero .Llámeme a partir de las tres y hablaremos.
-¡Muchas gracias doctor Jovellanos!, ¡muchas gracias!
_________________________________________________________________________________________________________
El humo negro salía por la chimenea tiznando el cielo de una de las últimas mañanas del año. El
fuego que la alimentaba no se había prendido por casualidad, esa mañana era la propicia.
Apenas si había una ligera brisa y su dirección haría que no se alejara demasiado. No pudiendo
así ser olfateada por narices curiosas. También la humedad del aire haría su trabajo haciendo
que las cenizas que transportaba no fueran más allá del bosque de coníferas que rodeaba y
escondía a El Buen Pastor. El horno alcanzaba los 1500 grados centígrados y a esa temperatura
toda, absolutamente todo lo humano se convertía en polvo.
Los ojos de la mujer estaban fijos en el cristal por donde se podían observar como las llamas
lamian el pequeño cuerpo. Un poco más allá, el doctor Orgaz observaba el termostato con
desgana. Particularmente no disfrutaba de esta parte del trabajo, muy al contrario que Livia. Ella
si encontraba placentero todo lo macabro; sin embargo a él sólo le movía la Ciencia y esta parte
del trabajo no era más que una pequeña molestia. Una vez acabados los experimentos había
deshacerse de los especímenes fallidos.
Sí, la ciencia había sido su obsesión desde que podía recordar, pero el mundo siempre se las
ingeniaba para interponerse entre él y el reconocimiento, poniéndole límites absurdos, propios
de mentes supersticiosas y atrasadas del Medievo. El Hombre tenía que utilizar todos los medios
para alcanzar el conocimiento .Estaban ahí para eso. Para él, como no podía ser de otra forma, el
fin justificaba los medios. Aunque los medios fueran vidas humanas. Que fueran niños o no;
carecía de importancia. Fue entonces, cuando todo parecía estar perdido cuando apareció Set. Le
devolvió su laboratorio y le dio la oportunidad que su genio merecía.
- Doctor, doctor.
-Sí, sí. ¿Qué quiere Livia?
La voz de la mujer lo sobresaltó, sacándolo de sus recuerdos.
-La hora se acerca Él está a punto de llegar.
- Sí, tiene razón Livia. Haremos una última comprobación. Adelántese, en unos minutos iré con
usted. Gracias.
La mujer miró hacia el suelo, agradeciendo el cumplido y se marchó y con de ella el ruido de los
tacones al subir la escalera de hierro que la sacaban del cuarto de calderas.
El doctor Orgaz se quedó solo, mirando el crepitar de las llamas del horno. Las partes
carbonizadas del féretro, comenzaban a desmoronarse como si fueran de arena. Esta vez, casi lo
había conseguido. Había estado tan cerca. Pero los nuevos especímenes estaban de camino y
esta vez no fallaría.

________________________________________________________________________________________________________
Las ventanillas del automóvil mostraban la acuarela de trazos imprecisos en que se
transformaba el paisaje distorsionado por la velocidad. Los dos niños dormían en el asiento
trasero. Kamil, el más pequeño se apoyaba en el hombro de Kalule, que lo hacía sobre la manta
hecha un ovillo que les habían proporcionado en el puerto. Las dos criaturas estaban exhaustas
y el cansancio las había derrotado. Cuando los acompaño hasta el coche, aún temblaban de frio
y/o de miedo. Luis no podría decir cuánto había de lo uno o de lo otro. Con sólo imaginar por lo
que habían tenido que pasar para llegar hasta aquí, se le ponía la piel de gallina. Miraba por el
retrovisor, observando como descasaban el uno sobre el otro. Igual que dos cachorros
indefensos que esperan a su madre en el cubil. La diferencia estribaba en que ellos no tenían a
nadie a quien esperar. Él era todo lo que tenían en el mundo .Por un momento pensó en su hija,
rápidamente intentó desechar esa imagen de su mente pero no lo conseguía. ¿Qué estaba
haciendo? ¿Dónde conducía a aquellos niños? El peso de la evidencia le aplastaba poco a poco el
pecho y no le dejaba insuflar aire a los pulmones. Lo sabía, aunque llevara todo el trayecto
buscado alguna otra explicación que le satisficiera más. No podía seguir autoconvenciéndose,
fuera cual fuera el destino de esos niños, no sería nada bueno. Ahora que lo veía desde esta
perspectiva, todo encajaba mucho mejor. Todo lo que le había sucedido desde que entró en
aquella maldita gasolinera comenzaba a cobrar sentido. El viejo tenía razón. Daba demasiadas
cosas por sentadas. Se había comportado como un imbécil. "El destino te ha dado una nueva
oportunidad" se había dicho a si mismo, muchas veces, porque él era especial. Lo que él era; era
un gilipollas, que se había dejado engatusar por cuatro trucos baratos, guiado por su ambición y
su vanidad. Tenía que haber escuchado a Laura. Pero ya era tarde, se había convertido en
cómplice de aquello. No podía cerrar los ojos ante esta barbarie. Debía enmendar su error.
.El temblor comenzó en la planta de los pies. Primero fue como un espasmo, como un calambre,
que recorrió todo su cuerpo. Luego sus tripas se removieron provocando que el desayuno
deshiciera su camino. La nausea era incontenible. Agarró con todas sus fuerzas el volante a la
vez que frenaba desviando el coche hacía el arcén. El cambio automático y el control de tracción,
hicieron el resto evitando el siniestro. Consiguió retener parte del vómito, pero unos chorros de
café y tostadas a medio digerir salieron a reacción tanto por su boca como por su nariz,
impregnándolo todo con un lodo ácido y ocre que olía a limones podridos con toques de arábiga.
En las manchas de vomito sobre el volante y el cuadro de mandos, no sólo estaban los restos de
su desayuno si no que también estaban la decepción, el fracaso y una gran dosis de miedo. Todos
ingredientes habían se habían cocinado en su interior haciendo una mezcla explosiva.
Sí; sentía miedo, miedo a oponerse a ese viejo de ojos de hielo azul, que era capaz de comprar
niños, dios sabe con qué intenciones; como si fueran ganados. No mucho peor, porque el ganado
hacía que su viaje al matadero fuera de primera clase, comparado con el que estos niños habían
tenido que sufrir.
Con la mano derecha aun temblado cogió un pañuelo de papel de la guantera y se limpió la boca
y se sonó los mocos que aún le escocían en la nariz. Volvió a mirar a los niños, que seguían
durmiendo como angelitos, a pesar del incidente, quizás les hubieran dado algún sedante. No
tenía madera de héroe, muy al contrario se reconocía un poco cobarde y conservador. Todo
aquello lo superaba pero la imagen de aquellos niños en el retrovisor hacía que su conciencia
mordiera su corazón.
Con otro pañuelo retiró un pegote de vómito de la pantalla del navegador. Todavía estaba a
300km del Buen Pastor, su destino. Aún tenía alguna opción para parar esta locura. Tragó saliva
sintiendo su sabor agrio y su quemazón en la garganta a medida que bajaba. Sabía que iba a

hacer algo de lo que muy probablemente se arrepentiría, pero tenía que hacerlo. Tenía que
hacerlo porque aquellos niños, eran ahora su responsabilidad.
______________________________________________________________________________________________________________
Se pasaron las manos sudadas por la falda verde botella intentando disimular las arrugas. Era lo
primero que había cogido del armario. Eso, una blusa blanca que amarilleaba y el abrigo de paño
negro. A Paula le sacó unos vaqueros azules y jersey de ochos rojo y el anorak azul del colegio.
Las dos llevaban recogido el pelo castaño claro en una cola de caballo pareciendo de esta forma
Paula una réplica junior de su madre.
Cualquier otro día hubiera escogido su atuendo con más cuidado, pero hoy Laura solo vio la
ropa por su uso básico y primitivo, protegerse del frio y ocultar la desnudez.
El dedo índice pulso el botón del portero automático hundiéndolo y haciéndolo gritar….
- Lo primero que quiero era pedirle disculpas por mi comportamiento de esta mañana doctor.
Pero estoy muy asustada.
La voz quebrada de Eva daba aún más énfasis a su mensaje. Paula sentada a su lado lo miraba
todo con los ojos curiosos de una niña. En especial la maqueta de un cerebro de esos que están
hechos de piezas de plástico con sus lóbulos y partes anatómicas en distintos colores y que usan
los profesores. Estaba distante como en su mundo. Llevaba así todo el día para aumentar un
poco más la preocupación de su madre.
- y también quiero darles las gracias por recibirnos en su consulta.
El doctor se mesó su barba rojiza que enmarcaba su cara de tez lechosa, donde resaltaban los
ojos de un azul cielo. Estaba acostumbrado a los halagos. Normalmente un médico recibía casi
tantos como críticas, pero la temperatura de su cara comenzó a subir y por un momento temió
ruborizarse. Había algo en aquella mujer que le resultaba sumamente atrayente. Si era honesto
con el mismo, fue un punto a favor, a parte de su curiosidad profesional, lo que le hacía oír su
demanda.
- No tiene por qué dármelas. Pero cuénteme, ¿qué era eso que tenía que decirme?
Laura observó el despacho blanco y ordenado. Con los títulos colgados en las paredes, las
estanterías blancas, como la mesa, atestadas de libros. Se removió en la silla inquieta, no sabía
muy bien cómo empezar. Parecía mentira, había recorrido media ciudad buscando a este doctor
y cuando lo tenía delante su lengua se pegaba al paladar.
- Doctor no sé muy bien cómo empezar. Comento Laura mientras ponía en orden sus
pensamientos.
- Hace un tiempo Paula comenzó a hablar con un amigo imaginario. Al principio no le dimos la
más mínima importancia. Estaba contenta y feliz de tener un confidente secreto. Consulté el
tema en internet y pude ver que este tipo de comportamiento era normal, pero con el paso de
los días empecé a observar como Paula mantenía discusiones con "El Otro" como ella lo llamaba,
hasta el punto de que a veces terminaba llorando. En el colegio también notaron como el
carácter se iba endureciendo y pasó de ser una niña objeto de las burlas de los malotes de la
clase a ser liderarlos por ella. También he de decir que al mismo tiempo que estos cambios se
operaban en mi hija yo no he dejado de tener horribles pesadillas con ella. El pasado día de
Navidad esto llego a su punto más álgido. Paila acusaba al amigo imaginario de castigarla a no
ver. El resto ya lo conoce.
Yo no fui capaz de contarle aquello, pensé que serían cosas de niños o no sé... Pensé que se
pasaría igual que empezó .La verdad estaba hecha un lio, todo era tan raro y por qué no lo, llegue

