NOSOTROS

NOSOTROS

lunes, 6 de febrero de 2017

Turbo Lover de los Judas mal pronunciado.

Siempre dudo entre datarme o relatar de memoria, refrescar recuerdos. Entre contar datos fidedignos o compartir recuerdos, experiencias, anécdotas..


Pero luego pienso que lo que realmente me apetece es decir mis cosas tal cual las recuerdo, porque en plan técnico hay infinidad de blogs más que recomendables y yo ni tengo tanto tiempo como quisiera, ni quisiera ser un técnico más. No me alcanza pa tanto, ni sería yo.
Y como tengo más que asumido que cada día estoy más cerca de ser un ''abuelo cebolleta'', voy a empezar a asumir el cargo y voy a probar qué tal me sientan las zapatillas de andar por casa y el batín con babero...






'' ...sería allá por el ocheintaytantos una tarde de verano en el pueblo que salimos a goler por el puerto en plan ''a ver si ligamos, questamos a final de agosto y no hemos pillao ná que echarse a la boca'' y en un momento dado, entre chicos y chicas de allí alguien llegó con un Ford fiesta o similar, se paró porque conocía a una de las chicas y se bajó a saludarla y de paso (cómo no!) a ver si ligaba. Entre jiji, jaja, tonteo y babeo, dejó la música sonando. Se escuchaba claramente cada canción que salía por los altavoces, había de todo tipo de éxitos comerciales del momento, hasta que sonó una canción diferente a todas para mis orejas inquietas. Era algo entre heavy, techno...atrayente, pero a la vez inquietante por esa mezcla medio disco/techno de los samples que se usaban en la época añadidos a una canción heavy.


Al final me gustó, estaba muy bien grabada, se apreciaba mucha calidad y sonaba potente y con un estribillo muy pegadizo. Me acerqué al payo y le pregunté qué era eso que había sonado y el tontolaba dándoselas de estudiao y queriéndose marcar un número delante de las chavalas, me dice: era el '' txarbo labar de los Yudas''.




Tuve que MEMORIZAR semejante pijotá igual que lo hubiera hecho un loro (iba a decir ''papagayo'' pero no sé cómo se escribe)
Aquello me sonaba a grupo checoslovaco con influencias de Duran Duran, por lo menos!
Y sí, he dicho ''memorizar'', porque era sobre el año 1987, pero este dato no lo tengo claro. Lo que sí recuerdo bien, es que en esa época no existían móviles y menos con la App de Shazam, era todo a base de músculo. Mental, se entiende.


Tres días. Tres días faltaban para volverme a la capi y empezar a ''civilizarme'' otro septiembre más. Recuerdo estar repitiendo mentalmente ''txarbo labar de los Yudas'' desde el puerto hasta llegar a la casa de mis tíos en la otra punta del pueblo. Llegué, saludé y fui directo a una mesilla donde mis primas (que eran las únicas que estudiaban en la familia porque yo y otros teníamos otras aficiones) siempre tenían allí libros, lápices, rotuladores, libretas y cualquier tipo de artefacto que tuviera relación con el estudio. Arranqué media hoja de una libreta y escribí lo memorizado tal cual me lo pronunció el pijos-labis.




Con semejante manuscrito en mi poder, unas semanas después  entré (dónde podía ser, si no?)
Efectivamente, pues en la tienda de discos de mi colega Jose.


Aún hoy, después de estos treinta y tantos años, sigo pensando que Jose no era un comercial, un vendedor al uso. Cuando entraba a su tienda lo primero que hacía era conectar la corriente elñectrica y pinchar un LP. Solía viajar a Londres al menos una vez al mes y tardaba varios días entre las casi inexistentes vías de comunicación hasta la capital del país, los puentes aéreos y visitar otras tiendas de discos y representantes, lo cual le llevaba varios días, pero su catálogo musical bajo mi punto de vista, era el mejor de la ciudad.




Me comentaba a veces hablando de su negocio, que no ganaba ningún pastizal, pero vivía bien haciendo lo que le gustaba y eso sí es verdad que no está pagao con ná.
Tener este tipo de clientela le permitía conocer bien a cada persona que entraba allí y yo debía de poner unas caras muy peculiares porque casi siempre que me veía se sonreía y esta vez no fue para menos. Recuerdo que me dijo algo como: no sé si reirme primero y luego buscar el disco o al revés.
El caso es que empezamos riendo, porque cuando le enseñé el papel, imaginad la cara que puso al leer de mi puño y letra: ''txarbo labar de los Yudas''.




