NOSOTROS

NOSOTROS

martes, 8 de agosto de 2017

Barbazul, un pirata con baquetas.

Tocar la batería es sobretodo divertido. Ruidoso, molesto, quieres matar a tu vecino si toca algún instrumento (especialmente la batería) y deseas que se haga famoso para que se compre un chalet de lujo apartado de ti al menos siete mil kilómetros, pero a la vez es un instrumento imprescindible (salvo casos excepcionales) para este invento del siglo XX llamado Rock.

Tocar la batería te ayuda a coordinar con más precisión, se usan ambos brazos y piernas a la vez y cada extremidad ejecuta previa orden del cerebro un movimiento diferente en un mismo compás de tiempo, confluyendo este ejercicio en una cosa extrañísima llamada ''ritmo'' (y no me refiero al Seat, que en los 80's sacó a la venta un artefacto con el nombre de ''ritmo'')

Desde los primeros homínidos, el segundo lenguaje o forma de expresión eran los golpes, un objeto contra otro podía ser una señal de alerta, peligro, un ''aquí estoy yo'', o un ''hemos cazado, a comer!!'' y así a groso modo con perdón, fue evolucionando en vías de comunicación como el sistema Morse o tocar la batería.

Qué fácil es resumir diez mil años de historia del hombre llevándose la materia a tratar a un terreno conocido (aquí deberían sonar risas enlatadas y aplausos lastimeros)

Tocar la batería requiere un ejercicio físico constante, vale que no es estar acarreando sacos de cemento en una obra, pero el continuo movimiento al que se someten las extremidades hacen que el cuerpo vaya ganando fondo, resistencia, se queman calorías, es una de las mejores curas de estrés que conozco (si exceptuamos el sexo, of course) y aumenta la capacidad de concentración y por último según dicen algunos estudiosos, aumenta la capacidad inmunológica. Casi ná.

Un batería mediocre dentro de una buena banda, hace a la banda mediocre. Un buen batería mejora cualquier banda mediocre.

Un buen batería dota de distinción a una banda, cada batería es como cualquier otro instrumentista: tiene su ''toque'' propio, su propia pegada y sonido. John Bonham de Led Zeppelin no sonaba igual que Ian Gillan de Deep Purple. Mil veces comparados hasta llegar a aborrecer ciertas revistas.

Hay cientos de ejemplos en la música que corroboran lo que pretendo compartir aquí, pero la idea original es la de que a pesar del paso del tiempo, seguimos conservando en nuestro ADN muchos ''recuerdos'' de cuando éramos animales, en términos de conducta. Y de entre todos ellos, el sentido de la ''propiedad'' mal digerido por toda la raza humana a pesar de los milenios transcurridos.

Todos queremos ser líderes, destacar en cualquier aspecto de la vida, dominar a todo aquél que esté cerca, someter, esclavizar. Todos tenemos conciencia, pero todos tenemos esa parte animal, depredadora y posesiva.

No hace mucho, tras un concierto vino a saludarnos alguien que conocía personalmente a uno de los miembros de la banda. Tras hablar con él mi colega, me lo presentó diciendo: ''este es Salva, ''mi'' guitarrista''. Algo que se ha dicho siempre, nunca lo percibí como actitud posesiva, hasta que leyendo sobre una supuesta ''polémica'' a si Dream Theater eran mejores con Mike Portnoy o sin él me hizo sentir como que yo era propiedad de alguien y me sentí agobiado ante eso. Yo no soy profesional, soy músico amateur, toco por el impagable sentimiento de felicidad que me provoca, intento aportar lo mejor de mí en cada ensayo, en cada directo, estoy para colaborar. Para ''dueños'' ya tengo la nómina.


Miembro fundador de Dream Theater, Mike Portnoy es para mí uno de los mejores baterías de Rock en el amplio sentido de la palabra y por ende, a todos los estilos y variantes derivados de este estilo musical.
Para Mike, llegó un día que sentía que tenía que parar, no quería repetir la fórmula y sentía que necesitaba desconectar un tiempo y refrescarse musicalmente hablando. Finalmente optó por dejar la banda y empezaron a hablar sobre los supuestos motivos.

El sentido de la propiedad aplicado a un grupo de personas en la actividad que sea, crea ese falso  sentimiento de que esas personas nos pertenecen, hemos creado unos lazos de unión imaginarios que muchas veces se interpretan como posesión.

En todas las bandas en las que he tocado, además de buenos amigos también he notado ese sentimiento posesivo cuando algún miembro de la banda lo dejaba para dedicarse a otra cosa, cambiar de banda, etc. pero cuidado, no confundir con el liderazgo. En todas las bandas debe haber un líder, un chamán o como le queramos llamar, pero debe haber alguien que ''oriente'' al grupo buscando la creatividad para hacer arte.

En el mundillo del Rock Progresivo me resulta impagable la extensa. creativa y de calidad a partes iguales que aporta Mike en bandas como:
-Dream Theater
-Transatlantic
-Liquid Tension Experiment
-Flying Colors y lo último,
-Sons of Apollo


''mi último trago fue al cumplir los 33, el 20 de Abril del 2000 fue una mera coincidencia. Al día siguiente fui a las sesiones para dejar de beber en 12 pasos y a partir de ese momento tuve la completa determinación de llevar a cabo esos 12 pasos y convertirlo en mi nuevo estilo de vida''
Los médicos le dijeron que si no cambiaba de vida, no llegaría a cumplir los 40 y a diferencia de muchas estrellas del Rock que ya no pueden vivir para contarlo, Mr. Portnoy fue superando obstáculos y creando nuevos hábitos de vida saludable y se transformó en un hombre nuevo.

''recuerdo a John Bonham y a Keith Moon, dos de mis héroes de la batería, que murieron de una forma tan trágica y a una edad muy temprana y me siento agradecido de haber salido de la jaula de cristal''


Sólo hay que fijarse en una cosa: concentrado y disfrutando.

''soy un tipo sentimental y no tengo rencores, la vida es demasiado corta para los resentimientos y siempre perdono''

También hace coros y bastante bien, por cierto:

Ahí queda eso, Calaveras! El tipo dá siempre todo lo mejor que lleva dentro y eso se nota.

''mis dos mayores temores son la prisión y la guerra. cuando veo alguna película con esas temáticas soy una verdadera niña desamparada. me dan miedo''


Creo que después de esto, hay poco más que añadir. Definitivamente, su antigua banda se le quedó pequeña y todos hemos salido ganando porque las propuestas son amplias, variadas, divertidas y con un denominador común: calidad.

Mike es un ser humano como tú o como yo que quiere hacer cosas especiales, dejar un legado cultural, su aportación a la belleza de los sentidos. él siempre dice que está muy agradecido a Dios de haberle concedido una segunda oportunidad y que sus prioridades ahora son su esposa e hijos, la familia y los buenos amigos y yo digo que el agradecido soy yo por poder disfrutar de su creatividad.

Mike no es propiedad de nadie y nadie debería sentirse como que su vida es prestada.



Y hasta aquí mi tosis sobre la libertad ejem..ejem...coff, coff..cofff






Mantengo humildes mis orejas.