a tener miedo. Pero la pasada noche volvió a ocurrir Paula se despertó llorando
desesperadamente y hecha pis. Desde entonces parece ausente .Yo no sé qué hacer. Pensará que
estoy loca o algo así pero estoy decelerada. Por favor ¡Ayúdenos!
El doctor Jovellanos permaneció en silencio durante todo el tiempo que duró el relato, tomaba
notas en un pequeño block mientras la contaba su historia.
- Ciertamente es un caso extraño. Ahora permítame que le haga algunas preguntas a Paula. Voy a
grabarlas si no le importa.
- No, por supuesto que no Doctor.
-Vamos a ver jovencita.
La niña le miró con ojos inexpresivos.
- Entonces es verdad que tienes un amiguito secreto, ¿no?
Cssi. Dijo convirtiendo, la ese en una c, como si le pesara la lengua.
Un puño de angustia apretó el corazón de la madre, haciendo que los latidos pararan por un
segundo. El sonido de la afirmación se repetía en sus oídos con un eco amplificador del dolor,
cortando, cercenando con su vibración envenenada. Ella había oído esa forma de hablar lenta y
dificultosa. Fue una mañana de sábado cuando fueron a ver a aquel niño.
_________________________________________________________________________________________________________
Limpió como pudo todo aquel desastre, hasta que acabó con la caja de pañuelos de papel. El
coche quedó razonablemente bien. Excepto por algunas zonas de las alfombrillas y de la
tapicería donde el vomito se había introducido de forma irremediable. Lo que no consiguió
adecentar fue su ropa. La camisa blanca estaba llena de lamparones, que hacían juego con los de
su pantalón. A la corbata no le dio opción y se deshizo de ella directamente. La chaqueta, en el
asiento del copiloto, era lo único que se había salvado.
Con el último pañuelo, impregnado en el liquido verde, del ambientador del coche, "Frescor a
Pino" dio un repaso final a su obra de restauración. Pensó que el contenido alcohólico del
perfume ayudaría a rematar la limpieza y de camino a ocultar el hedor. No fue buena idea. Los
olores del ambientador y del vomito se mezclaron, creando una nueva fragancia que bautizó
"Vomitona campestre􀇳. Aunque el sistema de ventilación trabaja al máximo, bajo los cristales
delanteros. Era preferible pasar un poco de frio que seguir oliendo eso.
- Je suis pis. Monsieur. Era la voz de Kamil el niño de rasgos árabes. Que se había despertado y se
frotaba los ojos.
-¿Cómo? No te entiendo. ¿Qué quieres? Luis se descubrió alzando la voz, como si con eso, el niño
fuera a entender el idioma.
- J'ai beson d'aller aux toilletes. Monsieur.
Sus conocimientos de francés se limitaban a una decena de palabras sueltas.
-¡ Je suis pis !. ¡Je suis pis!. Repetía el crio llevándose las dos manos a las ingles con expresión
lastimosa.
- Ah! Toilette. Esa palabra sí la conocía, el chaval quería ir al baño, se estaba haciendo pis.
Kamil saltó el guardarrail para aliviarse en unos pastos cercanos. El A6 negro seguía en el arcén,
donde Luis había conseguido detenerlo tras el incidente. Si no lo movía pronto, terminaría
llamando la atención y alguna patrulla policial podría acercarse. Aunque había decidido acudir a

las autoridades, no creía que su situación actual, fuera la ideal. Prefería ir él, a que le
encontraran ellos. Suponía que el acto de denunciar de forma activa, por así decirlo, le repondría
algún beneficio.
Esperó a que el chaval terminara y volvió a salir a carretera. El otro niño también se había
despertado con el ajetreo. Pero no dijo nada, tan solo abrió los ojos y se quedó muy quieto;
observándolo todo. Con los ojos muy abiertos que resaltaban sobre su tez del color del
chocolate, como si intentara comprobar que en realidad estaba despierto, de veras y no seguía
en una patera.
Los kilómetros se sucedían, los chicos se habían vuelto a dormir o al menos eso parecía. Luis,
durmieran o no, lo agradeció. La barrera idiomática era un escoyo con el que no había contado.
Así era mejor para todos. Además, ¿qué les iba a decir?
Abandonó sus pensamientos y volvió a concentrarse en la carretera. Una pompa de gas ascendió
desde el estómago y le hizo eructar, recordándole su compromiso y haciendo que un escalofrío
recorriera su espina dorsal desde la nuca hasta la rabadilla. Pararía en la próxima localidad por
la que pasaran y denunciaría el caso ante la Guardia Civil.
Puebla de Montefrío. Las letras resaltaban sobre el azul reflectante. Era la próxima salida,
apenas si restaban 10 kilómetros. Notó una pequeña corriente de aire, en el vello de la oreja
derecha, como si alguien respirara a su lado. Asustado giro la cabeza con rapidez. Nada; solo los
niños amodorrados en los asientos traseros. Volvió la mirada hacia la carretera. ¡Qué tontería! ,
¿Qué esperaba encontrar?
Pasó la mano sobre el pabellón auditivo, calmando la sensación de cosquilleo. Estaba tenso
como la cuerda de un violín. Cambió de postura en el asiento varias veces, pero no encontraba
ninguna cómoda. Los nervios desviaron el hormigueo de las orejas, por todo el cuerpo,
obligándole a rascarse igual que un mono con sarna.
Luis accionó los intermitentes del lado derecho y deceleró mientras intentaba relajarse y
dominar los picores. El A6 iba a tomar el carril que lo sacaría de la autopista. A los pocos
minutos, la voz femenina del navegador protestó. Se estaba apartando de la ruta prevista.
La carretera serpenteaba sobre las colinas de la dehesa, preñada de encinas y alcornoques, con
los troncos desnudos, del corcho arrancado. Los cerdos husmeaban el suelo en busca de sus
frutos o de cualquier otra cosa, que su apetito omnívoro considerara alimento. Unos cercados de
alambre, cuando los había, los separaban de la carretera.
La carretera era apenas, dos carriles de asfalto parcheado, sin arcén. Al coche que conducía Luis
le venía una talla pequeña.
La salida de la autopista había ido degradando en calidad y cantidad, hasta que había quedado
reducida a la comarcal por la que iban y que les conduciría a la Puebla de Montefrío. Habían
recorrido unos diez kilómetros pero aún faltaban otros tantos, según la señal que acababan de
rebasar.
La aguja del velocímetro no sobrepasaba los 80. El estado del firme, además de lo revirado de la
vía no lo aconsejaban. Pero Luis quería llegar cuanto antes. El trayecto se le antojaba
interminable. De hecho en una ocasión había acelerado, topándose con un camión cargado de
ganado, con el que casi choca al entrar en una curva. Tras el susto, se resignó, no asumiría más
riesgos; pero los nervios se lo seguían comiendo… no terminaban de llegar al maldito pueblo.

La figura encorvaba apareció de repente. El A6 salía de una curva cerrada para tomar la
siguiente que torcía hacia el lado contrario. Cuando Luis lo vio por primera vez, aunque sólo por
una fracción de segundo, la propia curvatura de la carretera le impidió hacerlo más tiempo. La
escasa distancia que los separaba desaparecería inexorablemente en pocos segundos. El lento
pedaleo del ciclista no era rival, para los cientos de caballos que llevaba bajo la carrocería.
El hombre sufría sobre la bici. Desde luego su aspecto físico, no era el de un deportista. En el
maillot sudado resaltaba la espalda cargada de grasa, con unas lorzas sobresaliéndole a la altura
de los riñones. Luis redujo la velocidad a su paso, no se atrevía a adelantarlo. A las facilidades
que daba la calzada, se sumaban las eses que describía el ciclista, fruto del agotamiento.
- A ese hombre le va a dar algo. Pensó.
Como si se tratara de una orden, el hombre se desplomó sobre el manillar, cayendo sobre el
asfalto, en una avalancha de carne y aluminio. La reacción fue instantánea. Dio un pisotón al
pedal del freno, deteniendo el coche justo antes de pasarle por encima.
El ciclista yacía bocabajo, inmóvil, con la cabeza ladeada. Luis se apeó del coche y corrió a su
lado.
- ¿Está usted, bien..?. ¡Qué tontería de pregunta! Exclamó Luis agachándose. Probó a tomarle el
pulso. Era débil, pero muy rápido, como el de un pajarillo. Tenía los ojos entreabiertos y
respiraba con mucha dificultad. Luis pensó en un infarto y rápidamente le miró las manos.
Efectivamente debajo de las uñas el color morado señalaba la falta de oxígeno. A ese hombre le
estaba dado un ataque al corazón y si no hacía nada moriría. Tenía que darle la vuelta, para
intentar reanimarlo. No pensó, ni que fuera tan difícil, ni que pesara tanto. Cuando lo consiguió,
vio a un hombre de unos cincuenta años, de tez lívida como la cera, que se había destrozado el
lado derecho la cara. El asfalto se la había rasgado, llegando hasta el hueso en algunas zonas.
Reduciendo la piel y la carne a una pulpa rosada cubierta de suciedad, rezumante de sangre.
Se disponía a insuflar aire al accidentado cuando su ojos se abrieron de par en par. Clavándose
en los suyos. El pecho se le abombo y comenzó a toser violentamente, esputando grumos de
sangre que le recordaron a la gelatina de fresa que tanto le gustaba a Paula.
- Mmalddito.... hijjoo d putaa... me has mmataadoo.
Las palabras se colaban entre los esputos. Alzó las manos, he intentó asirle por la garganta con
las escasas fuerzas que le daban los estertores de moribundo.
Pero ¿qué decía ese hombre? , que él le había.... En ese momento giró la cabeza y vio la bicicleta
debajo de las ruedas del coche, completamente deformada. El morro del automóvil tenía una
abolladura sobre la parrilla de ventilación del radiador y un faro estaba roto. Los cristales
estaban desperdigados, unos por el asfalto negro y otros sobre el asfalto rojo de sangre. Ahora
volvió a mirar al ciclista. Tenía el pecho hundido y en un costado había una especie de palo
astillado clavado. Luis tragó saliva. No. ¡Dios mío! Eso no era ningún palo. Era una costilla que
salía del pecho hendido. En la cabeza todavía llevaba el casco, pero por los respiraderos
resbalaba una sustancia; como un yogurt con trozos de una fruta exótica y gris. Pero ¿cómo? él
no había atropellado a ese hombre. Él no...o ¿sí? ¡¿Qué era esta locura?! Los ojos de muerto
volvieron a la vida pero había algo diferente en ellos. Su color, su color era distinto, ya no eran
oscuros si no que eran azules; del azul frio del hielo; como si la misma muerte le estuviera
mirando. Set le miraba. Era él, eran sus ojos.......
El vacío estaba sólo a unos diez metros cuando consiguió detener el coche. ¿Habría dado una
cabezada y el coche se había salido de la carretera? Luis bajó temblando, aún sentía el frio de
esos ojos. ¿Cómo había podido quedarse dormido?