                               




Dicen que ''Turbo Lover'' de la banda inglesa de heavy metal Judas Priest es el disco más ''polémico'' de toda su discografía, lo cual y visto también con la óptica del paso del tiempo es algo más que discutible por diversas razones y no sólo por el ''atrevimiento'' (más que lícito de una banda de la repercusión internacional como es el caso de Judas) al mezclar samples y sintetizadores con el sonido de una banda de metal, también resultó ser un revulsivo en el estereotipado mundillo roquero, una jugada comercial arriesgada que les salió bien paulatinamente al paso del tiempo. Los discos anteriores eran a cual cada uno mejor que el otro y ya en la cima de la popularidad metálica se podían permitir ciertas licencias musicales tan cuestionadas siempre por los fans.
Esos fans que te lapidan si sacas dos discos de corte parecido, son los mismos que te acusan de ser un vendido a las modas y a la avaricia de las discográficas si te atreves en variar un poco en un disco por la necesidad imperiosa de cada artista por ofrecer algo más, por innovar. Eso tiene un riesgo y no tiene una fórmula exacta, puede salir mal.








En estos días se cumple el 30º aniversario del lanzamiento de ''Turbo'' y la banda, con buen criterio (a mi parecer) y autoafirmándose en sus creencias sobre el contenido del disco han publicado una edición de éste remasterizado junto con otros dos discos más en directo de las giras correspondientes.


Turbo es el primer disco del género heavy metal grabado en formato digital. Su contenido se empezó a fraguar en Marbella, ciudad favorita de los británicos para sus retiros compositivos y se terminó de escribir en las Bahamas, al ser el primer lugar donde existía un estudio de grabación con la tecnología de Sony Digital y los avances técnicos que incorporaba. Todo un mundo nuevo de posibilidades y una ''provocación'' para músicos experimentados que buscaban un extra en sus canciones o simplemente para subirse al carro de las nuevas corrientes en el mundo de la moda y por ende, de la música.




A los ojos de la banda, estas nuevas tendencias no pasaron desapercibidas y mucho menos para Rob Halford cantante del grupo y principal hostigador para elaborar un álbum que abriera otros caminos, probar a vestir las canciones con atuendos de pasarela, quizá demasiado chic en ciertas partes de canciones, pero con la remasterización parece que suenan en un plano más prudente, aunque siguen teniendo la misma presencia a lo largo de todo el disco.




Como comparativa, he decidido que lo voy a hacer con ''out in the cold'' por ser la más atmosférica al inicio y la mejor ambientada de principio a fín y es donde mejor creo que se distingue la remasterización del original y la magnitud que cobraba en directo. Cuidao, que el inicio de concierto es espectacular.


Las Autoridades Sanitarias advierten que: escuchar a Judas Priest a un buen volumen es muy adictivo, provoca estados de enajenación mental transitoria, exaltación colectiva y ganas irrefrenables de comprarse una moto:




La edición de este disco en su día marcó un antes y un después en el reconocimiento y popularidad de la banda, les hizo subir varios peldaños en la escalera de la comercialidad, lo cual les permitió darse a conocer a un nivel más masivo, ya que varias canciones del disco empezaron a emitirse en emisoras de radio de hits comerciales y programas de televisión.




Una cosa llevó a la otra  y de esta forma, la canción llegó a las manos del niño pijo con coche que se paró a ligar, yo memoricé aquel nombre tan sicodélico y así pude descubrir a esta magnífica banda así como el resto de toda su discografía. Con sus altibajos creativos, como todas las bandas, pero con un disco especial, de los que no dejan a nadie indiferente: o lo aclaman o lo repudian. Yo soy de los que aclaman, a la vista está.


Out in the cold remasterizado lo percibo con las guitarras sonando una con el sintetizados activado y la otra sin esos efectos. Más ''natural'', así como la batería es la misma y parece que se quiere percibir algo más nítida y el bajo se reconoce algo mejor con el sinte mejor mezclado. Ni que decir tiene que la voz sigue estando magnífica:




Si no existiera You-Tube estoy convencido que ni se me hubiera ocurrido abrir este blog, casi que no tendría sentido hacerlo, ya que uno de los principales objetivos que tengo aquí es el de la música, sus anécdotas, mis experiencias con la guitarra, etc.
Sin embargo, al subir algo a algún canal, en el cambio de formato se pierde cierta calidad tanto de imagen como de sonido. En la mayoría de casos, casi imperceptible. Pero los que tenemos orejas experimentadas no dejamos de tener esa sensación de pobreza sonora, sin que esto quiera decir que suene o se vea mal.


Lo mejor es (siempre que sea posible) disponer del disco en el formato que sea y reproducirlo en nuestro equipo habitual, el favorito, el que ya sabemos cómo suena y dónde tocarle. Es ahí donde nos vamos a dar cuenta realmente de la diferencia entre la grabación original y la remasterizada.
A tener en cuenta: saberse las canciones es casi indispensable a la hora de comparar las dos copias, sin prejuicios, sin reservas, con las orejas bien abiertas y con ganas de percibir en toda su plenitud todo lo que le llegue.










''en esa época tenía la nariz muy ocupada''
                                                                                  Rob Halford




''a día de hoy, sigo manteniendo humildes mis orejas''


                                                                                  Salvaorillo