Atrás los niños asustados gimoteaban. Cerró la puerta y se acercó al barranco todavía
desorientado. No supo calcular su profundidad, pero lo que sí sabía es que la caída hubiera sido
mortal de necesidad. Se pasó la mano por el pelo y regresó al coche, que seguía entre los
arbustos que acababa de embestir. Esperaba poder sacarlo, por sus propios medios.
Después de varias maniobras y acelerones consiguió llevar el coche de nuevo a la carretera. Los
niños ya habían recobrado la calma e incluso parecían felices de volver a emprender camino.
Sólo faltaban cinco kilómetros para llegar. Luis giró el volante suavemente para salir de una
curva, cuando lo vio. Allí estaba. El ciclista obeso, esforzándose sobre la bicicleta, al borde del
colapso.
___________________________________________________________________________________________________________
-Bien. Déjeme ver. A ver si lo he entendido correctamente.
Usted asegura que en la visita que efectuaron a una especie de residencia para niños acogidos y
después de que Paula estuviera allí, participando con uno en una especie de experimento. En su
hija o mejor dicho en la mente de su hija comenzaron a operar los cambios que antes me ha
relatado. Y que la manera de hablar que su hija ha empezado a mostrar, es la misma de la del
aquel niño.
- Sí doctor, eso es. Fuimos hasta allí por una extraña oferta que le hicieron a mi marido. Después,
mire en internet y descubrí que la clínica había sido clausurada por un tema de maltrato a los
pacientes hacia tiempo y que el doctor que nos atendió estuvo involucrado. Nunca pensé que
Paula estuviera en peligro; sólo estuvo dibujando con ese niño un rato y jamás la perdimos de
vista .Esto parece sacado de una película pero le juro que es la verdad. Toda la culpa es mía, no
debimos ir.
- No cabe duda de que suena extraño y la coincidencia en el tiempo da que pensar. Pero no creo
que estén relacionados directamente. Tranquilícese. Ahora lo primero es Paula. Aseguró el
doctor Jovellanos, a la par que le tendía una caja de pañuelos de papel, para que se secara las
lágrimas. Ahora no sabía que pensar de esa mujer. Primero vio a una madre desesperada y un
caso estimulante. Pero ahora no sabía muy bien que veía.
Paula seguía absorta, en un vídeo que el doctor le había puesto, para distraerla mientras su
madre se calmaba y él intentaba entender todo aquel embrollo. Los auriculares impedían que la
niña oyera la conversación. Lo que el doctor no sabía es que Paula no necesitaba ningún sentido
para conocer lo que le rodeaba e incluso cosas que no podía percibir directamente. Ella ahora
tenía otro punto de vista completamente distinto.
Cuando todo comenzó fue divertido, como un juego en el siempre llevas ventaja. Luego pasó a
doler pero no era un dolor, no como cuando te caes y te raspas las rodillas. No; era más el dolor
de cuando mamá se enfadaba con ella o de cuando papá chillaba a mamá. Pero ese dolor se
estaba pasando, comenzaba a acostumbrarse a él. Él le daba unas cosas a cambio de otras.
Algunas cosas no las quería cambiar y por eso, el otro le hacía daño. De la misma forma que
cuando en el colegio Jaime le quitaba algo.
Otras veces, si quería lo que el otro le daba. Por ejemplo, cuando tenía más fuerza y ningún niño
podía meterse con ella, sin recibir una buena zurra. Eso sí era divertido.
Notaba como si su mente se abriera y comprendiera cosas que antes, no podía; por así decirlo, se
hacía mayor por dentro a la vez que se quedaba pequeña por fuera, o algo así. Tenía la sensación

de que el otro ordenaba su cabeza. Cambiando de lugar algunas cosas, poniendo algunas nuevas;
o quitando otras viejas, de la misma manera que lo haría, si su mente fuera una estantería con
juguetes. Era difícil de explicar. No sabría decir si eso le gusto, pero no pudo hacer nada por
evitarlo. Mamá y ese médico no lo entendían.
Ella tampoco, hasta la pasada madrugada, cuando lo entendió todo.
Era de noche y dormían, ella no. Permanecía en su cama revolviéndose en su edredón de
princesas. No podía dormir, en su mente no había descanso. Los pensamientos, las ideas, todo,
iba de acá para allá, dando tumbos. Recorrían su mente, intentaban reconstruir o recordar cómo
estaba todo antes que el otro llegara y empezara a ponerlo a su gusto. Por así decirlo, era como
cuando te despiertas en medio de la noche y vas al baño haciendo el camino de memoria, con la
luz apagada. Pero no consigues encontrar el camino, te golpeas con los muebles y las paredes,
porque ya no están en su sitio. Tanteado con cuidado. Avanzando pegada a las paredes como si
lo hicieras por el borde de un acantilado, donde un mal paso la precipitaría al vacío negro e
insondable.
La encontró por pura casualidad, era la puerta.
En realidad no sabía si puerta era un nombre correcto para eso, pero no encontró otro más
apropiado, de hecho, no supo que lo que era hasta que se encontró al otro lado.
.Fue lo mismo que sentiría un alfiler, si pudiera sentir, cuando un imán la atrae de forma
irrevocable. Su ser interior, lo que la hacía una persona viva y racional se vio atrapada en un
torbellino que la engullía como una colilla en el wc.
El frescor de la hierba mojada, ascendió desde la planta de sus pies, hasta llegarle a la nuca.
El prado se extendía infinitamente. Florecillas de colores lo salpicaban aquí y allá rompiendo su
monotonía verde. Aspiró y el aire tibio y fragante que le hizo recordar el aroma del cabello de su
madre.
¿Dónde estaba? Giró sobre si misma intentando orientarse.
Relucía. Allí en horizonte estaba plantada, como una lanza clavaba en la panza del mundo, bajo
el arcoíris. Con sus altas torres y sus capiteles esmeraldas. Contempló la ciudad con asombro,
pues era como las de los cuentos. Donde vivían apuestos príncipes y bellas princesas como las
que decoraban su cama.
Una pequeña brisa le agitó suavemente el pelo; sintió frio. Volvió a girarse mientras se frotaba
los brazos en busca de calor, viendo a lo lejos, en el cielo, como comenzaban a formarse
nubarrones de color plomo. Parecía que se estaba acercando una tormenta. Debía buscar cobijo.
Se miró cayendo en la cuenta de que aun llevaba puesto su pijama de felpa rosa con un conejo
blanco en el pecho y que estaba descalza. Sopesó dirigirse a la ciudad, en realidad, no había
ningún otro sitio a donde ir.
El camino de baldosas amarillas parecía llevar hasta ella, solo tendría que descender por la
ladera pequeña colina en la que estaba y tomarlo.
El primer goterón la cogió desprevenida y la sobresaltó un poco, con su golpe húmedo. El trueno
llegó después igual que un cuerno anunciando la batalla. Las nubes habían abierto sus bodegas y
arrojaban sobre el mundo sus obuses líquidos. Sentía los impactos que le aplastaban el pelo,
pegándoselo a la cabeza y como se empapaba el pijama haciendo que su carrera sobre la piedra
amarilla se hiciera lenta y peligrosamente resbaladiza.

La distancia a la ciudad era enorme para que ella pudiera cubrirla corriendo. Solo era una niña y
su cuerpo no soportaría el esfuerzo. La fatiga comenzaba a aparecer. Tendría que seguir
andando, después de todo ya no podía estar más mojada. Así, Paula se detuvo un momento para
recobrar el aliento. Se apartó unos mechones de pelo pegados a la cara que le recordaron a las
algas de la playa. En ese momento se imaginó allí, jugando en la orilla, con papá y mamá. El
llanto llegó igual que una de las olas de su recuerdo, las piernas se le aflojaron y cayó de rodillas
mientras sus lágrimas se mezclaban con la lluvia.
Algo se acercaba por el camino a su espalda, con un estruendo que el martilleo de la lluvia, no
podía ocultar. Paula se apartó haciéndose a un lado, fuera lo que fuera no podía verlo aunque
sus pies sí lo pudieran sentir. Precavida, se agachó en la cuneta intentando ocultarse.
Dos percherones negros tiraban al trote del carro de madera que crujía amenazando con
desguazarse en cualquier momento. A las riendas iba lo que parecía un hombre con una
armadura de hierro oxidada y mohosa. El yelmo le cubría la cabeza por completo, dejando solo
unas pequeñas rendijas por las que ver y respirar. Observaba desde su escondrijo, oculta por
unas hierbas altas, temblando de frio y calada hasta los huesos. Pero lo que le hizo temblar de
verdad fue ver la carga que transportaba el carro en su caja. Era una especie de jaula de hierro.
Dentro había no menos de veinte niños y niñas, unos sentados o tumbados, de pie otros. Todos
tenían la mirada perdida en algún punto del horizonte. Algunos sacaban sus manos intentando
recoger unas gotas de lluvia para luego beberla con avidez. Pero la mayoría, no hacían nada,
simplemente aguardaban a su destino .Iban semidesnudos y mugrientos como si fueran las
atracciones de un circo ruinoso y decadente. Sobre la jaula había otra figura que no podía ver
bien desde su posición .El carruaje la rebasó y comenzó a alejarse siguiendo el camino hacia la
ciudad. A medida que se alejaba el ángulo de visión le permitió observar mejor la figura sobre la
jaula. Era una especie de mono pelirrojo que olisqueaba el aire y mironeaba a un lado y otro. Sus
ojos eran grandes y parecían lucir con un brillo amarillo. Oteaban desde su posición, escaneando
el terreno. El carro pisó un bache y resaltó con violencia. El mono abrió su boca y dejo ver unos
colmillos blancos y puntiagudos como puñales, emitiendo un aullido aterrador a la vez que en su
espalda se desplegaron unas alas cubiertas de plumas negras como las de un cuervo. Paula
deseó con todas sus fuerzas ser invisible, pero no lo era. Los brillantes ojos del primate la habían
localizado, el aullido no era más que el anuncio de que iba a cobrar otra pieza. Batió las alas
ascendiendo en el aire para caer sobre su indefensa víctima.
_________________________________________________________________________________________________________
A vista de pájaro, el coche detenido en medio de la carretera secundaria era como un enorme
insecto acechando a su diminuta presa. Aunque en realidad la situación era justo la contraria. El
ciclista paladeaba penosamente mientras Luis lo miraba paralizado. Otra vez la alimaña del
miedo le subía por la espalda para introducírsele por los oídos, dispuesta a morder su cerebro.
Se sostuvo la mirada observando el castaño de sus iris. Interrogándose frente al retrovisor, en
busca de una explicación, que calmaran a las infinitas preguntas, hostigadoras de su mente.
-¿Te has perdido?
-¡Cómo! ¿Quién ha dicho eso? Luis se giró en su asiento, preguntando a los niños. Debería
parecer paranoico. Los chicos se hicieron al lado contrario a su asiento, en un movimiento
defensivo.
- ¡¿Quién ha hablado, quién sabe español?! Gritaba.
Permanecieron en silencio, timoratos, arrebujados el uno contra el otro.
- Luis mírame, ¿tienes algún problema?

¿Quién hablaba? Los niños desde luego no habían abierto la boca. Debía de estar volviéndose
loco, no había nadie más en el coche. Su cabeza, algo no funcionaba bien dentro de ella. Levantó
ambas manos, agarrándose del pelo en un acto de desesperación y angustia.
- ¡Mírame! Ordenó la voz.
Luis rastreaba, buscando. ¿A quién tenía que mirar? Sus labios temblaban ligeramente, dejando
escapar un pequeño hilillo de saliva. No era consiente pero había empezado a gimotear como un
bebe.
El retrovisor volvió a entrar en su campo visual y sus ojos se volvieron a contemplarse.
El frio azul le traspaso como un chuzo helado.
¡Sus ojos! Sí era su cara, pero...pero esos; esos no eran sus ojos. Eran... No podía ser.
-Luis, no tardes. Recuerda nuestro trato.
El azul se disolvió con un destello esmeralda en el topacio de su mirada. Sus ojos volvían a ser
los suyos otra vez.
Las ruedas giraron, derrapando sobre el asfalto. Arrancando piedrecillas y levantando polvo. La
fuerza centrifuga empujo los tres cuerpos amenazándolos con arrojarlos fuera del automóvil.
Bajo el capo, el motor se desperezaba rugiendo como una bestia que recupera la libertad. Luis
giraba 180° buscando de nuevo la autopista, dejando a tras al ciclista obeso, a la Puebla de
Montefrío y un trozo de cordura. Toda su determinaciones morales y éticas habían quedado
reducidas a cero. En estos momentos, lo único importante era su misión: llevar estos niños ante
Él.
Temblaba y el sudor de sus manos hacía que el cuero del volante resbalara. El coche desandaba
el camino a una velocidad suicida. Pulsó el botón que conectaba la radio del equipo de Hi-Fi del
vehículo. Esperaba que la compañía de la radio le tranquilizara o terminarían despeñándose.
Preferiría algo más fuerte, pero no había traído ningún disco, ni siquiera en su Smartphone.
Sería mejor una radio-fórmula popera, que nada. El aparato comenzó a explorar el dial en busca
de las emisoras disponibles. Aunque el terrero era accidentado, su tecnología RDS, no tendría
demasiados problemas para sintonizar alguna. Los segundos pasaban y sorprendentemente no
conseguía enlazar con ninguna frecuencia. Hastiado Luis estaba a punto de apagarla cuando la
música empezó a oírse, lejana y amortiguada pero ganando poco a poco volumen y calidad de
recepción. Si quererlo, el recuerdo de la noche en que paro en aquella gasolinera, se abrió paso
desde los registros de su memoria. Apretó el botón de power sin convicción y efectivamente no
tuvo efecto. El aparato seguía funcionando .La estación de radio seleccionada parecía emitir un
tema de rock duro. Sus notas afiladas y rápidas inundaron el habitáculo. El esfínter de su vejiga
se relajo por un segundo y parte del orín que contenía se derramó mojándolo. En un primer
momento, no había logrado reconocerla, pues hacía mucho que no la oía y porque, debía de ser
alguna versión del clásico, que hacía aún más poderosa, la ya impresionante pieza de Al Di
Meola;"Race with the Devil on a Spanish Highway".
______________________________________________________________________________________________________________
Dócil, el mono comió la golosina que le ofrecía su amo, después le acaricio la cabeza diciendo:
- Buen chico, buen chico.
El animal satisfecho en señal de agradecimiento comenzó a saltar y revolotear haciendo piruetas
y cabriolas, dando chillidos de alegría.
- Bueno, bueno, ya está. Anda, ve a tu sitio y pórtate bien. Recuerda que tenemos invitados.

El tono era amable pero con la firmeza del que está acostumbrado a que sus ordenes se acaten
sin rechistar. Efectivamente la algarabía cesó .Y la criatura subió mansamente a una especie de
percha junto al trono de su dueño.
Paula contemplaba la escena sentada en un sillón dorado que tenía pinta de ser muy antiguo y
valioso.
Cuando el mono la cogió, pasó mucho miedo, lloró, gritó y pataleó como no lo había hecho
nunca; pero al final se dio por vencida. La trajo a la ciudad, a la que curiosamente quería llegar.
Unas personas, que tenían la misma mirada que los niños del carro, la atendieron con
amabilidad. Intentó hablar con ellas pero no mediaron palabra. Simplemente le quitaron el
empapado pijama rosa y le pusieron un traje con el cuerpo en nido de abeja y falda por encima
de las rodillas; todo de azul cielo. El pelo se lo habían secado también lo habían peinado
haciéndole una cola que sujetaron con un gran lazo del mismo color .Se sentía como una muñeca
sobre todo con las calcetas blancas y los zapatitos de charol negro. Desde el primer momento
sintió que estaba en un cuento. Le recordó a una película de dibujos que había visto pero que en
ese momento no recordaba cómo se titulaba. Cuando lo vio a Él, lo recordó. Aunque en el cuento
que ella había visto el espantapájaros tenía un papel muy diferente.
El espantapájaros la miró con los botones que hacían las veces de ojos. Estaban cosidos a la
cabeza que en realidad no era más que un saco sucio y ajado, relleno de paja amarilla. La boca
era un remiendo roto, como una cicatriz abierta en la tela, por la que al hablar, se le escapaba
parte del relleno. No había nariz y tampoco orejas o pelo.
- Vaya. Mirad a quien tenemos aquí. Las palabras crujían como la estopa seca al pisarse. Si es
nuestra amiga Paula. Sabía que encontrarías el camino pero mentiría si te dijera que pensaba
que lo ibas a hacer tan pronto. Eres una niñita muy especial. Pero eso ya lo sabes tú, no? El
monigote relleno de paja continuo hablando sin esperar respuesta.
- No pongas esa cara de susto. No me digas que nunca has visto a un espantapájaros. ¡Ay!, estos
niños de ciudad. Bueno, seguro que tienes preguntas ¿verdad?...Vamos pregunta.
- Señor espantapájaros, yo sólo quiero ir a mi casa, con mi mamá, nada más. Por favor.
Una lágrima se columpió en las pestañas de la niña.
- No, no. Eso no es una pregunta. Eso es una súplica y no es el turno de las suplicas, así que no
serán escuchadas. Dado que no preguntas hablaré yo. Sentenció y unas briznas de paja salieron
disparadas de su boca.
Como ya has deducido estás en el reino de Oz. Sí ya sé que pensabas que sólo era un cuento y sí
en cierta manera lo es. Es un cuento en el que un impostor se alza como rey. Atribuyéndose
poderes mágicos que no tiene y utiliza a una niñita perdida y a tres habitantes de su reino para
sus propios fines con la promesa de darles algo a sabiendas de que no podrá. Pues bien yo soy
ese espantapájaros en cuestión. Cuando el impostor fue descubierto nuestro mundo quedo sin
gobierno y el caos se apoderó de él. Sufrimos mucho. Pero entonces yo con mi inteligencia
conseguí encauzarlo y desde entonces lo gobierno.
Entonces se levantó de su suntuoso trono sobre sus piernas de madera y alzo sus brazos de palo
en un éxtasis triunfal. El mono revoloteo sorprendido y el gran salón donde estaban se inundo
de luz y sonaron trompetas y comenzó a caer confeti y serpentinas. Acto seguido se derrumbó
sobre su asiento y todo volvió a quedar en penumbra. Las ramitas que eran sus dedos sujetaron
el saco de su cabeza que ahora miraba al suelo. El relleno comenzó a salírsele por la boca y tuvo
que mirar hacia arriba para evitarlo entre gimoteos y suspiros. El espantapájaros
estaba...parecía que llorara. Otra vez miró directamente a Paula y una sonrisa se dibujó en el
remiendo del saco.

- Pero te he encontrado, mi pequeña. Pensé que no te volvería a ver nunca. A través de los
dibujos animados te busque en tu mundo durante años, alguna vez creí verte; siempre me
equivoqué pero, ahora no. Tú serás mi pequeña Dorothy. Por eso contacté con tu padre, por eso
fuisteis a ver a aquel niño, por eso he estado entrando en ti durante este tiempo. Para prepararte
para este día. Para que vinieras conmigo y juntos gobernemos Oz. Como debió ser desde el
principio.
Paula protestó.
- Pero señor espantapájaros yo no soy ninguna Dorothy. Tiene que haber alguna confusión. Yo
no sé nada de gobernar y nada de Oz sólo la película que vi en la TV. Por favor déjeme marchar,
por favor...
- No te preocupes ya lo entenderás. No hay ninguna equivocación. ¡Yo no me equivoco nunca! Ni
si quieras lo insinúes, sólo por eso muchos han perdido la cabeza. Me refiero literalmente...claro.
Jajá. Pero no temas, hoy estamos de enhorabuena, así que ve a tus aposentos y descansa. Has
tenido un día muy ajetreado. Hoy comienza una nueva era en Oz.
Dio el equivalente a una palmada y aparecieron dos chicas de mirada perdida, llevaban puestas
unas túnicas verdes con dos SS bordadas en el pecho. Tras ellas venia un león. La fiera caminaba
con lentitud y majestuosidad, bamboleando su melena rubia que lo hacía aun más imponente.
Laura recogió sus pies y se hizo un ovillo sobre el sillón, aterrorizada.
-No temas, dijo el espantapájaros. No te hará daño, sólo será vuestra escolta y vigilará que no te
pase nada. Tienes que darte cuenta que ahora todo esto te pertenece.
Con resignación y miedo Paula fue acompañada a sus habitaciones, atravesaron salones y
subieron escaleras de piedra y mármol. Todo era como siempre había imaginado que sería en un
castillo de cuento, la diferencia estribaba en que era mucho más oscuro, más triste.
Los cerrojos del portón de su alcoba se cerraron convirtiéndola en una celda, recorrió la
habitación de solida piedra. Había un pequeño matacán, con unas ventanitas que más bien
parecían aspilleras, cubiertas de vidrio verde, no había rejas, pero por la cantidad de escalones
que habían subido no creía que fueran necesarias. Con un león apostado a fuera, en la puerta
escapar era una quimera.
Tenía ganas de llorar pero se las trago estaba cansada de llorar, pensaba en las doncellas que la
habían atendido, empezó a entender el porqué de sus miradas vacuas.
Sin nada más que poder hacer se echó en la cama. Era una cama de princesas, tenía un colchón
mullido y blando que debía de ser de plumas y un dosel de terciopelo verde esmeralda con dos
grandes eses bordadas en oro, sería emblema del reino porque estaba sobre todo. Tendida sobre
la cama bocarriba lo miraba preguntándose que significaría, cuando cayó en la cuenta de que no
eran dos eses. Ella había presupuesto que los trazos eran dos formas independientes, pero no;
eran un todo. Las líneas onduladas simbolizaban un camino. Eran un símbolo no dos iniciales.
Ese pequeño descubrimiento la hizo evadirse por un instante y sonrió.
Con renovadas fuerzas volvió a explorar sus aposentos. En primer lugar se dirigió a un tocador
que había al lado izquierdo de la cama. Todo el mueble estaba decorado con pan de oro, tenía
incrustaciones de perlas y esmeraldas. Sobre él, había varios frascos de cristal de roca tallado,
que supuso contendrían perfumes y un cepillo para el pelo con el cuerpo de nácar. Se sentó en la
silla dorada y con el asiento del consabido terciopelo verde y se miró al espejo. Allí estaba,

viéndose reflejada, mirándose con los ojos azules cansados de llorar. En lo que dura un pestañeo
creyó ver como la imagen reflejada temblaba, como si en vez de ser un espejo donde se estaba
mirando fuera en la superficie de un rio. En efecto, la superficie del espejo había vibrado porque
volvió a hacerlo.
La imagen de Paula se distorsionó y comenzó a girar desapareciendo en un remolino, como si
hubieran quitado el tapón de una pila y su reflejo se fuera por un desagüe. A medida que su
imagen desaparecía otra nueva surgía. La niña gritó. Era mamá, estaba dormida plácidamente en
su habitación, en casa.
- ¡Mamá, Mamá estoy aquí....mamá socorro! El llanto entorpecía la llamada de la niña que hipaba
entre reclamo y reclamo.
Así es como Paula tomó consciencia de su nueva realidad; su mente estaba prisionera. Y la única
comunicación posible con su mundo era ese espejo, en el tocador, en su alcoba, en un castillo, en
Oz.
__________________________________________________________________________________________________________
Las dos horas siguientes estuvieron llenas de preguntas. Algunas se las hizo el doctor
directamente a Paula, otras en cambio estaban en unas fichas, donde tuvo que contestar o bien
rodeando con un circulo o dibujando algo. También le enseñaron algunas diapositivas y le
pusieron fragmentos de música. Respondía o al menos la parte de ella que estaba allí. Su
sensación era la de que su cuerpo y su mente ya no estaban en intima conexión; sino que era
como manejar un títere, que hace todo lo que le ordenas e incluso puede emocionar a un
espectador con su actuación aparentando que posee vida. Pero que en verdad no deja de ser un
pedazo de madera, dirigido por la persona, que esta oculta tras un decorado. Pues bien pensado,
ésa era la situación de la niña. Paula era la marioneta de Paula.
Laura no estuvo presente todo el tiempo, según le dijo el doctor, su presencia directa podía
condicionar las respuestas de su hija y se retiró durante alguna fase del estudio a una pequeña
sala de espera contigua a la consulta.
En ese lapso de tiempo donde esperó a que terminaran las pruebas, Laura intentó contactar con
su marido. Pero su teléfono seguía apagado o fuera de cobertura. No sabía cuándo iba a
regresar; simplemente le dijo que se levantaría temprano porque tenía que salir y que
posiblemente estaría fuera todo el día, poco más.
Tenía una mezcla de sensaciones; no sabía si enfadarse con Luis o agradecerle que no estuviera
disponible. El problema de Paula parecía que había actuado de aglutinante de su relación, pero...
¿Era eso lo que ella realmente quería? Realmente para qué le llamaba, para decirle que Paula
había tenido otra crisis y que había decidido llevar a la niña al médico. ¿Era su bendición lo que
buscaba? o sólo le llamaba para informarle del estado de su hija. La cual, por cierto, no debía
preocuparle, lo más mínimo, cuando no había hecho ni una sola llamada en todo el día. O a lo
mejor estaba siendo demasiado dura con él y no habría podido. Sus sentimientos hacia su
marido eran un completo caos ¿Por qué era todo tan complicado? Afortunadamente la puerta se
abrió. Era el doctor Jovellanos que ya había acabado el examen a Paula. De inmediato supo que
algo no iba bien.
-No sé cómo ha ocurrido, pero su hija es otra niña completamente distinta a la que vi en el
hospital hace tan solo unos días. Se han operados cambios muy importantes en ella y creo que
esta somatizándolo de alguna forma.

Laura se mordió otra vez los labios y se esforzó por no volver a llorar, casi no lo consiguió pero
al final sus lágrimas no volvieron a rodar por sus mejillas.
-Doctor, ¿a qué tipo de cambios se refiere...?
El hombre se demoró unos instantes como si buscara las palabras más apropiadas o menos
crueles para exponer el tema.
- Podríamos decir que Laura parece estar en stand by, es como si su actividad cerebral se
hubiera reducido a las funciones estrictamente necesarias para la vida, eliminando o reduciendo
prácticamente a cero todos los procesos relacionados con el pensamiento abstracto y procesos
cerebrales superiores. Por explicárselo con términos coloquiales; ahora mismo en la mente de
su hija ha habido involución a casi a como cuando era poco más que un bebé.
-Pero doctor qué me quiere decir que Paula ha sufrido un retraso mental repentino.
- Algo así, parece ser que algo psíquico atenaza la mente de Paula; limitándola; de la misma
manera que si le hubieran puesto una mordaza mental. La verdad todo esto es muy extraño y de
momento son sólo conjeturas. Habría que hacer un estudio completo neurológico para poder
hablar con más seguridad pero eso lamentablemente excede de mis posibilidades. Lo siento, de
verdad. El doctor estiró el brazo para que su mano cayera sobre las de la madre que le miraba
con la impotencia pintada en la cara.
La mujer aguantó el tipo durante unos segundos tras los cuales acabó derrumbándose. Apartó
las manos usándolas para ocultarse el rostro y amortiguar el sonido de su llanto y de sus
balbuceos que se retroalimentaban en su propio dolor. En una serie que parecía infinita tanto en
su duración, como en su crueldad.
- Han sido ellos...ellos le han....metido algo a mi...niñita...Ay...Mi...Ellos...
El doctor se levantó de su sillón consternado. Se acercó a Laura para ofrecerle el consuelo que
da el contacto físico y una palabras bienintencionadas, realmente se compadecía de ellas.
- Sea fuerte Laura. De momento son sólo conjeturas hay que seguir explorando. No hay que
decaer, si no buscar una solución. Precisamente yo tengo un amigo que nos podría ayudar. No
desfallezca, ya verá como todo sale bien.
Al otro lado de la sala Paula seguía absorta, con su expresión bobalicona, en la pantalla en la que
una película de animación desarrollaba su trama. La saliva se iba acumulando gota a gota en su
cavidad bucal, hasta desbordarse por su comisura derecha cayendo en un espagueti largo y
viscoso.
_____________________________________________________________________________________________________________
El sol herido de muerte comenzaba a hundirse por el horizonte, mientras la luna se preparaba
para su asalto al mundo.
El fornido brazo de cara de perro hacia las veces de bastón. Set andaba con dificultad
arrastrando los pies, levantando nubecillas de polvo y dejando pequeños surcos en la grava del
suelo. Recorrer los pocos metros que separaban su coche de la puerta se le antojaba una tarea
hercúlea. Allí esta nariz ganchuda esperándolo junto al doctor y la mujer con una silla de ruedas.
Ya era humillante para él, tener que usarla, pero al menos caminaría hasta ella. Él podía ver la
sonrisa maliciosa escondida detrás de sus rostros, aunque fueran serviles y timoratos. Su mente
estaba hambrienta y débil pero no lo suficiente para no poder percibirlo. Su cuerpo era como
una armadura vieja y oxidada que le impedía moverse con libertad.

La mujer se acercó para intentar ayudar.
- Por favor señor, deje que le ayude. Dijo mientras intentaba cogerle por el brazo libre.
Set alzó la cabeza. Los cristales de las gafas del viejo eran tan oscuros que se podrían usar para
soldar, sin embargo el frio azul de sus ojos los atravesaron si el menor problema, clavándose en
los de Livia.
- Orgaz, dile a tu perra que se aparte.
La mujer no necesito nada mas, retrocedió como un animal apaleado, hundiendo la cabeza entre
los hombros, mientras se excusaba.
- Lo siento, señor. Lo siento.
Una vez sentado lo condujeron por los pasillos laberinticos del Buen Pastor. El matón de aspecto
perruno empujaba la silla, mientras que el otro le escoltaba justo a su lado derecho.
Adelantándose para abrir puertas o para eliminar cualquier otra dificultad en el trayecto de su
protegido. El resto del cortejo le seguía a un paso. No necesitaban guía, el viejo les visitaba más o
menos cada dos meses, aunque últimamente la frecuencia había aumentado ligeramente. Cada
vez consumía más. En parte era una buena noticia, ya que eso quería decir que se hacía más
fuerte y que los procesos eran más complejos y por lo tanto necesitaban más energía. Pero por
otro...era preocupante pues el aumento de poder, daba miedo. Sí, miedo, pero lo que el doctor
Orgaz sentía en privado, era un miedo excitante que le espoleaba a seguir, al más difícil todavía.
Él era el único de ellos que podía ponderar los peligros que conllevaba manipular algunas
energías sin el debido respeto.
Las puertas de montacargas se cerraron y comenzó a descender. En él, solo entraron el doctor y
Set con Cara de perro. El otro matón se quedó arriba custodiando el acceso. Livia había
desaparecido discretamente para continuar con sus obligaciones. Descendieron dos plantas y se
detuvieron bruscamente oyendo un quejido metálico y notando un leve rebote. Las hojas
metálicas se desplazaron a derecha e izquierda respectivamente.
Orgaz se adelantó y penetro unos pasos en la negrura que les recibía. Accionó unos
interruptores y los fluorescentes del techo volvieron a la vida entre zumbidos y parpadeos. La
luz verdosa que emitían, resultaba insuficiente para el tamaño de la sala, manteniéndola en
penumbra. El lacayo de Set empujó la silla y ambos salieron del montacargas. La semioscuridad
reveló un espacio de grandes dimensiones, de forma rectangular, donde el ascensor se ubicaba
en uno de sus lados cortos. A ambos lados, a nivel de suelo, se disponían en hilera unos
receptáculos alargados, de unos dos metros cada uno. A primera vista parecerían ataúdes
futuristas redondeados, de tapas transparentes. En cierta manera podían pasar por ellos, pues
su contenido eran seres humanos.
Los hombres atravesaban el pasillo que dejaban las dos hileras de cápsulas de sueño en
dirección a una puerta que estaba en el lado opuesto. Su tránsito estaba acompañado por
multitud de pequeños pitidos y destellos de los testigos de cada una de las capsulas. Los niños
que las ocupaban dormían de cubito supino, desnudos salvo por la ropa interior blanca que
todos lucían. Estaban sondados y llevaban múltiples electrodos además de una vía en el brazo.
Un led comenzó a parpadear en rojo y a emitir una secuencia más rápida de pitidos.
Inmediatamente un dispositivo en el cinturón del doctor se activó como la alarma de un
despertador. La urna que avisaba estaba unos metros más adelante. Se adelantó mientras
apagaba el dispositivo de su cintura. Tecleó unos comandos en un pequeña consola en la
cabecera de la capsula y los pitidos desaparecieron. El doctor observó al niño que había dentro,
como el pastor que examina su ganado. El crio pareció moverse. No, no era el crio, el ruido del
compresor del dispositivo anti-escaras lo aclaró unos segundos después. Orgaz se llevó la mano
a la frente .Volvió a teclear en la consola y el colchón donde descansaba el niño comenzó
desinflarse con un siseo. Había olvidado desconectarlo. Era un derroche, que siguiera

funcionando, ahora que su ocupante había muerto. Pulsó otra tecla y la pequeña luz verdosa que
iluminaba el interior de la capsula se extinguió.
La silla se detuvo justo delante del portón metálico. El doctor levantó una pequeña tapa plástica
que ocultaba un escáner de reconocimiento dactilar. Posó la palma de su mano derecha sobre él
y un haz de luz roja la recorrió. Al instante se pudo oír como los sistemas de seguridad de la
puerta se desbloqueaban chasqueando. Ahora el doctor solo tuvo que pulsar un botón, que paso
del rojo al verde desactivando las cerraduras y haciendo que el portón se deslizara lateralmente
sobre unas guías, embutiéndose en el muro, desapareciendo.
Un sillón presidia la nueva sala. Mucho más pequeña que la anterior, tenía apenas el tamaño de
un despacho. El sillón en contraposición era enorme, no en sus dimensiones si no en todo el
aparataje que lo acompañaba y que le daba el extraño aspecto de ser el puesto de mando de
alguna nave espacial.
Una luz rojiza lo bañaba todo, haciendo que solo se pudieran ver otro color aparte del de la luz;
el negro. La habitación podía pasar por cuarto de revelado o el interior de un submarino durante
un zafarrancho de combate.
Orgaz tomó el mando de la silla y entró con Set.
__________________________________________________________________________________________________________
No hacía demasiado tiempo que los faros del coche decidieron encenderse. La poca luz que
quedaba, se precipitaba por el borde del mundo como el líquido derramado, que fluye hasta el
borde de una mesa. La oscuridad reivindicaba su puesto y la noche era ya algo inevitable.
El viaje de Luis tocaba a su fin. Los últimos 300 km habían sido los más largos de su vida. Todo
lo que había pasado aún lo tenía aterrado. El solo gesto de mirar por el retrovisor, le hacía
transpirar, temiendo volver a ver esos ojos azules... ¿Qué locura era esta? ¿A qué clase de
influencia o de poder, o de lo que fuera estaba enfrentando? No lo sabía; pero sí sabía lo que él
había visto en ese retrovisor; lo que había visto en sus propios ojos. Había visto "El Azul" o
mejor dicho; "El Azul" era lo que le había visto a él y solo intentar lo, le hacía temer, perder la
razón.
De cualquier forma ya estaba a escasos minutos de su destino. Se acercaba sumiso y temeroso
como el esclavo huido al que aguarda el látigo del amo. Deseaba llegar y entregar su "encargo"
terminar su parte del trabajo, como le dijo el viejo. Era su única opción. Era la menos mala,
porque por fuerte que hubieran sido sus razones para rebelarse, había una mucho más fuerte y
que sometía a todas las demás, el Miedo. Así, se había abandonado a su suerte, como en un salto
al vacío, El futuro se acababa en el suelo, de nada servía pensar más allá.
El estómago se quejaba recordándole que no había comido y que las huellas del desayuno
seguían decorando tanto sus ropas como el habitáculo del coche. En efecto, el último tramo del
viaje lo había hecho sin interrupción, salvo una pequeña parada, en un área de descanso, poco
más que un recodo junto al arcén, con un par de mesas hechas de troncos y un bidón rebosante
de basura. Fue el tiempo justo para orinar al pie de un arbusto. Por su puesto, el área estaba
desierta. El plan no era llamar la atención. Ahora comprendía las instrucciones; llenar el
depósito antes de hacer la recogida.
También tomo del maletero, un paquete de lo que parecían chocolatinas o galletas que le
proporcionaron en el puerto. Tuvo la tentación de comer una. Afortunadamente lo pensó mejor,
sin la menor duda contenían alguna droga que volvió a dormir a los niños.
Cuando las tripas volvieron a sonar. Trago saliva como si con eso pudiera paliar el hambre. En
ese momento sintió la necesidad de encender un cigarro. Añoró el olor del tabaco al prender y
su caricia templada en la boca. Surgió de repente. Era algo que pensaba olvidado, superado,

como la cicatriz, de una herida que no recuerdas haberte hecho; pero que un día, sangra de
nuevo. No tenía ese deseo desde hacia una década. Más concretamente desde el 15 de Abril de
2002. Era una fecha que jamás olvidaría. Esa mañana aplastó sobre el suelo del cementerio, el
que pensaba sería su último Lucky Strike. Unos pasos más allá, el enfisema pulmonar se
marcaba un nuevo triunfo. El ataúd con el cuerpo de su padre recibía sepultura. Alejó ese
pensamiento como el que espanta una mosca funesta. Pero la imagen del féretro de su padre,
volvía como el insecto, a torturarle una y otra vez.
- ¡Maldita sea! Exclamó al parabrisas, golpeando el salpicadero con rabia, volviendo a maldecir.
Los ojos se le humedecieron. Se presionó los lagrimales con el pulgar y el índice, recobrando la
compostura. Al menos el ansia de nicotina, había remitido junto con el hambre. Un nuevo
estímulo requería su total atención. 500mts. más adelante se encontraba el desvío que llevaba al
Buen Pastor. Había llegado.
El acero era aún más brillante si cabía sobre el tono violáceo de la piel. Livia dio un tirón de la
cadena, haciendo que las argollas del cilicio se hincaran un poco más en la carne de su muslo
izquierdo. Una aguja de dolor le descompuso el rostro en una mueca. La lujuria agarró al grito
que salía por su garganta transformándolo en un suspiro hondo y profundo de placer; del que la
que la humedad de su entrepierna era testigo y cómplice.
El aviso del interfono la interrumpió. Alguien llamaba desde la verja exterior, debía ser el nuevo
envío.
Chasqueó la lengua a modo de protesta levantándose del w.c. que usaba como improvisado
potro de tortura. Se alzó unas medias negras y tupidas, caídas a la altura de los tobillos. Cuando
las tuvo colocadas, hizo lo mismo con el pantalón de lana también oscuro. La compresión y la
holgura suficiente de los perniles del pantalón, ocultaban discretamente su juguete. Se miró en
el espejo sobre el lavabo, acomodándose la melena cana y mirando al mismo tiempo, que todo
en su aspecto estuviera en orden. Descargó la cisterna del w.c. aunque no lo había usado y salió
del aseo.
El interfono volvía a sonar con su pitido impertinente y chillón.
- ¿Si? Contestó la mujer cuando descolgó el auricular.
- Hola .Buenas noches, soy Luis, traigo.... traigo a los niños.
Como respuesta llegó el silencio y el lamento metálico de la verja comenzando a abrirse. Los
barrotes de hierro se retiraban dejándole el camino libre.
Luis volvió a subir al coche y avanzó por el camino que llegaba hasta los pies del porche, donde
no hacía tantas fechas había acudido con su familia. ¡Cómo había cambiado todo!
Volvió a recordar a Laura y sus desconfianzas pero sobre todo se acordó de Paula. ¿Cómo
estaría? Tenía que volver a casa cuanto antes. Para eso el camino más rápido, era acabar de una
maldita vez.
Tiró del freno de mano. Recogió al chico negro del asiento trasero, cargándolo sobre su hombro
derecho Debería pesar alrededor de 40 kilos y medir algo más de 1.50 mts además estando
profundamente dormido no le fue sencillo hacerse con él. Pero una vez lo consiguió, se dirigió al
portón de entrada. Allí ya estaba Livia esperándoles.
- Por favor déjelos en la sala de espera, ya nos hacemos cargo nosotros.
.La débil luz que iluminaba tanto el hall como el pasillo primero tembló como si fuera la llama de
una vela agitada por el viento y luego desapareció por unos instantes ,haciendo que saltaran la
de emergencia. Parecía como si hubiera habido una subida de tensión. De cualquier forma Luis
conocía el camino y los llevó, dejándolos con la mayor delicadeza posible a cada uno sobre un de
los sofás de la habitación. Intentaba no pensar en lo que hacía, en cuál sería el futuro de esos
niños, se sentía la peor persona del mundo. Por eso, los acomodaba incluso con cariño, casi igual
que cuando acostaba a su hija. No pudo evitar dejar escapar una lágrima. Se comportaba igual

que el asesino arrepentido que trata humanamente, con dignidad, a los cadáveres de sus
víctimas, como si con eso pudiera expiar su culpa.
Cuando dejó al segundo niño se quedó plantado, mirándolos sin saber qué hacer en la
semioscuridad. Percibiendo como el temblor que precede al terror, comenzaba a ascender,
desde el suelo, agorándose primero a sus pies, para ir escalando su cuerpo, clavando sus piolets;
como un montañero despiadado y cruel que quiere coronarlo con su divisa de locura azul.
La mujer se le acerco, con el golpeo de los tacones acompañándola.
Livia lo miró de arriba abajo con descaro. Observó los lamparones de su camisa y su pantalón
que el abrigo desabrochado y la poca luz no ocultaban. Pero no hizo ningún comentario.
Solamente lo miraba. Luis se esforzaba por disimular el temblor de sus manos y las metió en los
bolsillos, alejándolas de los dos pozos negros que lo examinaban.
- Bien. Es todo por el momento, puede marcharse. Dijo.
Luis no sabía si reír o llorar. ¿¡Ya está!? 􀇲Puede marcharse􀇳. ¿Qué quería decir? ¿Qué no pasaba
nada? , ¿Qué su comportamiento no tendría consecuencias? o ¿qué no las iba a haber "por el
momento"?.
Le hubiera gustado poder haber visto su cara en ese instante. La misma Livia debió notar algo
por que le pregunto:
-¿Hay algo que quiera decir?
-No, no nada. Eesstoy cansado, han sido muchos kilómetros... Bueno puesss nada, me marcho.
Adioss. Contesto Luis intentando no tartamudear a la vez que se disponía a salir de allí lo más
rápido que pudiera sin parecer que huía como alma que lleva el diablo.
Livia lo siguió con la mirada desde el porche hasta que vio desaparecer los faros del coche en la
espesura del bosque. Se mordió el labio inferior maquillado de carmín. En su mente una fantasía
de cuero, látigos y sexo se proyectaba en HD. Eso no era ninguna novedad, pero en esta fantasía,
si había un nuevo ingrediente que la hacía lubricar excepcionalmente. Ese nuevo ingrediente,
conducía alejándose, en la ya fría y oscura noche.
___________________________________________________________________________________________________________
-¡Señor deberíamos parar! ¡Estamos al límite!
Dijo el doctor que observaba un vúmetro digital en unos de los monitores junto a Set.
El viejo estaba tumbado en el sillón que se había reclinado hasta casi la horizontalidad. Llevaba
puesto unas gafas que se asemejaba a una de ésas que se usan en los sistemas de realidad
virtual. También llevaba puestos, en el torso desnudo unos electrodos. Tanto las "gafas" como
los demás dispositivos estaban provistos de conexiones, que los unían al modo de cordones
umbilicales a un computador de grandes dimensiones, donde se hallaban los monitores que
consultaba Orgaz con el rostro bañado en sudor.
- Ya te diré yo cuándo basta, gordo estúpido. ¡Quiero más ¡
Los haces de fibras que conformaban los músculos del viejo se intuían bajo su piel flácida y
blanquecina. Todo el cuerpo estaba arqueado. En algunos momentos, solo apoyaba la nuca y los
talones flexionando su cuerpo como un arco. Sus manos en forma de garra, se asían a los brazos
del sillón, clavando las uñas en la polopiel negra. Varios indicadores pasaron del naranja al rojo
en la consola de control. En el cinturón del doctor, el avisador comenzó a pitar.
¡Señor los está matando! ¡Hay que parar! ¡Hay que pa.... Todo se fue a negro por unos instantes.
Orgaz se llevó la mano al cinturón y apagó el chivato que con su pitido era lo único que alteraba
el silencio que había producido el corte de energía. El silencio era casi absoluto igual que la
oscuridad. Los segundos que tardaron en volver a arrancar los generadores le parecieron una

eternidad. Estar allí, a solas con él ya ponía los pelos de punta, pero estar con él, en la oscuridad
le aterraba.
Esta parte del centro funcionaba ayudado con unos generadores de gasoil hábilmente
modificados para que pasaran por calderas. Fue idea suya. No quería que nada pudiera llamar la
atención y los picos de consumo eléctrico no iban a ser menos. El gasto combustible era algo
más fácil de disimular. La parte mala era, que se sobrecargaban con facilidad y producían estos
apagones. Los discos duros tenían baterías auxiliares y no sufrían los cortes. No podía ponerlos
en peligro por las temeridades de ese....
Miró hacia el sillón y observó a Set. Parecía extenuado, respiraba con dificultad y tenía todo la
piel cubierta de sudor, lo que le daba un el aspecto baboso de carne que ha empezado a pudrirse.
Sintió asco.
Jojo, jojo. El viejo se reía. Aunque el sonido era más propio del chapoteo de un pez agonizando
en el barro que de una carcajada. Pulsó un botón y el sillón comenzó poco a poco a recuperar la
verticalidad mientras seguían sus gorgojeos. Una vez alcanzada la posición inicial, el viejo se
retiró el artilugio de la cara y miro al doctor. El Azul lo avasalló como un tsunami .Entró en su
mente tirando puertas, derivando paredes, superando murallas. Los ojos azules rebosaban azul
como ahítos de especie de Dune. Esos ojos lo desnudaron, conociendo todo, hasta su último
secreto. El doctor se tapó los ojos en un acto reflejo defensivo. La carcajada de Set subió un
grado.
- Jajá, ¡Orgaz! Llamó. - Eres un gusano; inteligente. Pero gusano al fin y al cabo. No te preocupes
tanto. Guarda tu basura para ti. Ya sabes, que no tienes nada en esa cabeza porcina que me
interese lo más mínimo. Jajaja. Y diciendo esto recogió sus gafas oscuras. Estaban en un bolsillo
que el sillón tenia cosido en un lateral. Se las colocó ocultando el fuego azul que desprendían sus
ojos
El doctor apartó las manos intentando no perder la dignidad. Set una vez "desconectado " no era
realmente peligroso, pero el hecho de que te mirara, era más que pasearte desnudo delante de
él. Era como una especie de violación mental. Algo sumamente desagradable y a lo que uno, no
conseguía acostumbrarse nunca. Otra cosa era, cuando estaba en el amplificador. Aún sin estar
al 100% podría volver loco a cualquier persona solo con pensar en ella y eso si daba miedo,
mucho miedo.
_________________________________________________________________________________________________________
El alambique había comenzado a destilar la mezcla de dolor y miedo. La esencia resultante no
podía ser otra, que odio. Un odio profundo y visceral; primitivo. El odio que proyecta una madre
hacia lo daña a su cría.
Laura deambulaba por casa, ora en la cocina, ora en el baño, ora en el salón, Iba de un lado a otro
intentando ocupar su tiempo con las tareas domesticas pendientes. En un esfuerzo inútil, quería
olvidar por un instante todo, hacer como si no pasase nada, como si Paula, fuera la de siempre,
pero no, eso era imposible. Cada vez que cruzaba de una habitación a otra, tenía que constatar
que Paula seguía en el sofá, sentada mirando dibujos en el canal infantil. Aunque hubiese dado
igual que la TV hubiera estado apagada. La niña seguía ausente, como una cascara. Su Paula no
estaba allí.
La visita al doctor Jovellanos no había servido para gran cosa, si acaso para comprobar aún más;
que estaba empeorando. Ahora, su única esperanza era acudir a un nuevo medico; un psiquiatra
amigo suyo que trabajaba en una institución mental privada. La palabra manicomio asomó en su
mente, la apartó como si quemara. Eso o empezar de cero, comenzando un peregrinaje por el
sistema nacional de salud.

El teléfono comenzó a sonar. Avanzó por el pasillo y entró en la cocina. La pantalla del aparato
estaba iluminada en un tono anaranjado, donde resaltaba el número del llamante. Era su marido.
Dudo si descolgar, al fin lo hizo.
- Hola. Ya voy para casa. Dijo Luis y continúo. ¿Cómo ha ido el día? La pregunta era directa, sin
embargo en el tono, se intuía precaución. La misma que se tiene al pisar sobre un suelo del que
se duda su estabilidad.
- Ya era hora que dieras señales de vida, te he llamado ¿No lo has visto? Tenía todo un arsenal,
listo para lanzar contra su marido. Él, él con su ambición había sido el que... Pero no, no se lo iba
a decir por teléfono. No prefería esperarlo, mirarlo de frente y espetárselo a la cara. Decirle lo
que había conseguido.
- Pues no cariño, no lo he visto. De todas formas hoy ha sido un día... Bueno ya te contaré.
Efectivamente su mujer parecía muy enfadada. No le faltaban razones. Paula enferma y él ni una
sola llamada. Dudó de que hubiera sido una buena idea, llamar. Pero en realidad había deseado
que Paula hubiera cogido el teléfono, como casi siempre que llamaba. La niña habría corrido por
la casa gritando: ¡Es para mí!, es para mí! ¡Seguro que es papi! ¿Pero dónde estaba Paula?
¿Estaría peor? Otra vez la bestia del miedo le husmeaba los pies lista para morder. Notó como le
temblaba la voz ¿Y la niña? ¿Ha pasado buen día?
Luis oyó como su mujer rompió a llorar mientras entre balbuceos le decía: Eso; mejor será que
se lo preguntes a tus nuevos amigos...
. Lo que siguió fueron los pulsos que le indicaba que la comunicación había sido interrumpida.
¿Qué pasaba con Paula? ¿Qué quería decir con que se lo preguntara a sus nuevos amigos?
Volvió a marcar el número de casa varias veces pero sin obtener respuesta. Luis comenzó a
sentir las dentelladas del miedo. Pero en esta ocasión, el miedo era más real, casi orgánico. Se
pegaba a su piel penetrando en su yo más profundo. Ya no temía a una voz en su cabeza o a una
visión. No, esta vez el miedo lo iba a volver loco de veras. ¿Serian estas las consecuencias? ¿Sería
este el castigo? ¿Su niña?
De repente un objeto salió volando de la nada e impacto contra el parabrisas. Al mismo tiempo
sintió el mundo parecía ralentizarse. El estruendo de aplastar mil de latas de refrescó y el
estallar mil botellas, llegaba a sus oídos, unas milésimas de segundos después. Todo comenzó a
girar, mientras el cinturón se tensaba clavándosele en el pecho. Su cuello se agitó como un azote,
haciendo que la cabeza primero rematara un gol imaginario y luego se golpeara contra el
reposacabezas.
El coche que conducía Luis, se había empotrado en el lado izquierdo de otro, estacionado en la
vía por la que circulaba. Antes del choque, había arroyado los espejos retrovisores de otro par
de vehículos.
El A6 negro quedo cruzado ocupando dos carriles de la calzada. Un pequeño seto hizo que no
invadiera el sentido contrario. El golpe había sido aparatoso; pero aparte carrocerías abolladas y
cristales rotos no había ocurrido nada más. De hecho, los airbags no habían saltado. Sin embargo
los oídos le zumbaban y sentía un gran presión en la zona del pecho, donde aún le sujetaba el
cinturón de seguridad. Pero nada en comparación con la quemazón en la musculatura del cuello.
Lo giró hacia un lado primeo y luego hacia el otro, con mucho cuidado, verificando que no se
había hecho nada, o al menos nada serio. Mientras movió la cabeza, tomó conciencia de lo
ocurrido. En su discurrir solo había una variable, Paula.
No había tiempo para nada más. Miró al exterior y observó como afortunadamente ningún otro
conductor se había visto implicado. Pisó el embrague y probó a arrancar. El motor calado
recobró la vida con un rugido. Sin pensar en nada más, Luis pisó el acelerador a fondo y huyo.
Al impacto en el cristal le habían salido unos pequeños tentáculos, pero no restaba mucha
visibilidad, ya que estaba en la zona del copiloto. También debía llevar cascado un faro, aunque
alumbraba correctamente, de momento.

Luis conducía rápido no llegando a la temeridad, pero casi. La quemazón del cuello latía
hincándole en cada nuevo latido agujas incandescentes, intentaba mitigar, masajeándoselo .La
angustia le hacía querer meter más aire en sus pulmones por lo que boqueaba igual que un pez
fuera del agua. Cada respiración dolía .Tenia las mejillas húmedas y temblaba como un novato
en el examen de conducción. Mientras en su mente sólo cabía una palabra, un concepto, Paula.
¿Qué le habían hecho a Paula?
________________________________________________________________________________________________________
De la misma forma que un marino olfateando el aire. Laura presentía como se acercaba la tormenta.
La adrenalina la mantenía en tensión, le erizaba la pelusilla dorada que le nacía en los brazos.
También, igual que el marino haría con su barco, la mujer intentaba poner a cubierto a Paula. Aunque
era un poco pronto, le puso la cena sobre la mesa de la cocina, una tortilla a la francesa y un par de
salchichas de paquete con un yogurt de postre. Quería que estuviera en la cama antes que llegara su
padre y se desencadenara la tempestad.
Temía la llegada de su marido, pero también, en el fondo de su ser, deseaba ese enfrentamiento. Poder
liberar su fiera interior antes que la devorara a ella misma. Sí a ella. Ella también había sido cómplice
de todo ello. Necesitaba un desahogo, algo, alguien contra quien luchar. Quizás se estuviera
comportando injustamente con Luis. Él jamás hubiera pensado que todo esto iba a perjudicar a su hija.
Pero el juicio se había celebrado y se había emitido el veredicto; culpable. Luis, su marido, era el
culpable de que su hija se hubiera....apagado.
La niña apenas si prestó atención a la comida. De cualquier manera, la comió, con apatía,
mecánicamente. Simplemente trasladaba pedazos de alimentos a su boca hasta que los terminó. Laura
la miraba con disimulo añadiendo de esta forma una pena más a sus entrañas. Éstas, igual que una res,
las regurgitaba para rumiarlas y transformarlas en algo nuevo que su mente pudiera metabolizar, pero
no, las rumiaba sí; pero el producto resultante, era un veneno que le infectaba el alma con su ponzoña.
Le estaba contaminando, transformándola poco a poco en un animal, en una bestia que solo se saciaría
con la sangre de sus enemigos. Con la sangre de los verdaderos culpables de haberlos engañado, de
lanzarles un anzuelo, que habían mordido y que los estaba destrozando.
No sabía que podía sentir eso. Suspiró intentando apaciguarse, colocó las manos bajo el chorro de
agua helada, del grifo del fregadero, se las pasó por la nuca y el frío húmedo le calmo, algo. No podía
dejar que esa parte de ella, que acababa de descubrir, se hiciera con el control. No podía dejar que una
rabia ciega le nublara la razón. Su objetivo prioritario era Paula, su mejoría era en realidad lo único
importante. ¿Qué pruebas reales tenía? Solo unas coincidencias temporales, unas percepciones
subjetivas. ¿Qué iba a hacer? Denunciarles y acusarles de... nada o simplemente llegar y matarlos a
todos en un acceso de locura. Necesitaba una mente fría y en orden. Tenía que logar estar serena,
agarrarse cualquier cosa por pequeña que fuera para ayudar a Paula. Sí, su hija era lo más importante.
La fuerza de su furia y su ira tenía que dirigirlas primero a su curación. Luego ya habría tiempo...para
lo demás.
Sintió como unas llaves entraban en la cerradura de la puerta de la calle.
El hedor a vomito seco llegó a la cocina un segundo antes que él.
- ¡¿ y la niña? .¿ Cómo está?!. ¡¿Qué le pasa?!. Luis entró en tromba.
Ni si quiera vio a Laura, ni a su hija todavía sentada a la mesa. Sus deseos de saber se habían escapado

por la boca. El ansia y el temor habían cegado todo lo demás.
Laura se quedó de una pieza. Su marido era un guiñapo. Despeinado y completamente desmadejado.
Los faldones de la camisa, con el cuello desabrochado y sin corbata, por fuera de los pantalones
caídos. Pero no solo era que la ropa estuviera descolocada, si no porque parecía que se hubiera
acostado con ella puesta durante una semana, además estaban llenas de lamparones parduzcos. Luego
estaba, ese olor como a ácido y sudor, Jamás lo había visto así. ¿Qué le habría sucedido?
Sin embargo el verdadero espectáculo estaba en su cara. Los ojos sobre unas ojeras color plomo, a
punto de salirse de las orbitas, la nariz congestionada y enrojecida, como si le hubieran dado un
puñetazo. Por una de sus fosas nasales resbalaba un riachuelo del "agüilla" que precede a los catarros.
La boca dejaba ver los dientes y la lengua blanquecina, en un grito desesperado y mudo. Pero las
estrellas de la función eran sus ojos. Esos ojos, estaban llenos de miedo, un miedo sincero y helado. Se
pasó las palmas de las manos por sus brazos, abrazándose a sí misma, para apaciguar el escalofrío que
le recorría la espina dorsal, ascendiendo desde el coxis a las cervicales. Luis se había girado y la
miraba.
. Dando dos zancadas se acercó a la niña arrodillándose para quedar a su altura .
- Cariño. ¿Cómo estás, mi amor?. ¿Cómo esta mi niña? Le preguntaba
- Bienn pa..pa. Esttooy bieen ppapii. Contestó sin ninguna entonación, sin emoción, con el tono propio
de una máquina expendedora.
Fue igual que una patada en el rostro. Luis la abrazó con desesperación y comenzó a acariciarle su
cabello dorado. Dentro de él; algo crujió dejando salir un reguero de dolor líquido.
- Paula, cariño, vamos. Da un beso a papá y vamos a dormir. Que hoy... hoy ha sido un día muy largo.
Sentencio Laura.
Luis la soltó, había captado el mensaje. Rebuscó en su interior recopilando las pocas fuerzas que le
quedaban para mantener la compostura.
La niña, obediente le besó en la mejilla levantándose de la silla, para que su madre la acompañara al
dormitorio.
Marido y mujer cruzaron sus miradas por un segundo. La tensión se podía mascar en el aire que los
separaba. Las dos desaparecieron de la cocina. Laura, una vez superada la impresión, se rearmaba.
Luis se quedó allí, de rodillas, simplemente aguardando al verdugo de su culpa, solo podía resignarse.
Interiormente deseó volatilizarse, desaparecer convertirse en fosfatina. Él, era el origen del mal.
Él...solo...él. Y por supuesto Paula era el tributo que debía pagar. En su cerebro se había abierto una
puerta y la basura entraba en un torrente de realidad. Su niña estaba igual que aquel niño, que Set.
Pensaba que hoy había llevado a dos criaturas a un destino oscuro, sin darse cuenta que había
conducido a toda su familia a esa villa, la noche que entró en aquella gasolinera.
Antes de que pudiera darse cuenta Laura estaba de vuelta. Entró cerrando la puerta detrás de si .
Miraba al suelo, como evitando mirarle directamente. Él se alzó, también miraba al suelo. La
vergüenza, el arrepentimiento pesaban demasiado sobre su cabeza. Lo siguiente que sintió fue un
fuerte golpe sobre su pecho. Los puños de su mujer le impactaban como las bolas de un mangual, que
entre sollozos, casi gruñidos, le decía.
- ¡Qué le han hecho a la niña! ¿Por qué?...Dios mío... ¿por qué? ...Tú tienes la culpa... Tú y tu
ambición... Tú maldito seas... Tuuuú.
Laura mordía las palabras, mientras volvía a aporrearlo con todas sus fuerzas.
El cuerpo de Luis recibía los golpes como un saco de arena quieto e indolente, porque, no estaba allí.

Su alma, hacia un crucero de lujo por la laguna Estigia; camino del infierno.

Continuará....